Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Martes, 11 de abril de 2017
Una pugna entre militaristas y militaristas

LAS CLAVES DE POLÍTICA INTERNA Y EXTERNA QUE EXPLICAN LA AGRESIÓN DE TRUMP

Guardar en Mis Noticias.

Según expresó el sociólogo norteamericano James Petras a la emisora uruguaya "Radio Centenario", existen claves internas y externas que explican la agresiva reacción de Donald Trump al proceder a bombardear la base aérea Siria el pasado fin de semana(...)

        Según expresó el sociólogo norteamericano James Petras a la emisora uruguaya "Radio Centenario", existen claves internas y externas que explican la agresiva reacción  de Donald Trump   al proceder a bombardear  la base aérea Siria el pasado fin de semana. En opinión de Petras a la hora del análisis no hay que disociar las reacciones de Trump de los duros ataques  a  los que lo está sometiendo el Partido Demócrata, con las conocidas acusaciones de su supuesto acercamiento hacia Rusia, su falta de políticas hacia China o hacia otros países que se resisten frente avallasamiento de los Estados Unidos, como es el caso de Irán.

 


 

        Pese a que Trump declaró reiteradamente durante su campaña electoral que no iba a meterse en las guerras de Medio Oriente, ahora  ha dado un giro de 180°, designando a militares proclives a ello en su gabinete, tratando de parecer más militarista que el mismísimo  Obama.


 

 

       Según Petras, esa es una primera razón interna, consistente en  una pugna entre militaristas y militaristas. Para conseguir la victoria en ese litigio, Trump lanzó este ataque contra Siria para que quedase claro que él es tan militarista como cualquiera del Partido Demócrata .
 

 

 

       Pero hay tener en cuenta también otras  claves para entender la razón por la cual Trump lanzó un bombardeo de misiles contra Siria. Trump quiere debilitar  al gobierno sirio. Al Assad, Rusia y sus aliados   están avanzando rápidamente en contra de los terroristas que los Estados Unidos ha estado apoyando hasta ahora . Esos 59 misiles fueron lanzados contra un aeropuerto del gobierno sirio. Es decir, quieren debilitar la Fuerza Aérea siria para ayudar a los terroristas que han sufrido varias derrotas y bombardeos.


 

 

       Por otra parte,  Trump desea enfatizar una política agresiva contra Rusia. Quiere utilizar la provocación  en contra de Rusia. Se trata, obviamente,  de una operación muy peligrosa, porque puede precipitar una confrontación.  Rusia ha respondido acusándolos en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas por  esta agresión.

 

 


     Debemos agregar, además,-dice Petras- que los países de Europa, particularmente los gobiernos de Francia e Inglaterra, pese a las discrepancias que mostraron con él en el pasado ,  se unieron con alborozo a festejar   la agresión estadounidense. Ello muestra los auténticos colores imperialistas,  tanto de los conservadores británicos como de los mal llamados "socialistas" franceses. Es una forma de aglutinar Europa tras la agresión.

 

 

 

       Pero hay que tratar de entender otra cosa más. Creo que esta agresión contra Siria se produce, precisamente, cuando Trump está reunido con el presidente de China. Por lo tanto se trata de una forma más de presionar a ese país, amenazándolo con el uso de misiles  para que China tome partido contra Corea del Norte. O , incluso,  apoye   quizás  una agresión estadounidense contra Corea del Norte.


 

 

          Los misiles que en la noche del pasado viernes, Estados Unidos lanzó en contra de Siria, con el pretexto de una guerra química por parte del gobierno sirio, son totalmente falsos. En principio, por algo obvio. Siria no tenía nada que ganar con el uso de armas toxicas. Siria está avanzando militarmente. Está ganando la guerra y no hay razones para usar armas químicas que podrían provocar una agresión internacional. Y  los Estados Unidos, Trump y compañía, no han mostrado la más mínima prueba ni indicio de que se hayan usado armas químicas por parte del gobierno sirio . Rusia y Siria lo niegan, y afirman que era un depósito de armas químicas que tenían los terroristas en el lugar del bombardeo. En otras palabras, ellos tenían el depósito en un lugar que podría servir como blanco.

 

 

 

         ¿Y de dónde obtuvieron ellos las armas químicas? Obviamente, no tienen la capacidad de fabricarlas solos. Entonces la hipótesis es que los Estados Unidos puso las armas químicas en un lugar que sabía iban a caer bombas para utilizarlo como pretexto, para lanzar una agresión contra Siria, no es descartable . Lo mismo que hicieron en la guerra de Vietnam, cuando fabricaron la idea de que el ejército de Corea del Norte atacó un barco estadounidense, cosa totalmente falsa - reconocido después - pero Estados Unidos lanzó un ataque feroz con bombardeos a varias ciudades de Corea del Norte, utilizando ese pretexto fabricado conocido como “incidente de Tonkín”.

 

 

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
3 Comentarios
Fecha: Jueves, 13 de abril de 2017 a las 01:57
LENINGRADO ROJO Y SOVIÉTICO
Los dirigentes y los grandes poderes económicos de los Estados Unidos, saben que el mundo unipolar tras el derrumbe de la Unión Soviética en 1991, ha quedado atrás. Hoy nuevas potencias han salido al paso, junto con los países llamados emergentes. China ha salido de su largo sueño, y va tomando nota, de que los EE.UU desea debilitamiento como potencia. La Rusia dirigida por Putin, ha dado un giro de timón, y a marchas forzadas refuerza su poder militar, recuperando su autoridad de antaño. Se acabó el poder del TIO SAM, y los gobiernos de los Estados Unidos, deben de asumir, que deben de respetar el derecho internacional. Lo contrario, es incrementar la tensión internacional, y el peligro de una guerra nuclear. Hoy el mundo es un polvorín mucho mayor que en la época de la URSS. En la guerra fría, dos potencias se respetaban, porque sabían que una guerra nuclear sería el fin de la civilización, y durante más de cuarenta años, el mundo se mantuvo en un equilibrio frágil, pero más controlado que en éstos convulsos momentos, porque la brutal crisis capitalista de hoy no tiene salida. Donald Tramp, busca un sueño americano imposible de cumplir. Los dorados años 60 no volverán.
Fecha: Miércoles, 12 de abril de 2017 a las 23:55
Juanjo
El incidente de Tonkín no tiene nada que ver con Corea del Norte. O es una errata queriendo hablar de Vietnam del Norte, o este colofón desacredita dramáticamente el análisis anterior, desgraciadamente.
Fecha: Miércoles, 12 de abril de 2017 a las 15:48
roberto
Los pobres coreanos 40 años bajo la ocupación japonesa imperialista y luego los intentos de los yanquis ahora que quieren hacer lo mismo.. y luego dice que es un país raro, que desarrolla armamentos..¿ me quieren decir como se defienden entonces esta gente?.. lo/as totorota pseudo izquierdistas, es lo mas peligroso del mundo, no los fascista que ya les conocemos.

Canarias-semanal.org • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress