Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Martes, 14 de febrero de 2017
Una nueva réplica al Sr. Cristóbal García Vera

SOBRE LOS PELIGROS QUE ACECHAN Y LA NECESIDAD DE CONFLUENCIAS

Guardar en Mis Noticias.

No esperaba - escribe Rafael Rodríguez Marrero - que D. Cristóbal García volviese sobre nuestro reciente debate que, a la postre, ha girado en torno a la OTAN, la organización política Podemos y mi posición incoherente, según él, criticando por un lado a la organización armada, criminal, y posicionándome favorablemente, por otra parte, respecto a la formación morada (...).

 

Por RAFAEL J. RODRÍGUEZ MARRERO (*) / CANARIAS-SEMANAL.ORG.-

 

 

     No esperaba que D. Cristóbal García volviese sobre nuestro reciente debate que, a la postre, ha girado en torno a la OTAN, la organización política Podemos y mi posición incoherente, según él, criticando por un lado a la organización armada, criminal, y posicionándome favorablemente, por otra parte, respecto a la formación morada.

 

 

       Creo no haber incurrido en la "falacia del hombre de paja" que cita el Sr.  Cristóbal García en el último artículo que escribe en torno a la polémica suscitada.  Sí creo, por el contrario, que en su primera entrega este señor inició la descalificación de mis posiciones haciendo uso de un argumento ad hominem señalando que pretendí "ocupar la cómoda y bien remunerada plaza de senador por el grupo de Unidos-Podemos" (1) También me pareció desorbitada su postura tajante contra el posicionamiento político de todas las personas que de una manera u otra participamos en torno a la confluencia Unidas Podemos.  Creo el Sr.  Cristóbal debiera evitar, sí, tratar a las personas que depositan su voto en los procesos electorales, en concreto a quienes lo hicieron por Unidas Podemos, como débiles políticamente, como se desprende de su comentario (en la primera de sus réplicas a mi inicial escrito) donde decía: "Entendemos, no obstante, que las esperanzas de muchos votantes de esta organización, e incluso de algunos de quienes decidieron unirse a sus filas, pueden ser alimentadas por la carencia de las herramientas intelectuales o políticas necesarias para entender el alcance criminal de estos posicionamientos" (2) Las actitudes paternalistas no son muy gratas ni resultan acertadas entre iguales.

 

 

     Coincidimos en reconocer que aquella organización militar, la OTAN, es el brazo poderoso sobre el que asienta su poder el imperialismo norteamericano.  También que las guerras imperiales son la mayor lacra que padecemos en este planeta "enfermo".  Pero convendrá conmigo nuestro interlocutor que no es sólo el militarismo y los "gastos armados" lo que preocupa al común.  De haberlo sido, estaríamos en las calles y plazas gritando cotidianamente contra tal barbarie; y, desgraciadamente, no es el caso.

 

 

 

     Ya decía en mi réplica anterior que no pertenezco a Podemos y que mi participación en las pasadas elecciones se hizo al calor de la confluencia Unidas Podemos; una apuesta esa de la confluencia que pretendía aglutinar a grupos políticos y sectores sociales diversos, con planteamientos y posicionamientos no en todo punto coincidentes.  Me sigue pareciendo una broma de mal gusto que el Sr.  Cristóbal continúe insistiendo en vínculos que no existen más allá de la colaboración que cualquier persona inserta en el tejido social y con inquietudes socio-políticas pueda ofrecer a grupos políticos que se apresten a trabajar por el común.  Otro cantar será cómo en las dinámicas diarias cada organización se vaya posicionando respecto a lo que realmente preocupa y ocupa a las gentes.  Pero ese es un asunto que dejo para que discutan las personas afiliadas (activistas, dirigentes y simpatizantes) en el seno de tales organizaciones.

 

 

 

   La década de los 70´del pasado siglo se inició en Occidente con el desplome de muchos de los movimientos contestatarios que habían emergido en la década anterior, durante los años 60´.  Las derrotas vinieron acompañadas también en el tiempo de una profunda crisis del modelo capitalista (crisis económica, energética, ecológica,…) de la que la debacle del 2007-08 no es sino su extensión.  En aquellos momentos, el capital se rearmó y adoptó el formato neoliberal cuyo derrumbe se anuncia ahora inminente.

 

 

 

 

    En estas décadas también hemos visto desintegrarse el modelo que otros países (al amparo de la extinta URSS) se atrevieron a implementar y que, en sus primeros pasos, hicieron estremecer al capital.  (Precisamente este 2017 celebramos los cien años de aquella revolución, la soviética, que abrió la puerta de la esperanza para tantos pueblos esclavizados al capital) Y durante ese siglo tumultuoso y violento las opciones políticas socialdemócratas se supieron mover al calor de los temerosos capitalistas.

 

 

 

 

    Coincido con el Sr.  Cristóbal en que, hoy, la socialdemocracia fenece.  François.  Mitterrand fue quizás su último exponente institucional.  Y ni Syriza, ni Podemos, ni otras organizaciones de diverso cuño podrán sacarla de la UVI permanente en la que se encuentra postrada.  Tampoco parece recuperable el Estado de Bienestar con que, precisamente la socialdemocracia, estampó su acuerdo con el capital para apaciguar los temores que venían del este europeo, en aquellos tiempos de la Guerra Fría.  Un modelo de organización estatal no sostenible porque ya al capital no le resuelve sus deseos de -y sus problemas para- seguir acumulando.

 

 

 

    Buena parte de las personas que pregonaron a favor del modelo dictado por la extinta URSS, así como muchos de los socialdemócratas se han quedado sin modelos, sin referencias.  Bastantes de ellas (marxistas, trotskistas,…) anidan hoy al calor de Unidas Podemos.

 

 

 

 

     Aquí y allá existen movimientos, comunidades, pueblos que se resisten a la barbarie; y en muchos casos, mirando más lejos de esos modelos que fenecen; poniendo en práctica propuestas vitales asumibles colectivamente.  No hay sino que pasar página en medios alternos de comunicación para conocer de tantos y tantos ejemplos.  Pues como señalaba recientemente Raúl Zibechi "es en medio del caos sistémico como nos empeñamos en construir lo nuevo, con todos los riesgos que eso implica, pero con la voluntad intacta" (3) La globalización parece nos deja una batalla sin cuartel entre contendientes en un mundo, parece, multipolar.  Los grandes de la Tierra nos sustraen lo que precisamos para continuar viviendo; y afinan sus ojivas para asustarnos.  Disponen en vanguardia a los medios de comunicación/distracción que justifican o esconden la barbarie.  Un planeta que parece girar ahora hacia el Pacífico haciendo "perder fuelle" a los países atlánticos (entre ellos los europeos aglutinados en torno a la UE) El polo que vienen conformando los BRICS (especialmente China y Rusia, pero pronto también India) enfrenta al poder hasta hace poco hegemónico de EEUU y sus aliados de la UE y Japón.  Y como señala en un artículo reciente Andrés Piqueras, "la multipolaridad abre perspectivas de cambios económicos y sociales, y nos proporciona tiempo e intersticios en la malla de dominación para comenzar la Gran Transformación hacia el pos-capitalismo y el post-crecimiento" (4) Volviendo al último artículo del Sr.  Cristóbal, decirle que no tengo intención alguna de reconocer como error mi participación en las pasadas elecciones en calidad de candidato al Senado por la confluencia Unidas Podemos; es más, pretendo seguir colaborando (si se me solicita, aunque ya no para participar en el "mercadeo electoral") con aquellas organizaciones (y con otras de cuño más o menos transformador, por supuesto) que se aglutinaron en aquella confluencia.  De hecho, en los años que llevamos acudiendo a las urnas en el reino de España tras "el invento" de la Transición, sólo había participado como candidato en unas elecciones municipales, en 2007, al calor de un proyecto -los Verdes de Fuerteventura- que, desde las instituciones queríamos seguir denunciando los desmanes que aún hoy se continúan perpetrando contra nuestro entorno insular y sus gentes.  Otro asunto sería que el Sr.  Cristóbal deseara volver a tiempos como aquellos en que las personas no podían (siquiera con engaños mediáticos, como en los actuales tiempos) acudir a las urnas para elegir representantes en las instituciones.  Que la democracia que "padecemos" es de baja intensidad lo sabemos todas.  Otra cosa es cuestionar hoy la democracia como logro.  Habrá que seguir peleando por la democracia directa, también en el "tajo" y en cualquiera de los ámbitos colectivos en que las personas interactuamos.

 

 

 

     Ahora bien; seguiré criticando aquellas actuaciones que creo lesionan a cuanto entendemos como bienes comunes.  Y creo que los partidos políticos, cuando acceden a las instituciones (incluso antes de hacerlo con cierto peso en votos) suelen abandonar postulados precisamente en defensa de esos, los bienes comunes, que creo, debiera ser objetivo central en el accionar de cuantas gentes (colectivos, organizaciones,…) se postulan como transformadoras.  Comparto con Andrés Piqueras que Podemos y su irrupción "desactivó la movilización social de masas (que hemos tratado de reactivar a través de movimientos como los aglutinados en torno a las Marchas de la Dignidad) y canalizó buena parte de la energía social hacia el proceso electoral derivando lo instituyente hacia lo institucional" (5) Porque, tras un año como el pasado, transversalmente liado en el reino de España por contiendas electorales, el pinchazo del populismo abre la esperanza "para reemprender de nuevo el camino de lo popular, de las luchas desde abajo, de trenzar la sociedad con movimientos.  De construir fuerza social.  De la Política con mayúsculas" (6) Por eso no podemos quedarnos parados, presos de la abulia o de la crítica sin más.  Debemos seguir buscando puntos de encuentros con aquellas gentes empeñadas en transformar.

 

 

 

    Muchas personas presentimos que el capitalismo está en su fase terminal; que no va a desaparecer sin destruir, como viene haciendo desde hace ya varios siglos; se sustenta el modelo en el crecimiento que permite la reinversión del capital excedente en cada momento.  Pero al tiempo que aumenta exponencialmente el excedente también se agotan los espacios de expansión y los recursos, con lo que el crecimiento se torna difícil.  Y sin crecimiento no hay capitalismo, como decíamos.  De ahí que las grandes corporaciones pongan su atención en los fondos oceánicos, en los casquetes polares, en los bosques y selvas, en los recursos subterráneos, en la atmósfera; también en los servicios sociales básicos; en todo aquello que son nuestros bienes comunes; esos que debemos defender y por los que vale la vida luchar.  Por ello, la única manera de seguir habitando digna y sanamente en este nuestro planeta pasa no sólo por cuestionar al capitalismo sino por buscar colectivamente los intersticios a través de los cuales podamos tumbarlo.

 

 

 

    También, y de paso, tendremos que acordar qué sociedad realmente queremos para un futuro que acecha cercano.  Pero ese es asunto de otro costal.  ¿Hablamos de decrecimiento, por ejemplo?  Los anuncios de la vuelta a la prosperidad son una absoluta mentira; y si alguna vez tuvimos en el reino de España un estado de "medio-estar" lo ha sido -como en otros espacios del continente europeo- a costa de la extracción de recursos en otros lugares (robándolos, la mayoría de las veces) y sobre la base de deteriorar nuestros entornos naturales.

 

 

 

    Sigo insistiendo que es en lo local donde más debemos intervenir; desde la defensa de "la democracia económica, la municipalización, el predominio de lo público o colectivo o común, el igualitarismo, el antipatriarcado, la economía ambiental,…" (7) Respecto a Kropotkin y a Gramsci (a quien acudo guiado por los profesores M. Sacristán y F. Fernández Buey, que resaltan, entre otros asuntos, el humanismo del pensador italiano) creo habrá otros espacios para que sobre tales pensadores podamos conversar.  Como también debiera quedar lugar para debatir sobre Castoriadis y otros pensadores que escudriñan sobre errores del pasado y arrojan luz al futuro.

 

 

 

    Termino, Sr.  Cristóbal García, pidiéndole que deje ya de identificarme con organización política alguna y respete (no sin crítica) a aquellos partidos (a sus gentes) con sus aciertos y desaciertos.  Otras sociedades mejores se han soñado y muchas vidas se han dejado en sus construcciones; a la postre el capitalismo bárbaro, con sus guerras, destrucción y muerte ha logrado mantenerse; pero la fuerza de los pueblos y sus gentes deberá impedir que nos termine destruyendo.  De ahí que una tarea necesaria será la de cuestionar, día tras otro, el poder de las armas a través de las cuales ese sistema, capitalista, caduco pretende destrozarnos.

 

 

   En el accionar y en las calles y plazas espero sigamos viéndonos, Sr.  Cristóbal García.

 

 

(1)http://canarias-semanal.org/not/19764/-puede-un-activista-anti-otan-ser-candidato-a-senador-de-una-organizacion-pro-otan-/

 

(2)http://canarias-semanal.org/not/19764/-puede-un-activista-anti-otan-ser-candidato-a-senador-de-una-organizacion-pro-otan-/

 

(3) https://desinformemonos.org/posible-cambiar-mundo-la-tormenta/

 

(4) http://www.rebelion.org/noticia.php?id=222165

 

(5) http://www.rebelion.org/noticia.php?id=214019

 

(6) http://www.rebelion.org/noticia.php?id=214019

 

(7) http://canarias-semanal.org/not/19785/reflexiones-sobre-partidos-y-militarismo/

 

 

 

(*) Rafael J. Rodríguez Marrero.  Docente e insumiso

 

 

En Fuerteventura, a 12 de febrero de 2017

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
5 Comentarios
Fecha: Miércoles, 15 de febrero de 2017 a las 00:22
Lidia
Este señor tiene más cara que espalda. Menudo rollo se echa para tratar de justificar lo injustificable. Me parece más falso que Pablo Iglesias... bueno, quiza no un poquito menos.
Fecha: Martes, 14 de febrero de 2017 a las 20:43
Chirino
Ay Rafa quien te ha visto y quien te ve. Ya cabes hasta en el PP-PSOE. Todo por la pasta verdad hermano?
Fecha: Martes, 14 de febrero de 2017 a las 12:32
AMEAUXET
Sr. Rafael,su discurso suena bien. Pero ahora tenemos que DECIDIR si se puede seguir viviendo con este NUEVO ESTADIO DEL CAPITALISMO. Si decimos que no ¿Con qué lo remplazamos? El igualitarismo no me convence ya que los hombres por naturaleza no somos iguales y el mundo actual tampoco; hay muchas y grandes diferencias de unos a otros.insalvables a corto plazo Ahora bien vale la globalización para afrontar una transformación mundial del sitema capitalista o por el contrario habrá que volver a los nacionalismos y desde poiciones socialistas crear una nueva sociedad. Si es así en que nos apoyaremos y cuales serán nuestras armas y ejércitos transformadores o destructivos ¿ ESTAMOS PREPARADOS PARA DAR EL SALTO CON ALGUNA POSIBILIDAD DE ÉXITO? Yo entiendo que destruir el capitalismo como tal será imposible y si sucediese sin más sería peor el remedio que en la enfermedad, por lo menos para Europa. Pero algo hay que hacer ya que el capitalismo se ha vuelto loco de atar. Entonces habría que pensar (caso de España) en crear nuevas alianzas con las BRIC y de paso liberar España de tropas yanquis y salir de la OTAN Pero para hacer esto tendríamos que estar negociando ya con Rusia, China etc
Fecha: Martes, 14 de febrero de 2017 a las 12:00
Casio
No hay que preocuparse por las decisiones de gente como Rafa, pronto UNIDOS-JODEMOS será un ente en estado vegetativo y algo inoperante. Rafa es solo un oportunista que se ha traicionado a sí mismo.
Fecha: Martes, 14 de febrero de 2017 a las 09:49
Pancracio
Hay que perdonar a Rafael Marrero... sigue en la edad de la boberia.

Canarias-semanal.org • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress