Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Miércoles, 19 de octubre de 2016
De la teoría a la práctica en el control de la red

LA DEMANDA JUDICIAL CONTRA UN DIARIO DIGITAL Y EL SOFISTICADO PROCESO DEL CONTROL DE INTERNET

Guardar en Mis Noticias.

     Los periódicos digitales y las redes sociales en particular, e Internet en su conjunto, se están convirtiendo en una amenaza para los poderes constituidos. Contrariamente a lo que sucedía hace 25 años, hoy la información está fluyendo de forma vertiginosa y sin restricciones a través de esas vías.

 

 

 

 

   Por el contrario, la influencia de la prensa de papel cae en barrena. En la actualidad, la prensa escrita sobrevive gracias a las importantes inyecciones multimillonarias de los bancos, de las grandes empresas y de las instituciones del Estado. Los grandes medios, como El País, El Mundo, La Vanguardia, etc., se debaten en una penosa y larga agonía financiera, en la que no solo desciende su número de lectores, sino que, además, desaparecen los dividendos  y centenares de profesionales del periodismo se ven abocados a las filas del paro.

 

 

 

 

       Difícilmente las cosas podían haber sucedido de otra manera. El periodismo de papel ha sido a lo largo de estos últimos 40 años un fiel traductor  del pensamiento de las clases sociales hegemónicas. Para ello, como no podía ser de otra manera, han necesitado recurrir a la distorsión programada y sistemática  de la información, poniéndola al servicio de los intereses coyunturales del momento.  Como antes sucediera con la prensa afín a la dictadura franquista, los medios escritos en España han terminado perdiendo toda credibilidad ante la sociedad.

 

 

 

OBJETIVO: CONTROLAR INTERNET

 

 

 

     De ahí la gran preocupación del poder por los efectos "erosivos"  tanto de la prensa digital como de las redes sociales. Y es que para dominar a una sociedad no basta con mantener bajo control a  la judicatura,   las fuerzas policiales,  las instituciones legislativas o al propio ejército. Más importante que todo eso es el dominio de la información, porque a través de esta se pueden moldear las opiniones y controlar la orientación ideológica de las conciencias.

 

 

 

 

     En el curso de los últimos meses, está  arreciando una intensa campaña por parte del Ministerio del Interior dirigida a la persecución de la libre expresión en las redes sociales y en la prensa digital. Los casos objeto de persecución son selectivamente escogidos por las empresas de radio y televisión,  sujetas, como se sabe, a las exclusivas  licencias otorgadas por el Estado y los gobiernos autónomos. Generalmente se escogen secuencias especialmente sensibles para la opinión pública, como son, por ejemplo, los insultos macabros a un torero  muerto durante una faena taurina, o el caso de un niño afectado por un cáncer, cuya ilusión era ser torero. Aunque se trata ciertamente de expresiones rechazables, pero no punibles,  emitidas de forma individual, la radio y la prensa las convierten premeditadamente en sucesos truculentos en los que se regodean, y a través de los cuales  intentan transmitir a la sociedad la idea de que se hace imperativo  que los poderes públicos puedan "intervenir en Internet".

 

 

 

 

      Una vez cubierta esta primera etapa de "concienciación" social, se ha empezado a abrir una segunda etapa, consistente en blindar informativamente la actuación de los "Cuerpos de seguridad del Estado". Se pone en marcha todo un complejo legislativo a través del cual pueda impedirse la grabación videográfica de los desmanes policiales en el curso de  las  manifestaciones públicas. Ya no se trata siquiera de censurar  la interpretación que nos puedan sugerir determinadas actuaciones policiales, sino incluso se pretende impedir que sean las imágenes grabadas reales  de los hechos las que nos proporcionen su diagnostico. Ello quedó dramaticamente plasmado en la llamada "Ley Mordaza".

 

 

 

DE LA TEORÍA A LA PRACTICA

 

 

     Esta  última etapa está consistiendo en "normativizar", igualmente,  la palabra escrita y trasmitida a través de Internet. Hace tan sólo unos pocos meses un Sindicato policial de Zaragoza,  el CSL-CIPOL, proponía  abiertamente el destino de agentes que específicamente se dedicaran a controlar Internet con objeto de poder detectar "menciones negativas" hacia ese  Cuerpo policial  y que, de esa forma, se pudiera "actuar en consecuencia" (¡sic!).

 

 

     En esa misma línea, el sindicato policial aludido ha dado un paso más. Hace tan sólo unos días procedió a denunciar al digital "Izquierda Diario" por haber publicado un artículo del Secretario General del "Sindicato de Estudiantes de Izquierda", Jorge Remacha, por “calumnias e injurias”.

 

 

 

    En efecto, el CSL-CIPOL, sindicato mayoritario de la Policía Local de Zaragoza, acusó a Jorge Remacha y a "La Izquierda Diario" de “calumnias e injurias graves” por un artículo publicado en este medio  por dirigente estudiantil. En el artículo en cuestión, se informaba de las denuncias de varios casos de violencia policial por parte de la Unidad de Apoyo Operativo (UAPO), de la Policía Local de Zaragoza. En el contenido del mismo, su autor Jorge Remacha, expresaba su opinión política acerca de la necesidad de proceder  a la disolución de esa fuerza.

 

 

 

     Hay que decir que la opinión de Remacha  no expresa solo un punto de vista individual, sino que se trata de una vieja reivindicación  en Zaragoza, formulada por  organizaciones sociales y de Derechos Civiles de la ciudad. Conviene, asimismo, precisar que, curiosamente, tal reivindicación formaba parte también del programa electoral de  "Zaragoza en Común" - la "marca blanca" de Podemos en esa ciudad - con el que ganó las últimas elecciones municipales.

 

 

 

     La veda de caza se ha abierto, pues,  en contra de la prensa digital y las redes sociales. Parece claro que para lograr mantener un flujo informativo sin censuras en Internet, más nos vale mantenernos alerta y expresar nuestra solidaridad con aquellos a los que se pretende silenciar.

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
1 Comentario
Fecha: Miércoles, 19 de octubre de 2016 a las 17:49
El cosquillas
La palabra escrita
vuela por el espacio
y se posa crítica
en un comentario.
El artículo en cuestión
de internet trata
y cuál sería el ca...
que parió la gata.
Nos quieren enmudecer
en un tiempo cercano,
esto parece ser
obra de un ruin gusano.
Libertad atada
y amordazada,
una mala jugada
de las urnas desgraciadas.
En serio va la cosa
de internet controlar,
y el hijo de mariposa
no para de rezar.
Serán muy largos
estos cuatro años;
políticos amargos
de jodienda y engaños.
La oposición
por sistema se opone,
pero al beato ca...
le suda los cojo...
Un ministro meapilas
y un ministerio traidor
el cual se ventila
pedos en so mayor.

Canarias-semanal.org • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress