Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Jueves, 14 de julio de 2016
"Todos las conquistas son revertibles en el derecho burgués, si la correlación de fuerzas no permite defenderlas"

¿Realmente se cambia la sociedad con el Derecho y en las instituciones?

Guardar en Mis Noticias.

Los escasos derechos que aún tienen los trabajadores con empleo, por formales y limitados que parezca, han sido conquistas arrrancadas a sangre y fuego por las luchas centenarias de los asalariados y no - escribe nuestro colaborador Juan Andrés Pérez Rodríguez - concesiones ofrecidas por los patrones graciosamente o alcanzadas mediante la "concertación social" con los sindicatos del sistema (...).

   POR JUAN ANDRÉS PÉREZ RODRÍGUEZ/CANARIAS SEMANAL.ORG

 

  Los escasos derechos que aún tienen los trabajadores con empleo, por formales y limitados que parezca, han sido conquistas arrrancadas a sangre y fuego por las luchas centenarias de los asalariados y no concesiones ofrecidas por los patrones graciosamente o alcanzas mediante la "concertación social" con los sindicatos del sistema. 

 

 

       Sin embargo, en la práctica todo el Derecho Civil burgués encierra una profunda trampa que lo deja sin efectos reales. Estas conquistas recogidas en la legislación son siempre revertibles, y se mantienen únicamente cuando la organización consciente de las clases trabajadoras garantiza una correlación de fuerzas que permita defenderlos.

 

 

  El derecho a huelga, sin ir más lejos, existe en la mayoría de las legislaciones burguesas. Sin embargo,  su ejercicio se ve perfectamente  restringido con la implementación de un sin número de regulaciones, servicios mínimos "excesivos", etc.,  que terminan vulnerándolo en la práctica.

 

 

 

    Esto es, por ejemplo, lo que está ocurriendo en Colombia, donde su presidente, Juan Manuel Santos, amenazó el  jueves con imponer multas y sanciones contra los camioneros que continúen con el paro que por 38 días llevan realizando. 

 

 

 

     Como no ha sido una manifestación puntual y pasajera, sino que ha terminado por  afectar a las exportaciones  y provocando  desabastecimiento de alimentos en el país, el ejecutivo de Santos determina, arbitrariamente, que  los huelguistas están haciendo un “mal uso o abuso” de su derecho a la huelga.

 

 

 

    En ese sentido, Santos anunció también  otras medidas, entre las que se incluyen la inmovilización y cancelación de las licencias de operación de los camiones, la habilitación temporal de vehículos particulares para transportar carga y el establecimiento de un centro logístico para facilitar el movimiento de los productos.

 

 

 

    Al mismo tiempo, Santos ha ordenado  duplicar el número de efectivos de la policía que controlan los bloqueos y las manifestaciones en las carreteras del país andino, pasnado éstos de 25 mil  a 50 mil.

 

   

   Como se recordará, los transportistas colombianos vienen exigiendo  incrementos de las tarifas de carga, reducción de los precios de los combustibles, los peajes y un programa para retirar de circulación los camiones “viejos y obsoletos”.

 

 

 

   En cualquier caso, con esta huelga salen a la luz, una vez más, cuestiones clave acerca de  los límites del derecho burgués en la lucha  de los trabajadores por su emancipación, que rigen de idéntica manera en todos los países capitalistas.

 

 

   Al contrario de lo que aseguran los "reformistas" socialdemócratas, no es en "las instituciones donde se cambian las cosas", ni se puede confiar el desenlace de la lucha de clases a una legalidad que quienes detentan el poder modificarán a su antojo siempre que sus propios intereses  lo requieran.

 

 

 

  Caer en la trampa de este fetichismo legalista, absolutamente desmentido por la historia, implica transitar por una senda marcada por el enemigo y que conduce a perder, incluso, los derechos considerados más elementales. Justamente lo que viene sucediendo desde hace muchas décadas, con las consecuencias que hoy padecemos, en el Estado español y el resto de países de la Unión Europea.

 

 

 

 

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
2 Comentarios
Fecha: Lunes, 18 de julio de 2016 a las 10:56
cristino
En las INSTITUCIONES EUROPEAS NO se daran CAMBIOS, ni tan si quiera en sus MARCOSLEGALESCONSTITUCIONALES, ya que el objetivo de éstos mismos es PERPETUAR a la casta EXPLOTADORA-CAPITALISTA. Es la Union de los Capitalistas Europeos ( U.E.C), y nosostros somos la Unión de Obreros Europeos Explotados (U.O.E.E), engolosinados con la mentira del Estado del Bienestar.
Salud y República
Fecha: Domingo, 17 de julio de 2016 a las 15:51
Fifo
Efectivamente, argumento muy contundente que nos conduce a Rosa Luxemburgo en “REFORMA O REVOLUCIÓN”.

Canarias-semanal.org • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress