Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Por Francisco Javier León Álvarez
Miércoles, 8 de marzo de 2017

No a las grandes superficies en Santa Úrsula

Guardar en Mis Noticias.

La inauguracióne una nueva gran superficie alemana en Santa Úrsula, ya establecida en la localidad desde hace años, pero que se inserta dentro de un proceso de reubicación geoestratégica- ha vuelto a demostrar -afirma FRANCISCO JAVIER LEÓN ÁLVAREZ - cuál es la verdadera política de la Agrupación Independiente de Santa Úrsula (AISU).

    La inauguración la semana pasada de una nueva gran superficie alemana en Santa Úrsula [Img #48448]-ya establecida en la localidad desde hace años, pero que se inserta dentro de un proceso de reubicación geoestratégica- ha vuelto a demostrar cuál es la verdadera política de la Agrupación Independiente de Santa Úrsula (AISU). Este partido no ha querido gestionar las enormes posibilidades que tenía el solar que hasta entonces ocupó la extinta Tenerife BUS para destinarlo a fines públicos y, por el contrario, ha apoyado y garantizado la expansión de los intereses privados de este tipo de empresas. que se basan en el dominio de los canales comerciales con el fin de acaparar la riqueza.

 

 

     Me imagino que a la concejala de Agricultura, Janira Gutiérrez Peraza, no se le cae la cara de vergüenza cuando, semana tras semana, se instala lo que se considera un mercado municipal delante del Ayuntamiento para que algunos agricultores puedan vender sus productos, sin pensar que se pudo adquirir dicho solar para crear un verdadero mercado municipal y de abastos, en sintonía como los que tienen Tacoronte y La Matanza de Acentejo, que sí han apostado por defender la producción de los suyos,  como tampoco desarrollar de manera anexa unos verdaderos huertos ecológicos. En el mismo saco está el concejal de Parques y Jardines, José Manuel Amador Gutiérrez, que no tuvo visión global para gestionar parte de ese espacio como un pulmón verde para el esparcimiento frente a tanto boom de la construcción.

 

 

      Ya puestos, informarle al concejal de Comercio, Valeriano García García, que el modelo de grandes superficies responde al capitalismo, que da pie a la formación de oligopolios y desequilibrios laborales y sociales, mientras en esa misma localidad hay servicios básicos que aún no han sido cubiertos en pleno siglo XXI. Tenga usted en cuenta que se ha publicitado su apertura como otro revulsivo para la economía vecinal, tanto que solo ha permitido crear cinco nuevos puestos de trabajo, los cuales justifican la destrucción de más tejido comercial, pues las pequeñas empresas vinculadas a este sector se verán abocadas a cerrar o malvivir con carácter residual, con lo que ello supone para los negocios familiares y los empleos indirectos relacionados con ellas.

 

 

    A su vez, le recuerdo a dicho concejal que la estrategia de ese gigante es la de imponernos un tipo de alimentos y un modelo de consumo acorde con sus intereses, y que es falsa la imagen que está transmitiendo esta en concreto de que se ha adaptado a la forma de vida de los lugares donde se instala. Esto está interrelacionado con su campaña publicitaria basada en hacernos creer que se abastece de multitud de productos isleños y que, incluso, los exporta hacia el extranjero, pero basta con hacer un recorrido por sus estanterías para comprobar que la realidad es otra. Y recuerde también que cada vez que compremos en ella, las ganancias se van a otro país, con lo cual fortalecemos su economía en detrimento de la nuestra y contribuimos a su expansión continental.

 

 

      Por si fuera poco, estamos ante un claro ejemplo de sumisión del poder público al poder económico: esa apertura ha supuesto la construcción de una nueva rotonda justo en frente de la nave que ocupa aquella y la reorganización del tráfico de vehículos en su entorno, que se puede entender como una medida de seguridad, pero que en realidad se ha hecho para beneficiarla y contentarla, ya que anteriormente existía un problema en ese ámbito por el excesivo tráfico de vehículos, pero nunca se actuó hasta ahora. 

 

 

     No quiero formar parte de la política de partidos como este que convierten a los municipios en colonias de estas grandes empresas, haciéndonos perder nuestra identidad y hasta permitiendo una política de contaminación lumínica generada por ellas. AISU enarbola la bandera de la defensa de lo canario, pero, al final, apoya el rendimiento del capital frente a un modelo de sociedad más desarrollada y sostenible, donde no impere la individualidad, el materialismo y el consumo exacerbado.

 

 

 

(*) Francisco Javier León Álvarez. Licenciado en Geografía e Historia.

  

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
Canarias-semanal.org • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress