Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Miércoles, 4 de enero de 2017
Nombra consejero del ramo a un vicepresidente de la "Alianza por la Sanidad Privada Española"

Clavijo entrega la Consejería de Sanidad, sin intermediarios, a la empresa privada

Guardar en Mis Noticias.

En medio de la crisis de Gobierno generada tras la ruptura con sus socios del PSC-PSOE, el presidente del Ejecutivo regional, Fernando Clavijo, anunciaba este martes que el nuevo Consejero de Sanidad de su Gabinete será, nada más y nada menos que José Manuel Baltar, director gerente de Clínicas San Roque y uno de los vicepresidentes de la Alianza por la Sanidad Privada Española (...).

  

Por CRISTÓBAL GARCÍA VERA / CANARIAS-SEMANAL.ORG.-

 

 

   El progresivo deterioro de la Sanidad Pública canaria en el curso de los últimos años se ha producido de forma paralela al continuado transvase de fondos hacia el sector privado, realizado a través de los conciertos sanitarios. Ya en el año 2008 el gasto en estos conciertos ascendía a 233 millones de euros, unos 39.000 millones de las antiguas ptas., de los cuales las clínicas privadas percibían la friolera de 214 millones de euros.

 

 

 

     Advertíamos entonces, desde las páginas de esta misma publicación digital, que el constante incremento de los fondos destinados a estos conciertos respondía a un proceso privatizador encubierto que, con distintos ritmos, se estaba imponiendo implacablemente en el conjunto del Estado español.

 

 

 

 

   Pero, aunque cada día son más evidentes las pruebas de que los sucesivos ejecutivos centrales y los autonómicos ejercen, también en este sector esencial,  como fieles representantes de los intereses  de las grandes compañías privadas, el pasado martes el presidente autonómico, Fernando Clavijo (CC), protagonizaba un desvergonzado salto adelante en este sendero privatizador que hasta la fecha nadie se había atrevido a efectuar.

 

 

 

 

   En medio de la crisis de Gobierno generada tras la ruptura con sus socios del PSC-PSOE, Clavijo anunciaba que el nuevo Consejero de Sanidad de su Gabinete será, nada más y nada menos que  José Manuel Baltar, director gerente de Clínicas San Roque y uno de los vicepresidentes de la Alianza por la Sanidad Privada Española.

 

 

 

 

   De esta manera, el mandatario autonómico se ha decidido a prescindir  del papel de intermediario que, en las sociedades capitalistas, desempeña el poder político, para garantizar la consecución del objetivo fundamental de acumulación de las clases sociales hegemónicas, al tiempo que sostiene  el orden establecido recurriendo tanto a la "persuasión" de las mayorías como a la represión de los "discrepantes".  

 

 

 

 

    A partir de este momento, en Canarias el Consejero de Sanidad no será ya un político al servicio de los grandes empresarios dedicados al negocio de la enfermedad. Este papel será desempeñado, directamente y sin intermediarios, por el alto ejecutivo de uno de los mayores emporios de la Sanidad privada en las Islas y vicepresidente del lobby que, a nivel estatal, se esfuerza para conseguir que la salud sea convertida en una lucrativa mercancía como cualquier otra.

 

 

[Img #47505]

José Manuel Baltar, director gerente de Clínicas San Roque y uno de los vicepresidentes de la Alianza por la Sanidad Privada Española y nuevo consejero de Sanidad del Gobierno de Canarias

 

 

    Cabe recordar, en este sentido, que en el pasado reciente, el gerente del Grupo San Roque y ya nuevo gestor de los fondos públicos de la Sanidad canaria ejercía descaradamente esta función de lobbista, proponiendo al Ejecutivo regional que los centros privados sean los encargados -beneficiándose de nuevos conciertos multimillonarios- de atender a los pacientes incluidos en las listas de espera. Un procedimiento - prometía entonces el nuevo consejero - mediante al cual "los hospitales privados acabarían con estas listas en menos de seis meses" .

 

 

 

 

     El modelo sanitario que, con toda seguridad, tratará de imponer ahora con mayor celeridad  José Manuel Baltar tiene a los EE.UU. como principal paradigma. En dicho modelo, las administraciones se convierten en meras compradoras de servicios a centros privados, que seleccionan pacientes y enfermedades en función del criterio de rentabilidad, rechazando a todos aquellos cuya atención requiere mayores gastos sanitarios.  Los que carecen de recursos y sufren dolencias que no son “provechosas” se ven condenados, en el mejor de los casos, a una suerte de institución de beneficencia a la que es reducida la prestación del Estado, prácticamente incapaz no ya de curarlos, sino incluso de aliviar sus padecimientos.

 

 

 

 

    La lógica de la rentabilidad se apodera así de forma voraz de todo el sistema sanitario. Solo lo que es rentable cobra sentido en las cuentas del debe y el haber del negocio de la salud, en el que cualquier consideración humanitaria es desechada por su “irracionalidad”.

 

 

 

 

     Quienes acusaban de alarmistas a los que, hace casi una década, advertíamos de que este era el camino que, aunque de forma incipiente, se había comenzado a recorrer en Canarias, quizá ahora sean capaces, por fin, de verles las orejas al lobo. Queda por comprobar, no obstante, si habrá organizaciones sindicales, políticas y sociales capaces de impedir que este escenario de distopía llegue a convertirse en una sangrante realidad en el Archipiélago.

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
3 Comentarios
Fecha: Sábado, 7 de enero de 2017 a las 22:31
juancho
Los partidarios de lo privado, si gestionan lo público, sólo lo utilizarán para beneficio propio y de las clases dominantes.
Fecha: Miércoles, 4 de enero de 2017 a las 18:16
El Colega
¿ Pero que pasa colegas ?... joderr me quedo con cara de palo con el nombramiento del nuevo buitre privatizador puesto en la concejalia de Sanidad por el petardo de Clavijo. Coleguitas no salimos de una para meternos de otra. Ponerse enfermo es un "lujo" que muchos pobres y necesitados no podrán permitirse en el futuro... saldrá muy caro por la gracia de José Manuel Baltar y otros reconocidos buitres privatizadores que hace tiempo estaban detrás de bambalinas haciendo trabajo de demolición de la sanidad pública de forma encubierta... es para defecarse de indignación sin ningún tipo de control coleguitas. El "buen rollito" de Clavijo es de lo más siniestro que se ha visto en estos andurriales y lo peor coleguitas es que no habrá apenas respuesta de los sindicatos y otros agentes sociales, estamos solos y con una mano delante y detrás ante la nueva amenaza a nuestra salud... terrible coleguitas. Yo de pensarlo ya no siento la piernas colegas, ¿ Qué hacer ? como diría el colega Lenin, esa es la cuestion... vayan pensando algo coleguitas. Yo soy un matao pero nunca votaré a Coalición Canaria.
Fecha: Miércoles, 4 de enero de 2017 a las 16:09
lolo
Pues mira que ha cambiado Baltar.. este fue gerente del hospital insular y no parecía mal chico.. parece que se caracterizaba por un hombre honesto, apoyar a la publica, era de un talante democrático con los trabajadores... en fin.. claro era de los progres del PSOE... pero claro también le gustaba las fiestas y xxxxxx a mansalva y vaya usted a saber si le parecía poco al final lo que ganaba para consumir que se destapo dando xxxxxx donde le dijeron.

Canarias-semanal.org • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress