Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Viernes, 19 de agosto de 2016
El negocio del deporte profesional y la compra de atletas por países del "Primer Mundo"

¿Por quién llora Orlando Ortega, el subcampeón olímpico español”? (Vídeo)

Guardar en Mis Noticias.

El pasado martes, el atleta nacido en Cuba Orlando Ortega Echevarría conquistaba para España la medalla de plata de los JJ.OO. de Río de Janeiro, en la prueba de 110 metros vallas. De inmediato, la prensaespañola lo convertía en un "héroe nacional", mientras que Ortega rechazaba la bandera de su país que le era ofrecida para festejar su triunfo. Pero, ¿qué hay realmente detrás de un sistema en el que atletas extranjeros se convierten en el mayor orgullo para otras naciones?

 

 

  POR JUAN ANDRÉS PÉREZ RODRÍGUEZ/CANARIAS-SEMANAL.ORG.-

 

 

     En 2012 el hoy flamante subcampeón olímpico “español” de los 110 metros vallas, Orlando Ortega Echevarría, vaticinaba un resultado como el que  acaba de conseguir en los Juegos Olímpicos de Río

 

 

     Así lo expresó en una entrevista concedida a la agencia de noticias AP, tras vencer a su compatriota  Dayron Robles, campeón olímpico en Pekín 2008.

 

 

      "Estoy muy emocionado, pensando en Londres. No me obsesiono, pero cuando entreno me motivo pensando: voy a llegar, voy a llegar. Soy joven, no estoy apurado, ni presionado, porque no tengo nada que perder, algún día mi hora va a sonar"- presagió Ortega.

 

 

 

 

"Intentar invisibilizar cínicamente  los

 

verdaderosorígenes  de su aparente éxito

 

personal es un vil engaño que los medios

 

españoles se encargan de reproducir y

 

amplificar"

 

 

 

      El vallista se preparaba entonces en el Estadio Panamericano de La Habana para representar a Cuba en los Juegos Olímpicos de Londres, bajo la pupila Santiago Antúnez, el mejor entrenador del mundo en el 2010, según la Federación Internacional de Atletismo.

 

 

 

      Como se conoce, el martes Orlando Ortega, el velocista “español” o "hispano-cubano" -apelativo que también emplean los medios-,   ganó la medalla de plata en la prueba de 110 metros vallas de los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro, por detrás del jamaicano Omar McLeod.

 

 

 

      En sus palabras de agradecimiento -ampliamente difundidas- destacan dos “perlas” que vale la pena comentar. La primera de ellas con manifiesto carácter político.

 

 

 

        Envuelto en la bandera monárquica, y entre incontenibles sollozos, Ortega dijo a RTVE “que no negaba sus raíces cubanas, pero se declaraba español con gustos españoles”.

 

 

 

     Y añadió, "me ofrecieron la bandera de Cuba, pero yo quería la de España".

 

 

      Este fue el broche final de los agradecimientos que Orlando Ortega prodigó a España -por "la oportunidad” y la confianza”-, a la Real Federación Española de Atletismo, a su  familia y a su club en España por “todo el apoyo recibido en este tiempo”.

 

 

     Sus emocionadas palabras quizá sonaran muy bien ante la audiencia, pero resultan infames.

 

 

      Que se negara en la celebración a llevar también la bandera del país que lo vio nacer podría considerarse una cuestión de “conciencia”.

 

 

       Sin embargo, intentar invisibilizar cínicamente  los verdaderos orígenes  de su aparente éxito personal es un vil engaño que los medios españoles se encargan de reproducir y amplificar.

 

 

"Nadie nace siendo deportista de élite. Se

 

llega a serlo como resultado de un trabajo

 

colectivo y consciente que, en el caso de

 

Orlando Ortega, tiene como génesis la

 

prestigiosa  "Pirámide Deportiva" cubana"

 

 

 

       “Miden todos más o menos 1,85 metros y gastan cuerpos estilizados y musculosos, producto de sus entrenamientos y de sus genes. Son de lo mejor del atletismo mundial y han nacido en Cuba, aunque ahora son españoles o quieren serlo y ganar medallas bajo nuestra bandera”- escribió el “otrora prestigioso” periodista deportivo del diario El País, Carlos Arribas (*)

 

 

 

    Sin embargo, lo cierto es que  nadie nace siendo deportista de élite. Se llega a serlo como resultado de un trabajo colectivo y consciente, que en el caso de Orlando Ortega, como en el de muchos otros atletas cubanos que hoy compiten para otros países,  tiene como génesis la prestigiosa  "Pirámide Deportiva" cubana. Un sistema  nacido con la Revolución y que se desarrolla con un equilibrio  entre la iniciativa y la participación individual y colectiva, con el imprescindible apoyo del Estado cubano.

 

 

 

  En ese marco, y a pesar de los escasos recursos económicos de un país bloqueado, todo cubano tiene la posibilidad real de practicar deportes de forma gratuita sin distinción de edad, género, raza, creencias religiosas o filiación política. Desde el deporte recreativo al alto rendimiento.

 

 

 

        Para que se tenga una idea de la eficacia del sistema deportivo del país caribeño, basta recordar que en los Juegos Olímpicos de Tokio 1964 Cuba ganó una medalla de plata en atletismo; en México 1968, cuatro; en Montreal 1972 13 y en Moscú 20. Una década después, en Barcelona 92, la delegación cubana se hizo con 31 medallas.  No por casualidad Cuba se encuentra entre los países más medallas por habitantes, con una población de tan solo doce millones de personas.

 

 

    Una rápida comparación:

 

 

   En la lista de países con mayor número de medallas por habitantes Cuba ocupa el puesto 14, Estados Unidos el 37 y España el 57. En el ranking de oros por habitante Cuba se sitúa en el lugar 13, Estados Unidos en el 23 y España en el puesto 48.

 

 

 

       Desconocemos los motivos por los cuales Orlando Ortega decidió venir a España, pero el factor económico que se trata de solapar con buenas palabras es casi una constante en estas historias de “hombres hechos a sí mismos”. Detrás del deseo de obtener medallas recurriendo a deportistas de otros países se encuentra el rentable negocio  del robo de talentos deportivos y científicos que el llamado Primer Mundo succiona, como tantas y tantas mercancías surgidas aparentemente de la nada absoluta.

 

 

 

 

"Detrás del deseo de obtener medallas

 

recurriendo a deportistas de otros países se

 

encuentra el rentable negocio  del robo de

 

talentos por parte de los países del llamado

 

Primer Mundo"

 

 

 

  La segunda de las joyas con las que el vallista "hispano-cubano” obsequió al público  llegó después de referirse a sí mismo en tercera persona.“Orlando no tiene límites”- expresó.

 

 

        "Estoy seguro –añadió- de que van a venir muchos más éxitos. Quiero seguir adelante, dando lo mejor de mí en cada carrera, esto es el comienzo de un gran momento del atletismo español".

 

 

       Sin quererlo, tal vez, hablaba del jugoso negocio del deporte profesional. Lo cierto es que en España no existe un sistema deportivo unificado -independientemente de los criterios utilizados al hacer referencia al ámbito territorial-, de naturaleza pública o privada.

 

 

     Cuando se expresa de esta forma, Ortega ignora que lo que formalmente se denomina “sistema deportivo español” -en el que se encuadra el atletismo- se rige por  decisiones que trazan los agentes económicos, los grandes medios de comunicación, las multinacionales, las marcas deportivas y el sector financiero.

 

 

       En la sociedad española es escaso el porcentaje de población que practica una actividad física con asiduidad. Los datos indican que solo 2 de cada 10 personas  lo hacen regularmente.   Además, y al contrario de lo que sucede en Cuba, en este país europeo las barreras económico-sociales imposibilitan la práctica de la actividad física y el deporte a mujeres, personas mayores y ciudadanos con bajos niveles educativos o con escasos ingresos.

 

       Este es el sistema al que el corredor Orlando Ortega afirma “deberle todo”, y en el que resulta más rentable  adquirir atletas de alto rendimiento perfectamente formados en países empobrecidos, que formarlos desde la base, como la que sí desarrolla Cuba y que permitió a Ortega convertirse en el deportista que es hoy y obtener la medalla olímpica.

 

     Eso es lo que, “ingenuamente”, el corredor llama “oportunidad” y lo que, con lágrimas en los ojos, agradece de corazón a quienes le han comprado para que represente al Reino de España.

 

 

 

(*) http://ciclismo2005.com/2013/12/cualquier-parecido-con-la-realidad-no-es-este-caso-coincidencia-sino-eso-pura-realidad/

 http://ciclismo2005.blogspot.com.es/2007/03/carlos-arribas-se-quita-la-careta.html

 

 

 

VÍDEO: El llanto y los "olvidos" de Orlando Ortega

 

 

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
7 Comentarios
Fecha: Martes, 23 de agosto de 2016 a las 17:43
Lorena
Es un gusano imbecil, que trabaja para las grandes transnacionales deportivas que venden pan y circo y son comecocos del pueblo alienado, el mismo esta alienado... Y me parece increíble que "los deportistas" se presten a esto, llámense olimpiadas, campeonatos de futbol y otros variados espectáculos masivos que se suceden unos detrás de otro y que forman parte de la sociedad del "evento feliz" y el consumo a destajo...el tipo es un imbecil pero su público no lo es menos... Y se nota, frente al espectáculo vergonzante de la "democracia española", no se mueve nadie... pero de seguro los estadios y conciertos estan repletos, así como también hay abundancia de llorones acomodaticios en espera de milagros
Fecha: Lunes, 22 de agosto de 2016 a las 02:31
Nando
Dice aristi que en Cuba había indígenas y desaparecieron, pero no dice quienes los hicieron desaparecer.. les dejamos esta info para que sepa argumentar mejor:

http://lanacionweb.com/cultura/los-tainos-el-pueblo-indigena-que-apenas-dejo-rastro-en-cuba/

https://descubriramerica.wordpress.com/los-arawacs-pobladores-de-america/los-indios-y-la-colonizacion-del-caribe/
Fecha: Domingo, 21 de agosto de 2016 a las 12:12
Fernandel
Importante e interesante reportaje. Como los medios españoles no lo van a hacer, nosotros debiéramos darle publicidad.
Fecha: Sábado, 20 de agosto de 2016 a las 23:05
aristi rodriguez
Lamento decirte que en Cuba aunque seas el mejor del mundo en lo que haces si no estas con la revolución no te llevan ni a las municipales. Fíjate en Pablo Lara que era el mejor del mundo en alterofilia y cuando se manifestó en contra de la revolución . Jamás pudo competir . Soy cubano y español creo que puedo hablar porque tengo en este caso la particularidad de estar en la misma situación del atleta. A este hombre quizás no se le recuerde por sus logros aquí en España . Como dicen . Pero hay que respetar su decisión y nadie puede ni tiene el derecho de repocharle absolutamente nada de lo de lo que ha manifestado. Si quiso representar a España en lugar que Cuba es porque lo ha sentido de esa manera .sino todos los que tenemos doble nacionalidad seríamos traidores.también recordar que nuestros padres y abuelos en Cuba fueron o españoles o africanos. Porque lamentandolo mucho en Cuba habían un puñado de indígenas y desaparecieron . Y teniendo en cuenta la trayectoria deportiva cubana .en la época de Fidel fue un éxito . Pero en la actualidad deja mucho que desear . Ah y muchas felicidades para los,atletas españoles y cubanos que tanta alegría nos han dado por esas medallas.
Aristi
Fecha: Sábado, 20 de agosto de 2016 a las 19:41
cesar morion
todos los paises utilizan a los deportistas como una forma de darse prestigio, importancia, de otorgarse valor independientemente de su contribucion al exito de cada individuo particual.
Lo que se obvia, es que siempre se ha hecho, y se ha hecho igualmente con los artistas, cientificos, o cualquier persona de relieve internacional, incluso si no lo merecen, con tal de obtener un beneficio economico y medaitico. De hecho, todo el mundo usa a sus grandes personaje, que ya no pueden protestar y los convierte en geniales, los construye y deconstruye, los aumenta y disminuye a su antojo, aunque estos no sean casi nunca representativos realmente de nada particularmente propio de la nacion de la que vienen, o del individuo que llena su boca de ajeno orgullo con su nombre.
Decir que unos paises lo hacen mas que otros es más que contrevertido ademas de ser probablemente imposible de constatar, la unica verdad de este articulo es que España lo hace, y de un modo excepcionalmente descarado no que no lo hagan todos los paises de un modo u otro. El deportista que elige otra bandera evidentemente tambien usa al estado que cree le da más por ello, y en eso no tiene nada de tonto.
Fecha: Viernes, 19 de agosto de 2016 a las 01:12
Sancho
"No tengo nada que perder" dice... "no tengo nada que perder" dice el pobre sujeto.
Fecha: Viernes, 19 de agosto de 2016 a las 01:00
Leocadio
Este pobre hombre reniega de la bandera cubana y lo que cogió fue la bandera de la Marca-España... queda retratado como una completa cagarruta moral y mercenaria. También dice que "su hora va a sonar algún día"... lo que le va a sonar es una tremenda pedorreta directo al basurero de la historia. El tiempo pone a cada uno en su sitio, probablemente le veremos algún día no muy lejano sufriendo un desahucio o vendiendo pañuelos en algún semáforo del Reino de Marca-España. Lamentable la "hazaña" de este muchacho tan "deportista".

Canarias-semanal.org • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress