Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Por Nicolás Guerra Aguiar
Domingo, 20 de noviembre de 2016

Los enemigos ppolíticos del señor Antona

Guardar en Mis Noticias.

Las campanas - escribe NICOLÁS GUERRA AFGUIAR - resuenan a glorias y acción de gracias en el PP canario. Al fin, dicen, el novísimo presidente regional, señor Antona, es bendecido por los dioses: consecuentemente, la estima de los mandos aumenta (...).


 

   Las campanas resuenan a glorias y acción de gracias en el PP canario. Al fin, dicen, el [Img #46946]novísimo presidente regional, señor Antona, es bendecido por los dioses: consecuentemente, la estima de los mandos aumenta. Pues, sin discusión, la estructura piramidal de poder en su partido es esencia pura y básica como lo fue en el PSOE del señor González, férreamente controlado por el señor Guerra, jefe de la guardia pretoriana en aquellos tiempos del absolutismo democrático y primeros tanteos para la monarquización tras pecaminosos coqueteos con Montesquieu.

 

 

   Y cual si se tratara de “La marcha triunfal” rubendiana suenan clarines, trompetas y timbales: anuncian el ascenso triunfal del señor Antona y entonan loas y alabanzas, riman plácemes y exaltaciones. A la par, sus virtudes y dignidades ascienden a los cielos cantadas por cálidos coros. Urgentes glorificaciones acaso debidas a cambios tácticos o milagrosos arrepentimientos por intrigas y conjuras anteriores, pues desde el Parnaso llegaron las nuevas: será el presidente regional, heredero universal, el Máximo… (A fin de cuentas, hay que estar a bien con el jefe.)

 

 

   Las trompas peperas resuenan: el señor Antona, con capacidad digital para listas y cargos, es llamado a formar parte del selecto grupo de ponentes (el IBEX 25 del PP) sobre Educación, Cultura, Innovación y Europa en el congreso nacional del próximo febrero. Así, tal encumbramiento ante el Olimpo reforzará su posición de cara al siguiente congreso, esta vez regional y de trascendental importancia pues allí podría dejar su condición de PPNN (ppresidente no numerario) y trascender a la condición de fijo. Lo cual, claro, le permitirá aflojar de su cuello cariñosos dogales y escurridizas lazadas en manos de eternos servidores de la Patria… empeñados en complicarle la vida: están en juego sacrosantos derechos adquiridos desde tiempos remotos pues algunos nacieron y crecieron en el ejercicio de cargos, puestos impuestos, (i)rresponsabilidades políticas… muchas veces antítesis de rigores, capacidades o competencias.

 

 

   Porque el señor Antona, para algunos hermanos ideológicos isleños, llega al congreso regional con dos inconvenientes, desventajas, obstáculos o impedimentos. Uno: escuché en una cafetería sonora y alegadora que su intervención en la ponencia del próximo febrero no se debe a méritos propios, ni de coña. (Lo cual, dicho sea de paso, me sorprendió: el señor Antona me parece un hombre preparado y cualificado; su demostrada capacidad oratoria no tiene discusión; expone en el Parlamento con profundo conocimiento de los temas…).  Muy al contrario, insisten los tertulios, sigue recibiendo el apoyo extramuros del señor Soria, íntimo del señor Rajoy, propietario único del absoluto poder en el PP.

 

 

   Dos: su muy peligrosa titulación universitaria (la cual, sea dicho, no garantiza universal formación en otros). Actúa –comentaron- con cierta arrogancia y a veces prepotencia, cuando no con soberbia y altivez como si la licenciatura en Ciencias Políticas y de la Administración (Universidad del País Vasco, añado) fuera premio nobel. (¿Que quiénes hablaban?: tres personas… y seis gintónic sin enyesque, quijotescas esencias para enderezar tuertos, torcidos o cambados…)

 

 

   Yo añado un tercer inconveniente: su juventud. Y plenamente identificada con ella, la natural y loable ambición inherente al ser humano de las personas, elemento diferenciador para Pepe Monagas. Pero ambas -juventud y prudente ambición- no son obstáculos (en absoluto) para perspicaces actuaciones como ppresidente regional. Pero sí frente a intereses creados, los de veteranísimos colegas suyos que llevan metidos en política – nominilla desde iniciales balbuceos juveniles, tiempos del milenio anterior, ya tan lejanos… (Le sucede también a la señora presidenta andaluza, quien empezó su carrera política a los veintitrés años… y “con tendencia a continuar”, tal como ironizó La Codorniz en su parte meteorológico sobre un “fresco general procedente de Galicia”, dícese. La revista satírica fue secuestrada y multada, claro. Por tanto, según la joven portavoz de Podemos en la Junta, tal es la razón de que la señora Díaz “no haya trabajado en la vida”.)

 

 

   El mismo señor Rajoy –hombre inteligente, astuto, hábil orador- empieza a percatarse: el PP necesita urgentes renovaciones, jóvenes con pensamientos más europeístas (ahora que mandan los conservadores), mentes abiertas y ajenas a las “sagradas tradiciones” machadianas... pero sin pasarse. A fin de cuentas en sus antípodas se encuentra el peligroso Podemos, a veces solitario por divismos y engreimientos, altivo y altanero; otras, en injustas soledades por revanchismos y cerrazones psocialistas, ya lo denunció el señor Sánchez: si el PSOE quiere hacer izquierdas, ha de contar con Podemos.

 

 

    El señor Rajoy ve que Podemos es juventud (y con ella, claro, intereses personales, oportunismos y naifes -no con significado de ‘diamante’- como en toda relación humana). Juventud ambiciosa, formada intelectualmente o a medias, ansiosa de cambios (cuando no de pacíficas revoluciones), hastiada ya de remembranzas, marmóreas memorias y anquilosamientos, explotaciones, corruptelas…

 

 

   Pero no es la ensoñación machadiana; no le entregará al poeta una nueva España reclamada por él, “la del cincel y de la maza”. Los de Machado fueron tiempos distintos y muy distantes de la nueva sociedad, absolutamente renovada… Mas sigue bajo el rígido control de gobiernos próximos a multinacionales. Es la de hoy una sociedad casi ajena, además, a la “España de la rabia y de la idea”, mansa, dócil, maleable, disciplinada, obediente… Y, sobre todo, con una gran parte de la juventud terriblemente resignada a su condición de mano de obra de barata, de baratillo incluso.   

 

 

   El señor Rajoy lo sabe. Por tal razón los va llamando a su diestra diestra sin aspavientos. Es consciente de la urgente renovación. Pero también sabe de urnas, recuentos de votos, mayoría simple, partido más votado… Y eso, en las actuales circunstancias, permite pasos procesionales (dicen que ya murió el bipartidismo, pero aún no tañen las campanas, ni PSOE y PP llaman a duelo). Y el señor Antona (el puñetero subconsciente me dictó “Ansón”: rectifico ipso facto) es uno de esos jóvenes invitados para la readaptación generacional. Eso sí: sin anarquías ni agitaciones desestabilizadoras, solo por Esppaña. El hombre vale.

 

 

 

 

 

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
Canarias-semanal.org • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress