Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Lunes, 3 de abril de 2017
Significativo contraste entre el tratamiento de la crisis venezolana y la paraguaya

CONTRA VENEZUELA: ¿INTERÉS INFORMATIVO O INTENCIÓN POLÍTICA? (VÍDEO)

Guardar en Mis Noticias.

Quienes no creen todavía que la preocupación de los grandes medios de comunicación por la situación en Venezuela posee un marcado carácter selectivo, y carece por completo de neutralidad, debieran tomar nota del caso más reciente que lo deja en total evidencia (...).

 Por FERMÍN DOMÍNGUEZ/CANARIAS SEMANAL. ORG-

 

 

      Quienes no creen todavía que la preocupación de los grandes medios de comunicación por la situación en Venezuela posee un marcado carácter selectivo, y carece por completo de neutralidad,  debieran tomar nota del caso más reciente que lo deja en total evidencia.

 

 

       El revelador contraste entre el tratamiento dado a los últimos acontecimientos políticos vividos en este país latinoamericano y el que han recibido los gravísimos enfrentamientos, con resultado de muerte, que simultáneamente se producían en Paraguay.

 

 

      Por una parte, la sentencia de la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) venezolano, referida al ejercicio de la función parlamentaria ante el desacato de la Asamblea Nacional de mayoría opositora al gobierno, ha acaparado todos los titulares y comentarios de los analistas.

 

 

      Mientras tanto, la cobertura a la crisis política de Paraguay, desatada por el acuerdo de una parte del senado de ese país para permitir la reelección presidencial prohibida por la Constitución, ha recibido un tratamiento algo más que “displicente”.

 

 

      El pasado 31 de marzo nos despertábamos con esta alarma informativa: “Auto golpe de Estado en Venezuela”. En todos los medios se reproducía la misma noticia, con pelos y señales.

 

 

       El editorial del diario El País del 1 de abril rezaba: “Golpe de Estado en Venezuela”. De forma paradigmáticamente tendenciosa, el diario del Grupo PRISA añadía  “Nicolás Maduro consolida una dictadura”. De esta forma,  y sin ninguna posibilidad de réplica, se trasladaba a la población española el mensaje de que se había producido un “golpe de Estado”.

 

 

       La matriz de opinión en la que todos medios se encuentran instalados insiste en colocar a Venezuela –con cualquier pretexto- en el centro de una tormenta política, como si no existiera ningún otro conflicto en el mundo.

 

 

      Sin embargo, ese mismo día, viernes 31 de marzo, en una sesión irregular del Senado, 25 de los 45 legisladores que conforman la cámara de Paraguay aprobaban una enmienda constitucional para permitir la reelección presidencial. Una situación que derivó en fuertes protestas en la capital del país,  Asunción.

 

 

        Significativamente, esta vez los medios no se “asustaron” con la idea de la reelección presidencial, ni interpretaron que ello convertiría en “dictador al presidente de Paraguay”.

 

 

       ¿Quién no recuerda, en cambio, la campaña mediática desatada cuando Hugo Chávez impulsó un proyecto de reforma constitucional que, entre otros aspectos, contemplaba la reelección presidencial?

 

 

      Parece evidente que colocar el foco de atención mediático   sobre Venezuela, concretamente sobre el Gobierno de Nicolás Maduro, y no en  la agitación política acaecida en  Paraguay por el intento de conseguir leyes de reelección inconstitucionales, responde a intereses políticos comprometidos con acabar con el gobierno bolivariano.

 

 

     ​Mientras en Asunción se incendiaba el edificio de la Cámara de Senadores a causa de las fuertes protestas contra la decisión legislativa, y moría un opositor político a manos de la policía, la preocupación mediática y la del secretario general de la OEA, Luis Almagro coincidían en acusar al “régimen venezolano".

 

 

     Se requiere, obviamente, un esfuerzo enorme para mantener a la opinión pública desinformada y  persuadida con fines políticos de mayor alcance.

 

 

     Por ello, las informaciones de los medios  son deliberadamente deformadas y selectivas Su objetivo no es otro más que es seguir acumulando críticas contra el gobierno de Venezuela, para justificar una eventual intervención en este país, con el consentimiento de sus audiencias.

 

 

VÍDEO:

 

 

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
Canarias-semanal.org • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress