Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Lunes, 29 de mayo de 2017
Ángeles Maestro recuerda al periodista e histórico militante del PCP

EN MEMORIA DE MIGUEL URBANO RODRIGUES, UN COMUNISTA

Guardar en Mis Noticias.

El anonadamiento que siento ante tu muerte -escribe la dirigente de Red Roja Ángeles Maestro en este texto dedicado a Miguel Urbano Rodrigues - es el resultado de la resistencia rabiosa de mi mente a aceptar que una persona de dimensiones tan inabarcables como la que tu eras haya dejado de existir (...).

      El pasado sábado fallecía, a los a los 91 años, el antiguo periodista y militante histórico del PCP Miguel Urbano Rodrigues.   El hermano del escritor Urbano Tavares Rodrigues, dejó más de una decena de libros publicados en Portugal y Brasil, de ficción, pero también textos políticos, además de los reportajes que  realizó en varios puntos del mundo, desde Polonia a Afganistán.  Antes de exiliarse en Brasil, durante el fascismo, Miguel Urbano Rodrigues fue redactor del Diario de Noticias y jefe de redacción del Diario Ilustrado.   En el regreso a Portugal, después de la Revolución de los Claveles, se convirtió en jefe de redacción del Avante! Y después director de El Diario. En el Alentejo,fue diputado de la Asamblea de la República por el PCP entre 1990 y 1995, y perteneció a la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa.  En un artículo publicado en el Avante! En noviembre de 2016, el antiguo periodista mostró su disconformidad con la forma en que el PCP apoyaba la solución de gobierno del Partido Socialista.

    Les ofrecemos a continuación el texto de homenaje a Urbano Rodrigues remitido a Canarias-semanal por la dirigente de Red Roja Ángeles Maestro.

 

 

Por ÁNGELES MAESTRO / CANARIAS-SEMANAL.ORG.-

 

   Querido Miguel:

 

 

     El anonadamiento que siento ante tu muerte (me viene a la cabeza la palabra francesa anéantir, seguramente porque tantas veces hablábbamos en francés) es el resultado de la resistencia rabiosa de mi mente a aceptar que una persona de dimensiones tan inabarcables como la que tu eras haya dejado de existir.

 

 

 

      Sinceramente creo que Georges Labica y tú, los dos gigantes que ahora nos faltáis, habéis sido claves de bóveda – esa hermosa expresión que trae reminiscencias de los constructores de catedrales, pero también  de la clase obrera que con sus manos hace posible cada día la reproducción de la vida – para la recreación teórica y práctica de lo que es ser comunista, aquí y ahora.

 

 

 

    Tú, Miguel, asumiste el riesgo de romper con el dogma, porque en sí mismo es la negación del comunismo, y porque es utilizado como “auctoritas” para justificar  políticas que se juegan el tesoro de resistencia heroica de la clase obrera en el cutre tablero de las políticas institucionales.

 

 

   Pero ese enfentamiento sin paliativos con las burocracias lo hiciste, precisamente, para rescatar lo más fresco, lo más puro, lo más imprescindible de todos los intentos de la clase obrera por asaltar los cielos y muy especialmente, la Revolución Soviética.

 

 

 

     El enorme tesoro de los encuentros de Serpa “Civilización o Barbarie” han sido el regalo más preciado que Caty y tu nos hicísteis a un puñado de personas, de muchos lugares diferentes. Estoy segura de que, por la llama intelectual y política que en ellos prendísteis, por el conocimiento mutuo  que alrededor vuestro se produjo y por la recarga de conciencia y de compromiso que de ellos manaba, cada uno de nosotros hemos sido más capaces de desarrollar la tarea que cada uno de nosotros tenemos en nuestros paises.

 

 

   Creo sólo hay una manera de calmar el dolor insoportable por la muerte de un ser querido – ese dolor del que Miguel Hernández decía: “que por doler me duele hasta el aliento” y es aceptar esa continuidad efímera que define nuestra existencia en el marco de la lucha general del proletariado por su emancipación.

 

 

    Frente a la rebelión rabiosa frente a la idea de que un cerebro tan precioso, una voluntad tan precisamente dirigida a orientar en tiempos de tan grande confusión y la cálida presencia de un camarada de una talla humana tan inabarcable como la tuya haya muerto, sólo cabe continuar la lucha. Asumiendo, además de todas las razones históricas e inmediatas que nos conforman a cada uno como militantes, las que hemos aprendido de ti y contigo y que te conformaron como comunista.

 

 

   El piropo más precioso que me han dicho en mi vida lo pronunciaste tú, Miguel. Me dijiste que parecía una bolchevique de las de 1917. No es verdad, pero intentaré merecerlo.

 

 

  Hasta la victoria, siempre, Miguel.

 

    Venceremos!

 

27 de mayo de 2017

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
Canarias-semanal.org • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress