Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Martes, 2 de mayo de 2017
Por primera vez en la historia

La estulticia facistona y la "vigilancia aérea" española de las fronteras rusas

Guardar en Mis Noticias.

- Pinche AQUÍ para leer otros artículos de Manuel Medina

 

 

   POR MANUEL MEDINA / CANARIAS SEMANAL

 

 

   La derecha española tiene, ciertamente, un problema de carácter genealógico. Pero los españoles, aunque el problema no sea de la misma índole, también.

 

 

      El problema de la derecha española es que su genealogía la mantiene históricamente atrapada. Atrapada por sus ancestros ideológicos, por su trayectoria, por sus tics, por sus intereses, por su irrefrenable tendencia al autoritarismo, por sus rancias costumbres, por su religiosidad hipócrita...

 

 

      El problema de los españoles, en cambio, consiste  no solo en tener que sufrir a la derecha, sino también padecerla con una paciencia insolitamente infinita, que no se corresponde  con el espíritu insurrecto que los ha caracterizado  en el curso de los dos últimos siglos de su historia.
 

 

 

        Viene este comentario a propósito del hecho de que el gobierno ultraconservador de Madrid ha ordenado, por primera vez en la historia, el despliegue permanente en un país extranjero de sus aviones de combate F-18.

 

 

 

      Los aviones en cuestión tendrán como base un aeropuerto militar cercano a la frontera de Rusia. Justo cuando redactabamos este comentario, cinco cazas F-18 del Ejército del Aire de España habían llegado a Estonia, con la sagrada misión de "vigilar" durante los cuatro próximos meses los cielos  de los países bálticos  frente a la "temible amenaza rusa". Según las fuentes consultadas,  los F-18 partieron de la base aérea de Zaragoza y aterrizaron en Tallin, la capital estonia. Con esta operación España releva a Alemania en la misión de "vigilar"  atentamente a  Rusia.

 

 

 

        Como los lectores saben, la actual Rusia es un país capitalista. Redomadamente capitalista.  El gobierno ruso defiende hoy valores similares a los del gabinete de Mariano Rajoy: el libre mercado, los bajos salarios, la explotación del hombre por el hombre, etc., etc.  Sin embargo, existe algún tipo de misterioso mecanismo en el complejo mapa cromosómico de nuestros gestores gubernamentales, que ante determinadas evocaciones del pasado se les disparan automáticamente fuertes reverberaciones históricas, poniéndolos insoportablemente  histéricos.

 

 

 

     No me cabe la menor duda, de que cuando sus colegas de la OTAN le ordenaron al señor Rajoy el despliegue de los F-18 sobre los azules cielos de Estonia, ex republica de la antigua URSS,  a nuestro presidente  se le retorció el trigémino. Probablemente, como le ocurriera al cientifico nazi de la pelicula "Telefono Rojo, volamos hacia Moscú", su mano derecha, en un incontenible acto reflejo, saludó compulsivamente "a la romana".  No me cabe duda de que en ese  momento sus referencias históricas  transmigraron subliminalmente  a aquél 24 de junio de 1941, fecha en la que desde los balcones de la Secretaría General de Falange Española, en la madrileña calle de Alcalá,  el ministro de Asuntos Exteriores y cuñadisimo del caudillo, Serrano Suñer,  gritó ante miles de falangistas ansiosos de cobrar nuevos botines de guerra: ¡¡¡ Rusia es culpable !!!. 

 

 

      A partir de ese momento glorioso, comenzó el reclutamiento de voluntarios españoles para engrosar la División Azul, aquél maltrecho cuerpo expedicionario, integrado mayormente por fascistas autóctonos, que  fueron duramente derrotados por el Ejército Rojo,  de la misma forma dramática  que lo fue el Ejército nazi.

 

 

 

       Han transcurrido desde entonces setenta y pico años. Nada menos que casi un siglo. La potencia vencedora de aquella guerra, la Unión Soviética, desapareció, se esfumó. El comunismo es una perspectiva que estará siempre en el horizonte mientras exista la formacion social capitalista. Pero la URSS ya no existe. No obstante, lo que permanece historicamente inalterable es la estulticia fascistona de nuestros dirigentes políticos, que a estas alturas del segundo milenio de nuestra era, sueñan aún con la recuperación de una perdida hegemonia imperial, aunque ello sea a cambio  de abrillantarle los mocasines a Donald Trump, como antaño  lo hicieron con Adolf Hitler.

 

 

 

 

 

VIDEO: "CLARIVIDENTE" EXPLICACIÓN DE UN MANDO  MILITAR  SOBRE LA VIGILANCIA ESPAÑOLA  DE LAS FRONTERAS AÉREAS RUSAS

 

 

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
Canarias-semanal.org • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress