Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Miércoles, 20 de enero de 2016
A propósito de la empresa que comercializa muñecas sexuales que representan a niñas

¿NEGOCIAR CON LA PEDOFILIA ES "LEGAL Y ÉTICO"?

Guardar en Mis Noticias.

[Img #42760]

 

 

   Por JULIO ANDRÉS CAPEY / CANARIAS-SEMANAL.ORG.- Los titulares de prensa parecen ignorar la gravedad del más reciente escándalo relacionado con la pedofilia. El protagonizado por  una empresa japonesa que vende muñecas sexuales que representan a niñas para pedófilos y que, además, lleva diez años lucrándose con este “negocio”.

 

 

   Según se ha dado a conocer, la empresa creó y comercializó unas muñecas de silicona de gran realismo, con formas de niñas de hasta cinco años de edad.

 

  Tardíamente, la prensa se ha hecho eco de este caso, generando un escándalo que ha obligado a salir a la palestra al fundador de la compañía, Shin Takagi.

 

 

   Takagi defiende su negocio como una manera de ayudar a gente para que "exprese sus deseos (pedófilos) legal y éticamente". Conforme a su criterio, “no merece la pena vivir si tienes un deseo reprimido".

 

 

   En un alarde de cinismo, Shin Takagi sostiene que su idea sirve para evitar ataques reales a menores: "A menudo - afirma el empresario japonés - recibo cartas de clientes. Me dan las gracias por mis muñecas, que les sirven para no cometer un crimen".

 

 

   Entre su clientela – ha declarado- "hay médicos, profesores e incluso famosos".

 

   El tratamiento que los medios corporativos  han realizado de esta noticia, se limita a presentarla como un caso "controvertido" más, relacionado con las  “rarezas sexuales” de ciertos pervertidos.

 

   Sin embargo, la pedofilia quizá sea uno de los problemas más graves que enfrenta la sociedad e instituciones tan antiguas como la Iglesia Católica.

 

   La ley del silencio, el miedo y los tabúes ocultan la verdadera magnitud de tan terrible flagelo social.

 

   Hoy se conoce, por ejemplo, que en Internet se oculta una comunidad pedófila que refuerza su conducta en ese ámbito virtual, pero que se nutre de abusos cometidos con menores realmente.

 

   Al no rechazar tajantemente que se permita convertir la pederastia en negocio, los grandes medios contribuyen a la banalización del problema.    

 

   De acuerdo al, psicólogo y sexólogo de la Universidad de Toronto, Michael Seto, "sucedáneos" como los ofrecidos por la empresa japonesa de Shin Takagi pueden "agravar en muchos casos el  sentimiento de frustración de los pedófilos", si bien matiza que para otros, en efecto, puede "reducir su necesidad de buscar pornografía infantil o sexo real con menores".

 

   Sea como fuere, resulta preciso preguntarse ¿por qué se reproduce con tanta virulencia, sobre todo en una sociedad con libertad sexual, el fenómeno de la pedofilia?

 

    En una cultura hedonista como la capitalista, en la que todas las relaciones son instrumentales,  no es extraño que se llegue a trivializar las relaciones sexuales con niños pequeños.

 

   Recuerde en este momento, ¿cuántas modelos consagradas han comenzado sus carreras siendo menores de edad e interpretando papeles para el público heterosexual masculino? Naomi Campbell, Kate Moss o Linda Evangelista comenzaron sus carreras en las pasarelas siendo aún adolescentes.

 

   Y los medios comerciales muestran con toda  “naturalidad” concursos de niñas modelos con comportamientos adultos, e incluso haciendo guiños sexuales.

 

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
3 Comentarios
Fecha: Jueves, 21 de enero de 2016 a las 12:59
Tacuara
Un asco, como el manga y el hentai u otros comics xxx que promueven este tipo de conductas. Como es un muñeco no pasa nada, como es un dibujo que consideran arte tampoco pasa nada (los dibujos de las pin ups [pero eran modelos adultas] ligeritas o sin nada de ropa, se hicieron para saltarse la ley de censura de los años 50 y 60 porque era arte) Sexualizar niñ@s en concursos de belleza y propagandas, una gracia; ¡¡¡y como vende!!! hala !!!, ¡¡¡después se sorprenden cuando aparecen nuevos casos de pedofilia !!!
Fecha: Miércoles, 20 de enero de 2016 a las 13:48
El esperanzado
<<...la pedofilia quizás sea unos de los problemas más graves que enfrenta la sociedad e instituciones tan antiguas como la iglesia católica>>. Esto es para caérsele la cara de vergüenza a cualquier cura. El resultado de reprimirse a ellos mismos, desechando el matrimonio o la pareja heterosexual, es el abuso sexual a menores y no se han andado con muñecos-as de silicona. Y luego predican, en sus mandamientos cogidos de la religión judaica, << no cometerás actos impuros>> y hacen un bastión de la pureza, virginidad y pulpos a la vinagreta.
Fecha: Miércoles, 20 de enero de 2016 a las 07:58
Cristino
genial articulo, ya que da en una de las claves sociales de la pedofilia como es la de la "banalizacion y trivializacion del abuso infantil". Por medio de la cultura instrumentalizada se justifica el horror realizado con niños/as y hasta resulta rentable económicamente. Se negocia con la infancia y se la mancilla y quien lo hace tiene y detenta el poder.

Canarias-semanal.org • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress