"/>
Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Miércoles, 8 de febrero de 2017
Contrarréplica a D. Rafael Rodríguez Marrero

De Suresnes a Vistalegre: ¿Condenados, Sr. Rodríguez Marrero, a repetir la historia como farsa?

Guardar en Mis Noticias.

"En una increíble pirueta dialéctica, - escribe Cristóbal García Vera en su contrarréplica a Rafael Rodríguez Marrero - Don Rafael se ve obligado a negar la evidencia y a falsear posicionamientos oficiales de Podemos que son de conocimiento público. (...).

   Por CRISTÓBAL GARCÍA VERA / CANARIAS-SEMANAL.ORG.-

 

 

   La réplica del Sr. Rafael Rodríguez Marrero al artículo en el que cuestionamos que se puedan conciliar sus planteamientos teóricos contra la OTAN con su candidatura al Senado en la lista liderada por una formación que ha manifestado, abiertamente, su intención de mantener al Estado español en la Coalición bélica, ofrece una magnífica posibilidad para extraer importantes enseñanzas de este debate. Por un lado, en torno a las supuestas virtudes del partido Podemos, presentadas por su propaganda mediática y suscritas en dicha réplica por el Sr. Rodríguez Marrero. Pero también, y no de forma secundaria, sobre algunas de las trampas dialécticas utilizadas habitualmente para tratar de persuadir sin argumentos fundados, con el objetivo de dar gato por liebre a despistados e incautos.

 

 

 LA FALACIA DEL HOMBRE DE PAJA Y UNA AUTOCRÍTICA INEXISTENTE

 

   El primero de estos trucos, utilizado por  el Sr. Rodríguez en el inicio de su contestación a nuestro texto, es el conocido como "falacia del hombre de paja", y consiste en caricaturizar la posición del contradictor -llegando a falsearla - para responder posteriormente a planteamientos que no son realmente los suyos.  Así lo hace Rodríguez Marrero, por ejemplo, al concluir que de nuestra crítica a sus posicionamientos se podría deducir que para nosotros "en política no puedes nunca errar, porque ello te inhabilitaría para hablar de cualquier cosa que se relacione con lo político".

 

 

    Equivocarse, quien podría dudarlo, es humano, y absolutamente todos estamos sujetos siempre a la contingencia del error. Sin embargo, cuando esto se produce en el terreno de la política resulta necesario realizar una oportuna autocrítica, en la que, abiertamente, expongamos las razones que a nuestro juicio nos condujeron a tomar un camino equivocado. Esto, y no una suerte de infalibilidad divina, es lo que, de manera explícita, reclamábamos en nuestro artículo al Sr. Rodríguez Marrero, al preguntarnos "¿Cómo es posible que  no sienta siquiera la necesidad de "explicar" públicamente el origen de sus flagrantes incongruencias  ideológicas?".

 

 

   La autocrítica, hoy tan en desuso, no solo es el único procedimiento que permite  aprender de los errores para avanzar personal y colectivamente, sino que se convierte también en la prueba más fiable para determinar nuestra honestidad o deshonestidad política. Significativamente, tras su alusión genérica al "derecho a equivocarse", que jamás hemos negado, Don Rafael continúa su exposición sin ninguna otra mención a la posibilidad de que él pudiera haber cometido un error al unirse a la lista de Unidos-Podemos.

 

 

 

 

 

"El Sr. Rodríguez recurre a la falacia que

 

consiste en caricaturizar la posición del

 

contradictor para replicar luego  a su propio

 

'hombre de paja'"

 

 

 

 

   Incurriendo una vez más en la falacia antes mencionada, el Sr. Rodríguez también infiere injustificadamente de nuestros planteamientos "la visión según la cual todas las personas, candidatas y/o votantes de Unidas Podemos amarían fervientemente el militarismo y a la OTAN".

 

 

 

       Aunque la efectividad de recurrir a la identificación con  "las mayorías"  para buscar su aprobación está suficientemente confirmada, la argucia se torna grosera cuando resulta posible constatar que se parte de proposiciones jamás defendidas por el contradictor. Lo cierto es que en nuestro artículo diferenciamos, expresamente, entre "quienes han depositado sus esperanzas en Podemos careciendo de las  herramientas  intelectuales o políticas necesarias para entender el alcance criminal de los posicionamientos" de este partido, y  aquellos otros a los que "no es posible excusar por falta de conocimientos o experiencia". Cuestionando, eso sí, que se pueda incluir a Don Rafael en las filas de los ingenuos e inexpertos.

 

 

 

 FALSEANDO EL PROGRAMA PÚBLICO DE PODEMOS: EL VERDADERO "NÚCLEO" DE LA POLÉMICA

 

 

   Una vez construido el "hombre de paja" al que dirige realmente su réplica, el Sr. Rodríguez Marrero trata de justificar su candidatura, presentándose como  "independiente" de una confluencia plural en la que -dice - "somos bastantes quienes pensamos que debemos desterrar el militarismo y la OTAN a los contenedores de basura".

 

 

   Para llevar a cabo esta increíble pirueta dialéctica, sin embargo, se ve obligado a negar la evidencia y a falsear posicionamientos oficiales de Podemos que son de conocimiento público. El programa de "confluencia" de Unidos-Podemos, por ejemplo, no incluía solamente "determinadas opciones socialdemócratas"  -tal y como sostiene el Sr. Rodríguez -. Era, y es, un programa declarada y genuinamente socialdemócrata, en el que no se cuestiona siquiera la pertenencia al proyecto imperialista de la Unión Europa.

 

 

 

 

"Para justificar su candidatura como

 

'independiente', el Sr. Rodríguez Marrero se ve

 

obligado a falsear posicionamientos oficiales

 

de Podemos que son de conocimiento público"

 

 

 

   Del mismo modo, tratar de camuflar el declarado compromiso de Podemos con la OTAN, presentándolo como la "opinión mostrada por algunos líderes de la formación morada", equivale a insultar la inteligencia de quienes se mantienen medianamente informados sobre la actualidad política del Estado español. El Sr. Rodríguez Marrero no puede ignorar, a este respecto, que incluso la endeble resistencia mostrada por una parte de la militantes  de IU a la imposición como aspirante a ministro de Defensa del general Julio Rodríguez fue fulminantemente neutralizada por la dirección de Podemos, con la necesaria aquiescencia del coordinador general de Izquierda Unida, Alberto Garzón. Ante estos hechos, que en el programa de IU se diga, todavía, que "exigen la retirada de las bases de la OTAN en España" no deja de expresar el mismo tipo de incongruencia señalada entre la teoría y la práctica del propio Sr. Rodríguez Marrero y  la bancarrota moral resultante de este acomodo "pragmático" a las exigencias del sistema.  

 

 

 

UNA INVITACIÓN A REPETIR LA HISTORIA COMO FARSA

 

 

    Citando el recomendable libro de Joan Garcés “Soberanos e intervenidos”, Don Rafael Rodríguez Marrero demuestra estar perfectamente informado sobre los procedimientos utilizados en las postrimerías de la dictadura para imponer la Transición dirigida hacia el Régimen del 78, que no supondría ninguna ruptura real con el aparato del Estado franquista y  tendría la función de salvar los muebles del capitalismo ibérico, garantizar la plena inserción de España en las instituciones económicas del capitalismo europeo y, cómo no, su permanencia  en la OTAN.

 

 

 

    Su interpretación nada "insumisa" de lo expuesto en la obra de Garcés, no obstante, la manifiesta de forma reveladora cuando, al defender su participación en el proyecto de Podemos, que admite como "adecuado al momento político que se vive en el Reino de España, pese a sus deficiencias", el Sr. Rodríguez Marrero valora como positivo el trabajo de "muchas personas y organizaciones partidarias que han continuado “jugando” a la política institucional bajo la creencia de que a través de las instituciones se puede consolidar o cambiar el rumbo de la sociedad en este régimen intervenido".

 

 

 

 

    Es decir, la labor de  aquellos que asumieron la restauración de la corrupta monarquía borbónica, los "Pactos de la Moncloa", la concertación social con la patronal como práctica sindical, y el resto de reglas de este "juego" que, finalmente, saltaría por los aires con el estallido de la última crisis.  De esta forma, y contra toda la evidencia  que hoy sufren millones de personas en el Estado español, el Sr. Rodríguez Marrero nos invita a recuperar la confianza en las instituciones de lo que califica como "democracia de baja intensidad" y a volver a creer en  las promesas de "prosperidad" que durante más de 40 años sostuvieron el Régimen.  O lo que es lo mismo, nos invita a repetir la historia, esta vez como farsa y en una fase en la que el capitalismo occidental no está en condiciones de otorgar a las clases populares ni los estándares de consumo ni las concesiones del mal llamado "Estado del Bienestar".

 

 

 

 

 

 

"Don Rafael nos invita repetir como farsa la

 

historia de la Transición, a creer en las

 

mismas promesas institucionales que durante

 

más de 40 años han sostenido al Régimen del

 

78"

 

 

 

 

   Es en este punto donde, a la postre, se desvela con claridad que la coincidencia de Don Rafael con el partido de Pablo Iglesias va mucho más allá de su candidatura puntual al Senado. Porque justamente la reorientación de la indignación popular hacia las instituciones, con la consiguiente desactivación de las incipientes formas de participación popular surgidas tras el 15M, ha sido uno de los principales servicios prestados por Podemos a los poderes que observaban con preocupación la movilización y autoorganización de "los de abajo".

 

 

 

   Se trata, como ha apuntado, entre otros, la socióloga y profesora de la UCM Ángeles Diez, de un fenómeno inscrito en una suerte de "Segunda Transición", (1) en la que los nuevos socialdemócratas de la formación morada aspiran a jugar  el mismo papel que en los 80 desempeñó el Partido Socialista surgido del Congreso de Suresnes.

 

 

 

    Nos encontramos, en suma, ante una encrucijada que está teniendo la virtud de dilucidar posturas, al obligar a organizaciones e individuos a posicionarse en una u otra trinchera: En la de quienes pretenden construir alternativas reales de transformación social o en la de aquellos que tan solo aspiran a remozar el Régimen,  en una operación destinada, una vez más, a cambiar algunas cosas para que nada esencial cambie.

 

 

 

 

EN DEFENSA DE LA AUTÉNTICA DEMOCRACIA, DE ANTONIO GRAMSCI Y DE KROPOTKIN

 

 

   En un intento de eludir la responsabilidad que corresponde a quienes pretenden sumarse, de una u otra manera, a un proyecto político del establishment, el Sr. Rodríguez Marrero termina su réplica intentando resucitar, extemporáneamente, la consigna propagandística de Podemos que lo vendía como "un método para el empoderamiento ciudadano".

 

 

 

   Para ello, echa mano, sin ningún tipo de escrúpulos, de Antonio Gramsci -tantas veces tergiversado por eurocomunistas y postmodernos seguidores de Laclau-, con la cita de un texto en el que el marxista italiano se refería a la necesidad de crear un tipo de partido transformador, ligado a una “reforma intelectual y moral” y una nueva "concepción del mundo" (2), que se sitúa en las antípodas de una organización “atrapalotodo” como Podemos.

 

 

 

   Pero, más allá de esta utilización fraudulenta de la teorización de Gramsci, lo cierto es que es la cruda realidad - y no algún "argumento trillado" como sostiene el Sr. Rodríguez -  la que ha terminado por poner en evidencia, ante una buena parte de la sociedad,  la ausencia de verdadera democracia en el funcionamiento de Podemos. Como  también ha analizado lúcidamente la citada socióloga Ángeles Diez, los dirigentes de este partido han querido presentar como participación democrática la posibilidad de optar, con el clic del ratón de una computadora, entre ofertas previamente cocinadas por las élites que lo han dirigido "militarmente" desde el momento de su gestación.

 

 

 

 

 

"El Sr. Rodríguez Marrero se suma a legión de

 

socialdemócratas y postmodernos que

 

tergiversan a Gramsci, para defender a una

 

organización situada en las antípodas del

 

partido que el marxista italiano reivindicaba

 

como 'Príncipe Moderno'"

 

 

 

    Estamos seguros, en cualquier caso, de que las miles de personas que en su día acudieron a unos círculos que jamás tuvieron un poder real y que hoy casi han desaparecido, podrían ilustrar al Sr. Rodríguez Marrero sobre la frustración que sintieron al comprender que la promesa de "participación" que las ilusionó no era mucho más que un reclamo publicitario. Para ello le bastaría, en realidad, con informarse sobre lo sucedido en Canarias, donde la secretaria general Meri Pita Cárdenes, arropada por una minúscula guardia pretoriana, ejerce un poder total en la organización con el aval del mismísimo Pablo Iglesias.

 

 

 

   Las  "tempranas" lecturas de Kropotkin del Sr. Rodríguez Marrero, en suma, no parecen haberle sido de suficiente provecho como para vacunarle contra sus simpatías  por un partido con un grado de verticalidad y un liderazgo mediático sin parangón en el sistema político del Estado, y cuyos compromisos con la OTAN son solamente una expresión más de su plena integración en el sistema.

 

 

 

   El Sr. Rafael Rodríguez Marrero, como no, puede seguir gritando como desea "¡No al militarismo!" y "¡OTAN no, bases fuera!", con toda la fuerza que le permitan sus pulmones. No seremos nosotros quienes nos atrevamos a negarle este derecho elemental . A lo que, sin embargo, no renunciaremos jamás es a ejercer también nuestro propio derecho a criticar la extendida práctica de actuar en política en abierta contradicción con lo que se predica. Porque son nuestros actos, y no las palabras, los que determinan nuestra auténtica identidad. Asumimos esta labor como una obligación moral, ineludible para poder afirmar en un futuro que, si acaso fuimos sometidos como pueblo a nuevos engaños, ello no se produjo con nuestro silencio cómplice.

 

 

 

 

Notas y referencias bibliográficas:

 

(1) Son varios los trabajos y entrevistas en los que la profesora Ángeles Diez ha advertido sobre la Segunda Transición y el papel que Podemos estaría desempeñando en la misma. Entre ellos, se pueden citar   “Podemos”, un fenómeno mediático que pretende ser político", publicado en febrero de 2014; "Podemos y la folletinización de la política", publicado en septiembre de 2014, o la entrevista en vídeo concedida a Canarias-semanal en noviembre de 2016: "Ángeles Diez: "No se puede ser anticapitalista y simultáneamente pretender reformar el sistema".

 

 

 (2) Gramsci, Antonio. "La política y el Estado Moderno". Edicions 62. Barcelona. 1971. "El Príncipe Moderno" (Páginas 65 y siguientes). Animamos a los lectores a buscar cualquiera de las ediciones del texto aludido con el objeto de que puedan constatar, personalmente, hasta qué punto es disparatada  la pretensión del Sr. Rafael Rodríguez Marrero de apoyar su defensa de Podemos en la teoría de Gramsci.

 

 

 

Noticias relacionadas
Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
13 Comentarios
Fecha: Domingo, 12 de febrero de 2017 a las 16:03
Pedro
El disparate de Alexis es que, comprendiendo la ilusión electoralista, termina por justificar que se apoye a Podemos porque, al final, cualquier partido que se presente sin tener antes organizadas a las clases populares, no podrá hacer una transformación real. Totalmente cierto, pero resulta, amigo Alexis, que Podemos ni siquiera tiene esa intención de organizar y mucho menos de cuestionar el capitalismo, con lo cual lo menos que puede hacer un izquierdista coherente es estar en contra de estos farsantes, sabiendo que de un gobierno suyo se puede esperar lo mismo que ha dado su amiguito Alexis Tsipras. Son Podemos e Izquierda Unida los que promueven la ilusión electoralista. Así que, Ale, a ver si acabas de enterarte sobre lo que está pasando en tu país, para que no seas otro tonto útil
Fecha: Sábado, 11 de febrero de 2017 a las 18:39
Alexis
La ilusión es pensar que sólo con votos se van a cambiar las cosas,como si de repente ganará las elecciones el partido comunista o cualquiera que se oponga a la otan,y pudiera hacer lo que dicen.Se convertirían rápidamente en traidores. Haría falta un contexto internacional y social que cambie la situación,no sólo votar a este u otro. El PSOE en la transición se convirtió en lo que es, porque fue apoyado desde el exterior por los intereses económicos,y porque los trabajadores españoles se contentaron con creer que iban a equipararse al resto de Europa
Fecha: Sábado, 11 de febrero de 2017 a las 14:08
Lidia
El articulo esta bueno porque explica muchas cosas sobre Podemos y sus falsas promesas, pero lo que no veo yo es que haya mucho debate. Si alguien es antimilitarista y está contra la OTAN, y a la vez pide el voto para un grupo político que no está contra la OTAN, esto no se puede tragar de ninguna forma y es un engaño. Otra cosa es que tengamos una sociedad que se ha acostumbrado a barbaridades como ésta y otras peores.
Fecha: Viernes, 10 de febrero de 2017 a las 23:18
Pedro
¿"Qué las opciones de izquierda avancen posiciones en Podemos? Desde luego, mientras el país siga lleno de ilusos nos seguirán jodiendo indfinidamente. Podemos es un juguete de sus dueños, sin posibilidad de redención.
Fecha: Viernes, 10 de febrero de 2017 a las 22:09
Alexis
Yo tal como lo veo,una crítica como esta,a a alguien que siempre fue antiotan,y que no ha cambiado su opinión sobre el tema,lo que hace es debilitar que las opciones de izquierdas avancen posiciones en podemos,sobre todo pensando que no hay otras alternativas importantes a la izquierda de podemos,y en definitiva seguir cavando trincheras entre gentes con las mismas posiciones ideológicas de izquierdas.
Fecha: Viernes, 10 de febrero de 2017 a las 01:34
Asunción
Menuda jeta tiene el tal Rodríguez, más dura que una alpargata. Su antimilitarismo debe ser de quita y pon o a lo mejor de "baja intensidad", como la "democracia" española.
Fecha: Jueves, 9 de febrero de 2017 a las 22:59
Ramón
Acaso no es cierto que la Otan siembra el terror allí donde ha intervenido? No es cierto que la Otan es la espada de damocles que interviene en los paises donde existen intereses del sistema imperialista en el que nos desenvovemos? No da verguenza a los canarios que se use a nuestras isla como plataforma para incrementar aún mas el imperio en Africa y despojar a sus paises de sus riquezas? Ese es el fondo de la cuestión y, el Sr. García en vez de hablar de eso y contrarrestar con sus opiniones, lo que hace con sus replicas es intentar desprestigiar a Rodríguez por el hecho de militar en podemos. Se le ve el plumero, como a tantos otros que que utilizan a los medios de comunicación a cualquiera que esté en desacuerdo con sus ideales. Probablemente ninguno de ustedes conozcan en persona a Rodriguez. Tal vez por eso y por seguir la inercia de machacar a cualquiera que no esté de acuerdo con sus ideales o por simplemente estar afiliado a Podemos Acerquense ustedes a Fuertev. y prgunten a personas mayores o jóvenes con diferentes ideales que viven cerca de Rodríguez y verán que es totalmente diferente a lo que dice de él el sr. García que, en mi opinión usa la demagogia como arma.
Fecha: Jueves, 9 de febrero de 2017 a las 11:46
Moderadora
El articulo que dio lugar a la polemica está enlazado a la primera réplica de Sr Garcia Vera (http://canarias-semanal.org/not/19723/de-nuevo-la-otan-en-los-cielos-de-canarias/). La replica del Sr Rodriguez Marrero está inserta en la portada
Fecha: Jueves, 9 de febrero de 2017 a las 11:30
Guillermo
Artículos como este con sus aclaraciones pertinentes formuladas por una persona intelectual y formada son los que aclaran el porqué del bajón tremendo de votos de la coalición- el mio entre el millón- ante las falacias argumentadas de los Iglesias, Garzón y Compañía Por fin estamos interpretando correctamente el libro de Saramago, sobre la ceguera.
Fecha: Jueves, 9 de febrero de 2017 a las 11:29
Cordura
Por cortesía también, pero sobre todo por pura claridad informativa, habría estado bien que enlazaseis el artículo de la persona a la que replicáis.
Saludos.
Fecha: Jueves, 9 de febrero de 2017 a las 01:54
Marta
Si tenemos personajes como este a patadas, Lidia, es porque hacen los que les da la gana con total impunidad. Este por ejemplo defiende que puede estar con Dios y con el diablo al mismo tiempo y, según veo en su réplica, que ley antes que esta, parece enfadarse porque le digan que eso no puede ser. Y alguien le dice algo por esto. Como mucho en un artículo como este, que también escasean. Yo me niego a dejarlo estar diciendo que "estoy curada de espanta". A la sinverguencería nunca nos debemos acostumbrar.
Fecha: Jueves, 9 de febrero de 2017 a las 01:19
A. Brito
ESTA REPLICA ES TAN CONTUNDENTE QUE DEJA FUERA DEL RING AL REPLICADO ¡JODER!
Fecha: Miércoles, 8 de febrero de 2017 a las 19:37
Lidia
Personajes como el tal Rafael los tenemos a patadas. Caraduras que pretenden ir de revolucionarios yse les ve el plumero lo quieran o no. Yo ya estoy curada de espanto.

Canarias-semanal.org • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress