Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Lunes, 30 de mayo de 2016
Una tendencia inherente al desarrollo del sistema

¿POR QUÉ EL CAPITALISMO GENERA NECESARIAMENTE DESEMPLEO? (VÍDEO)

Guardar en Mis Noticias.

La capacidad para crear empleo del capitalismo es cada vez más reducida. Por mucho que los políticos institucionales realicen continuas promesas sobre sus supuestos planes para reducir el paro, lejos de crearse se sigue destruyendo trabajo (...).

  Por JULIO ANDRÉZ CAPEY / CANARIAS-SEMANAL.ORG.-

 

 

   La capacidad para crear empleo del capitalismo es  cada vez más reducida. Por mucho que los políticos institucionales realicen continuas promesas sobre sus supuestos planes para reducir el paro, lejos de crearse se sigue destruyendo trabajo.  Y ello es así porque, la propia dinámica de desarrollo del sistema conduce a sustituir paulatinamente la mano de obra por una maquinaria cada vez más sofisticada, reduciendo así sus costes de producción.   

 

 

    Esto es lo que ha hecho, básicamente, la multinacional de comida rápida Wendy's Para compensar los costes que ha supuesto para la empresa la subida del salario mínimo en EE.UU., sus dueños decidieron prescindir de una parte de su plantilla, sustituyéndola por pantallas táctiles de autoservicio en sus 6.000 establecimientos.

 

 

   Algunas franquicias, de la multinacional también han aumentado los precios para mantener suficientemente alta su tasa de beneficio. No obstante, apostarán de todas formas  por la tecnología para reducir los gastos derivados de la fuerza de trabajo.

 

 

   Con este medida, Wendy's sigue el camino abierto anteriormente por McDonald's, que ya había implantó el autoservicio en algunos establecimientos para reducir costes.

 

 

   La tendencia tiende a imponerse en todo el sector. En California, por ejemplo, hay 258 franquicias de Wendy's donde el salario mínimo permanece de momento en 10 dólares por hora, pero está previsto que aumente gradualmente hasta los 15 dólares.  Lo mismo sucede  en Nueva York, donde el 75% de los restaurantes Wendy's son franquicias y en los que el salario mínimo pasará de 10,50 a 15 dólares.  

 

 

      En 1997, en un artículo del Financial Times, el economista jefe de la banca de inversión Morgan Stanley, S. Roach, sostenía que para hacer realidad las "fantasías" de la creación de empleo se requerirían grandes inversiones de capital, que los capitalistas no se habían atrevido a hacer.

 

 

    La realidad, no obstante, nos muestra que el problema no depende de la "buena voluntad" o la "falta de confianza" de los capitalistas para invertir.  Dentro del capitalismo -con reglas o sin ellas- no existen posibilidades materialmente objetivas para resolverlo.

 

 

       Según descubrió  Carlos Marx en sus estudios de Economía Política, cuando una nueva tecnología se generaliza en una rama de la producción se producen más bienes.  Sin embargo, no se genera más valor por hora de trabajo, ya que la innovación tecnológica se realiza disminuyendo la fuerza de trabajo humana.  Aumenta así la llamada composición orgánica del capital; pero disminuye la plusvalía relativa obtenida por trabajador y la creación de valor que procede de esta.

 

 

        Marx denominó composición orgánica del capital a la proporción entre capital constante y capital variable.  Es decir, a la proporción entre la cantidad invertida en  maquinaria, tecnología, etc.,  y la cantidad de mano de obra empleada.  Con el desarrollo del capitalismo y el aumento de la acumulación de capital crece sin cesar la composición orgánica del mismo y disminuye la parte correspondiente al capital variable.  De esta forma, se crea una población sobrante o superpoblación relativa.  Una parte de las clases trabajadoras resulta "sobrante" respecto a lo que requieren los capitalistas. Esta es la  causa principal de la formación de lo que se denominó "ejercito industrial de reserva" bajo el capitalismo, y de que no sea posible en este sistema alcanzar el pleno empleo.

 

 

    Desde las postrimerías de los años 60 y comienzos de la década siguiente, el sistema capitalista padece una crisis de acumulación provocada por la combinación de dos factores económicos íntimamente relacionados.  El aumento de la composición orgánica del capital  y la persistente caída de la tasa de ganancias, lo cual ha generado unas dinámicas con las que se pretende aumentar los beneficios que, en lugar de crear empleo, lo destruyen.

 

 

   La clase capitalista, mediante la tecnología y la aceleración del proceso productivo de mercancías, ha podido alcanzar el mismo nivel de producción con 10 millones menos de trabajadores de los que empleaba antes de la crisis, según plantea Fred Golstein.

 

 

   De acuerdo con varios analistas, en las próximas décadas, entre el 40 y el 50% de los trabajos desaparecerán y serán automatizados.  Entre otros se señalan “al comercio y a los trabajos de oficina”.

 

 

VÍDEO RELACIONADO:

 

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
Canarias-semanal.org • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress