Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Lunes, 4 de junio de 2018
¿Realmente ganó la izquierda las elecciones en Nicaragua?

DANIEL ORTEGA: DE REVOLUCIONARIO A MULTIMILLONARIO

Guardar en Mis Noticias.

Daniel Ortega no renunció al discurso de izquierda, cultivando una imagen de antiimperialista, lo que le permitió en los últimos años mantener relaciones privilegiadas con Cuba, Venezuela, Bolivia, Ecuador y algunos partidos comunistas. Pero la fachada progresista del régimen es hoy incompatible -denunciaba en 2016 el comunista portugués Miguel Urbano Rodrigues - con la realidad política y social de Nicaragua (...).

(Publicado en Canarias-semanal el 14 de noviembre de 2016)

 

     Miguel Urbano  Rodrigues  es un conocido periodista  y escritor português, nacido el 2 de agosto de [Img #54299]1925 y fallecido el 27 de mayo de 2017. Fue redactor del lisboeta Diario de  Noticias, hasta que en 1957 tuvo que exiliarse de su país y marchar a Brasil. Allí ocupó el cargo de la revista brasileña  Visão.

 

        En 1974, con la "Revolución de los claveles" se convirtió en redactor jefe del periódico "Avante!", periódico  portavoz del Partido Comunista Portugués. En 1978 fue diputado al Asamblea de la República por su partido (PCP). Sus artículos y libros han sido publicados en toda   América Latina. Fue fundador de ODiario.info Las reflexiones contenidas en el artículo que reproducimos, pertenecen a su autoría.

 

 

 

  Por MIGUEL URBANO RODRIGUES.-

 

 

    Daniel Ortega fue reelegido por amplia mayoría presidente de Nicaragua. Es su tercer mandato consecutivo.

 

 

     El principal partido de la oposición llamó al boicot. Pero la abstención ha sido inferior a lo que preveían las encuestas.

 

 

     La victoria del candidato sandinista fue bien recibida por el gobierno de Obama. Las relaciones económicas de los EEUU con Nicaragua son consideradas correctas por el Departamento de Estado.

 

 

     Por una paradoja, Ortega no renunció al discurso de izquierda, cultivando una imagen de antiimperialista, lo que le permitió en los últimos años mantener relaciones privilegiadas con Cuba, Venezuela, Bolivia, Ecuador y algunos partidos comunistas.

 

 

     Pero la fachada progresista del régimen es hoy incompatible con la realidad política y social del país.

 

 

     Desde que perdió las elecciones presidenciales de 1990, Daniel Ortega imprimió al FSLN una orientación que empujó gradualmente a la derecha la organización revolucionaria que destruyó en una lucha épica a la dictadura de Somoza.

 

 

     Carlos Fonseca Amador (1936/1976), su fundador, fue el ideólogo de la guerrilla; era un marxista creativo y talentoso. Consiguió lo que parecía imposible: unificar las tres tendencias de la organización revolucionaria - la de la Guerra prolongada, la Proletaria y la Tercerista. Obtuvo el apoyo para el combate al somozismo de los sindicatos, la iglesia, los campesinos y los intelectuales liberales.

 

 

     La victoria del FSLN, dirigida por Daniel Ortega y un grupo de comandantes con prestigio internacional, generó una gran esperanza en América Latina.

 

 

      Transcurrida más de una década de la muerte del Che en Bolivia, los sandinistas demostraron que en condiciones excepcionales era posible derrotar y derrumbar regímenes apoyados por el imperialismo a través de la lucha armada.

 

 

      Tuve la oportunidad en 1983 de visitar Nicaragua y de conocer allí a destacados comandantes sandinistas cuando el FSLN movilizaba aun la solidaridad de las fuerzas progresistas de América y Europa.

 

 

     Instalado en el Poder, el FSLN no demostró, desafortunadamente, la lucidez y firmeza de la organización guerrillera.

 

 

     Blanco de una ofensiva permanente del imperialismo estadounidense, que financió y armó los mercenarios contra-revolucionarios, el Frente Sandinista fracasó en la tarea fundamental de construir un modelo de economía de transición, no capitalista, y perdió gradualmente el apoyo de amplios sectores de la población.

 

 

     Cediendo a presiones de Washington, Ortega –contra la opinión de Fidel Castro- convocó elecciones para la Presidencia en 1990. El resultado fue inesperado: la elección de la liberal Violeta Chamorro enmarcó el fin de la Revolución Sandinista.


 

 

    LA CRISIS DEL FSLN

 

 

     El Frente Sandinista entró en crisis después de su alejamiento del Poder. Daniel Ortega volvió a ser candidato a la Presidencia en las elecciones siguientes y perdió de nuevo. Sin embargo su elección en 2006 no sorprendió. Era esperada porque Ortega se había desplazado a la derecha.

 

 

     Algunos de los comandantes más destacados que habían participado de la guerra contra Somoza habían roto con él por la orientación dizque pragmática que el expresidente imponía al partido. Entre otros Ernesto Cardenal, Luis Carrión, Víctor Tirado, Henri Ruiz.

 

 

     Ortega había optado por una política de alianzas incompatible con los principios e ideología del sandinismo.

 

 

     En el ámbito de la «reconciliación nacional» estableció un acuerdo con el ex presidente Arnoldo Alemán, condenado a 20 años de cárcel por corrupción y blanqueamiento de capitales. Alemán había sido, subráyese, un esforzado somozista.


 

 

ROSARIO MURILLO, « LA BRUJA»

 

 

     Fue sobre todo la mujer, Rosario Murillo, que tuvo un papel decisivo en la metamorfosis del dirigente máximo del FSLN.

 

 

      Profesora, escritora, poeta, Rosario, que había sido guerrillera, es una católica fervorosa. Amiga desde la juventud del arzobispo de Managua, defendió siempre la necesidad de buenas relaciones con la iglesia. No dudó incluso en proponer el nombre del arzobispo para Premio Nobel de la Paz.

 

 

     Hizo al marido olvidar que Don Miguel Obando y Bravo había sido admirador de Anastasio Somoza y su colaborador en la lucha contra el sandinismo.

 

 

    Elevado a cardenal, Obando cimentó una íntima alianza con Daniel Ortega cuando este retornó a la Presidencia en 2007.

 

 

     Rosario, reelegida ahora vice-presidente, concentra hoy en sus manos un enorme poder. La familia acumuló una fortuna colosal en negocios oscuros.

 

 

     Tres de los hijos son millonarios. Laureano negoció con China el proyecto de un nuevo canal transoceánico que atravesará Nicaragua del Atlántico al Pacifico, obra faraónica que amenaza arruinar el Canal de Panamá. Juan controla lo audiovisual. Otros de los hijos ganaron millones con la distribución del petróleo barato recibido de la Venezuela bolivariana.

 

 

    Rosario, conocida como «La Bruja», domina la familia y el gobierno.


 

 

    DE HÉROES A GRANDES EMPRESARIOS

 

 

     La crisis del FSLN comenzó con la deserción de Sergio Ramírez Mercado, que fue el vice-presidente de la República en el primer gobierno de Ortega.

 

 

     Sergio, que estudió en Alemania, era un socialdemócrata enmascarado de revolucionario. Escritor de talento, pasó en tiempo mínimo de sandinista a enemigo de la revolución.

 

 

    Posteriormente ocurrieron rupturas más graves. Humberto, el hermano de Daniel, fue durante la lucha armada el principal estratega de la guerrilla.

 

 

     Ministro de Defensa, reformó el ejército y creó la esdrújula doctrina del «centrismo”, incompatible con el programa del FSLN.

 

 

      Recibió la medalla militar de los EEUU. Su adhesión al capitalismo fue rápida. Ganó millones en el negocio de maderas.

 

 

    El ministro de Agricultura de Ortega, Jaime Weelock, es hoy también próspero empresario. Bayardo Arce, otro de los comandantes de la insurrección, también es hoy un hombre muy rico.

 

 

     En México, durante un Seminario Internacional de Solidaridad con las FARC, pregunté a Miguel d’Escoto, ex canciller de Ortega, cómo explicaba que algunos comandantes de la guerrilla habían acumulado grandes fortunas. Su respuesta fue muy breve: «Quizá por haber nacido en una familia abastada nunca sentí la tentación del dinero».

 

 

     Daniel Ortega repite con mucha frecuencia que la situación económica del país mejoró acentuadamente. Es verdad. El PIB debe crecer mas de 4% este año. Pero no dice que Nicaragua recibió durante sus gobiernos 4 800 millones de dólares de organizaciones financieras internacionales tuteladas por EEUU.

 

 

     Daniel insiste en afirmar que practica una política de izquierda y no se abstiene de críticas al imperialismo, mientras elogia a Cuba y a la Venezuela bolivariana. Pero Washington considera inofensiva esa oratoria.

 

 

    Podría concluirse de este artículo que veo con pesimismo el futuro de Nicaragua.

 

 

     Sería una conclusión falsa. La memoria de Sandino, de Carlos Fonseca y de la epopeya de la insurrección que destruyó la dictadura de Somoza permanece viva en el pueblo de Nicaragua. Un día este retomará la lucha rumbo al socialismo, interrumpida por la traición de Daniel Ortega.

 

 

     Soy consciente de que un gobierno de extrema derecha en Managua seria peor que el actual. Pero me repugna la hipocresia de los medios y dirigentes de izquierda que insisten en caracterizar el Gobierno de Ortega-Murillo como revolucionario.

 

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
8 Comentarios
Fecha: Domingo, 10 de junio de 2018 a las 10:31
Nando
El sentido común del Sr Medina es de agradecer. Qué un señor muerto ya escriba del dirigente sandinista semejantes barbaridades ¡sin pruebas! es para morirse de risa y, también, de indignación. Esperamos las pruebas con todo lujo de detalles (fidedignos) para así opinar con conocimiento de causa : menos calumnias a presidentes señalados por el yanqui. Ganas de irritar al personal en una sociedad vacía de contenido, con traidores dentro y fuera de todo tipo de organizaciones y partidos.
Por cierto, entonces ¿alguien puede explicar la desestabilización que sufre el país desde hace semanas y que huele a injerencia con mayúsculas?.
El Canal de Nicaragua es un gran acierto, espero finalice con éxito y traiga prosperidad a tan maltratado territorio.
Fecha: Martes, 22 de noviembre de 2016 a las 11:36
Juan Ramón Medina
De ambos he leído sobre su trayectoria. De Daniel- el que importa- sé que dirigió al FSLN durante la lucha contra la dictadura de Somoza hasta lograr derrotarla militarmente y hacer huir al tirano hacia un exilio que fue su tumba, que resistió con dignidad y valentía la guerra impuesta por el imperialismo, que fue fundador con Fidel y Hugo Chávez del ALBA, que los indicadores económicos, sociales y culturales del país mejoran increíblemente, que mantiene una posición activa de apoyo a los procesos revolucionarios y transformadores de América Latina, ...y mucho más. Todo eso siendo un país pequeño y pobre que conoce el alto precio a pagar por enfrentar al imperialismo.
Sigo sin prueba alguna que demuestre la gran fortuna que dicen que amasa Daniel Ortega. De críticos como Sergio Ramírez sí sé que no le va nada mal gracias a la generosa colaboración del grupo PRISA.
Sí, yo también veo cosas que me gustaría que fueran diferentes, pero no voy a caer en la trampa de una campaña de confusión que percibo como objetivamente reaccionaria y que irá arreciando a medida que avancen las obras de construcción del Gran Canal de Nicaragua. ¿Se duda?
Saludos
Fecha: Viernes, 18 de noviembre de 2016 a las 18:44
Francisco Perdomo
La cuestión, señor Ortega, es que los comunistas hemos aprendido durante mucho tiempo a mantener a nuestros ídolos protegidos en una urna blindada . Tal protección quizá jugó un papel positivo durante otras épocas en las que había que cerrar los ojos fuertemente para poder defendernos de nuestros enemigos, que eran muchos y muy agresivos. Aunque en este acto reflejo podia haber mucho también en nuestro pasado judeo cristiano. Lo peor de esa experiencia es que ha quedado en nosotros una suerte de tic irreflexivo que hace que en determinadas circunstancias se dispare automáticamente nuestros mecanismos de defensa. Pero, como todo en la vida, las experiencias benefactoras de ayer no tienen porque repetirse en cualquier circunstancia . Yo he aprendido a desconfiar, a desconfiar incluso de mí mismo, que no es poco. No me gusta citar a nuestros "santos" pero a veces no hay más remedio. Le recuerdo, señor Ortega, aquella espada flamígera que utilizaba Vladimir Ulianov para poner al descubierto las contradicciones de sus más cercanos camaradas. Por esas horcas caudinas pasaron desde Rosa Luxemburgo hasta el mismisimo Stalin. A veces me pregunto por qué no arraigó en nuestras tradiciones politicas ese rigor intelectual. En medio de esos combates dialécticos, de esa batalla de ideas al fin, se desarrolló la más grande convulsión social que ha conocido la humanidad. Por algo sería. Dos recomendaciones finales: léase el recorrido político del autor del artículo y, luego, consulte la amplia bibliografía que existe acerca de la familia Ortega, su considerable fortuna y la deriva de las revoluciones politicas centroamericanas. Un fraterno saludo.
Fecha: Viernes, 18 de noviembre de 2016 a las 13:49
Juan Ramón Medina
En respuesta cordial a Francisco Perdomo:
Agradezco tanto su estilo respetuoso como su visibilidad en la confrontación sobre este asunto que a ambos nos preocupa. Iré al grano por razón de espacio:
Da usted por cierto que Daniel Ortega amasa una gran fortuna. ¿Se puede demostrar? De Fidel dijo también la revista Forbes algo muy parecido y ya nadie espera, pasado tantos años, que traigan prueba alguna. Se sabe que era mentira, y punto.
No me deja de sorprender que se ponga tanta atención en los defectos del proceso nica y, en cambio, casi pase desapercibido para esa misma izquierda lo que sucede en El Salvador con el FMLN, en la presidencia desde hace bastante años. ¿Será que por ahí no se construye un canal que superará al de Panamá? Es conveniente mirar siempre a los lados cuando se cruza una calle, y no es paranoia sino precaución.
Y con respecto a los trotskos, toléreme usted, por favor, que mire debajo de mi cama cuanto desee. Al fin y al cabo es mi cama ...y son mis trotskos, algunos de ellos hasta amigos. Sé de lo que hablo y yo me entiendo.
Un saludo afectuoso y sincero.
Fecha: Jueves, 17 de noviembre de 2016 a las 20:16
Francisco Perdomo
Tiene usted razón, señor Medina Ortega, en casi todo menos en dos "cosillas". En primer lugar creo que siendo históricamente ciertas las afirmaciones acerca del calvario por el que ha atravesado el pueblo nicaragüense, eso no justifica, sino todo lo contrario, que Daniel Ortega y su familia se hayan convertido en multimillonarios y controlen una buena parte de sectores clave de la economía del país. Y enfatizo: "sino todo lo contrario". En segundo lugar, ciertamente que las comparaciones son odiosas. Lo de "el Coletas" se ve venir, pero lo de Daniel Ortega es ya una evidencia tan sangrante que a personas con nuestra sensibilidad cuando menos debería de irritarnos. Ha sido frecuente en la historia que personajes que en un momento dado jugaron un extraordinario papel, con el paso del tiempo se convirtieron en auténticos traidores. ¿Vale la pena acudir al auxilio de los ejemplos clasicos y recordarle que Plejanov fue un apreciado y valioso maestro de Lenin, y que este último no dudó un solo instante en arremeter contra él con toda su artillería teórica cuando cruzó el Rubicón de la socialdemocracia? ¿Y el renegado Kaustky? Y finalmente, los "troskos" es una fauna por la que no tengo especial aprecio - aunque tampoco desprecio - , fundamentalmente porque sus constantes desvaríos los han llevado en muchas ocasiones alinearse con los que ellos mismos calificaban como enemigos. Pero, por favor, señor Medina, no los busquemos debajo de la cama. Éso es una peligrosa obsesión que puede terminar con nuestra propia salud mental. Un respetuoso saludo.
Fecha: Jueves, 17 de noviembre de 2016 a las 09:02
Juan Ramón Medina
Respondiendo a " asi es".
Nicaragua, un país pobrísimo y con unos pocos millones de habitantes, sufrió durante años una guerra impuesta por los EE.UU. que trajo la victoria electoral de Violeta Chamorro. No siempre se vence aunque se luche para merecerlo.
Viene al caso recordar las palabras de Albert Camus sobre España:
“Fue en España donde mi generación aprendió que uno puede tener razón y ser derrotado, que la fuerza puede destruir el alma, y que a veces el coraje no obtiene recompensa”
Claro que las cosas podrían ir mejor, pero la alternativa al FSLN es hoy -y por mucho tiempo- la bota del imperio. Mira el entorno a Nicaragua y compara con El Salvador, Guatemala u Honduras. Yo prefiero ser ese xxxxxxx que me escupes, sin respeto y desde el anonimato, antes que un comparsa de la reacción. Para eso están ya los "demócratas" como Juan Cruz Ruiz y su amigo Sergio Ramírez & CIA
Y para acabar, comparar a Podemos con el FSLN o a Daniel Ortega con El Coleta es vivir en el mundo de yupi.

http://lospuebloshablan.org/
Fecha: Miércoles, 16 de noviembre de 2016 a las 09:48
asi es
Para troskoladrones los pseudorevolucionarios que se hacen millonarios. Como se puede ser tan xxxxxxx de criticar a PODEMOS aquí y justificar a los ladrones de la piñata sandinista. En fin, a las mariscadas es lo que canta la familia ortega desde hace años, pero algunos"estalinistas" les aplauden, en fin.
Fecha: Martes, 15 de noviembre de 2016 a las 14:00
Juan Ramón Medina
Otra opinión, que me parece más acertada:

http://larepublica.es/por-que-arraso-daniel-ortega-en-las-elecciones-de-nicaragua/9746

¡Ojo, que hay muchos trotsko tapado!



Canarias-semanal.org • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress