Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Miércoles, 2 de diciembre de 2015
"Hoy como antaño, condenan o premian al mensajero"

Falciani y Birkendeld: ¿Héroes o instrumentos?

Guardar en Mis Noticias.

 

 

 

     Por JUAN FRANCISCO RAMÍREZ / CANARIAS-SEMANAL.ORG.- A modo de introducción, hemos de explicar que, desde la más remota antigüedad, se tiene constancia histórica de la existencia de una costumbre, ampliamente extendida, consistente en tomar represalias, inclusive quitando la vida, contra aquellos mensajeros portadores de malas noticias o mensajes indeseados para el poder al que iban destinados, en lugar de castigar al causante o autor; mientras que, caso de ser portadores de buenas nuevas, se les agasajaba conforme a los usos de cada época. Vistos los actuales acontecimientos al respecto, podremos afirmar sin temor a errar que, de una u otra forma, la costumbre de castigar o penar al mensajero (denunciante) continúa aplicándose. En esta ocasión, vemos lo hechos respecto de las prácticas de tipos delictivos referidos a la evasión de capitales e impuestos en relación con el blanqueo de capitales. Tal ha sucedido con la condena del denunciante (mensajero) Hervé Falciani, al que la Justicia suiza ha decidido condenar en lugar de elogiar. Como colofón, evocar la obra “Antígona” de Sófocles (422 a.C.); Guardián: “…nadie gusta de un mensajero que anuncia malas noticias”.

 

 

  El 27 de noviembre de 2015, diferentes medios de comunicación vertían una noticia que resulta bastante polémica. Se trata de la condena impuesta a don Hervé Falciani (en rebeldía), por parte del Tribunal Penal Federal en Bellinzona (Suiza), por haberse atrevido a revelar una larga lista de cientos de miles de evasores, compuesta por ciudadanos de diversos países. Esos evasores tenían el dinero depositado en una banca Suiza (HSBC) de Ginebra. El Tribunal suizo ha terminado condenando al “mensajero” a una pena de cinco años, itero, por osar descubrir a los evasores fiscales. De ahí el título de la presente exposición. No obstante, dicha sentencia puede ser recurrida ante el Tribunal Federal de Lausana, la más alta instancia judicial de Suiza (1).

 

 

     Centrando el examen de la cuestión aquí expuesta, hemos de profundizar en el estudio del denominado caso Falciani (HSBC), junto al Birkenfeld (USB); ambos con origen en Suiza, de manera cronológica. Podríamos comenzar afirmando que el hecho de derribar el secreto bancario suizo, que tiene su génesis tras los trágicos acontecimientos del 11 de septiembre; obligaría a cambiar las reglas de control bancario. Abajo se transcriben los siguientes datos, ofrecidos a través del digital SWI swissinfo.ch (2), y otros medios informativos en Internet (3):

 

  1. Junio de 2007; salta a la luz el escándalo del banco USB suizo. Estados Unidos, por medio del Internal Revenue Service (IRS), agencia federal del Gobierno de los EEUU encargada de la recaudación fiscal y del cumplimiento de las leyes tributarias, dentro del Departamento de Tesorería estadounidense, IRS, comenzó a investigar al banco suizo USB, por presunta complicidad con millares de clientes a los que animó a evadir al fisco americano en los cinco años previos.
  2. Mayo de 2008. Curiosamente, un ex empleado del USB, Bradley Birkenfeld, ciudadano estadounidense, fue acusado por las autoridades de los EEUU.
  3. Febrero 2009. USB acepta pagar en concepto de multa la cantidad de 780 millones de francos suizos, a fin de evitar juicios penales, facilitando información de los clientes solicitada por los EEUU.
  4. Abril de 2009. El Ministro de Finanzas y Presidente, Hans Rudolf Merz, pidió de manera expresa al Gobierno de EEUU (Barack Obama), que cerrará el expediente del USB. A cambio, Suiza se comprometía a flexibilizar el secreto bancario.
  5. Mayo de 2009. El Gobierno suizo pidió, directamente, a la justicia de EEUU, que rechazará la solicitud instada por el IRS, para revelar la información confidencial de 52.000 clientes del USB, sospechosos de evasión.
  6. Julio de2009. Se llega a un pacto bilateral (Suiza-EEUU), anunciado el 19 de agosto.
  7. Agosto de2009. Tras el pacto entre Suiza y EEUU, según el cual Suiza aceptó revelar el nombre de 4.450 clientes americanos de USB; un juzgado federal del Estado de Florida condenó al informador estadounidense Mr. Birkenfeld a tres años y cuatro meses de prisión. (4); Bradlye Birkenfeld se declaró culpable de conspirar para defraudar a Estados Unidos el 19 de junio de 2009, al ayudar a un magnate inmobiliario estadounidense a crear corporaciones y entidades fantasma para ocultar 200 millones de dólares en activos de las autoridades tributarias. (5).
  8. Septiembre de 2012. El IRS anuncia que se recompensará con 104 millones de dólares al Sr. Birkenfeld, como premio por descubrir a los evasores fiscales. (6).
  9. Abril de 2013. Según Falciani, EEUU le aviso, “vete a España tu vida corre peligro”. (7).
  10. Marzo de 2014. EEUU dispone una recompensa para el que denuncia el fraude fiscal. (8).

 

   En consonancia, conforme a los datos detallados anteriormente, ordenados cronológicamente, podemos ver como en 2008 se producía otra denuncia de evasión fiscal, en esta ocasión de la banca suiza HSBC con sede en Ginebra, destapándose un caso de mayor envergadura, si ello fuese posible, que el acaecido en 2007, con otro ex empleado Birkenfeld (USB). Nos referimos al denominado caso Falciani (HSBC) en 2008. Cabría cavilar sobre dichos acontecimientos:

 

  1. La fecha de los hechos se localiza en el año 2008. Curiosamente, un ex empleado, en este caso un informático, al servicio de otra entidad bancaria suiza ubicada en Ginebra (HSBC), descubre otro enorme caso de evasión fiscal.
  2. ¿Alguien en su sano juicio arriesgaría perder un gran empleo, enfrentándose a un futuro incierto plagado de dificultades de toda índole, a cambio de nada?
  3. Columbrando el entresijo del atrevido ex empleado, no queda por menos que creer que, o bien se trata de un verdadero Quijote o, por el contrario, lo tiene estudiado todo; además  de saberse protegido y recompensado a cambio de su relevante información.
  4. Otro detalle a tener en consideración. El propio Sr. Falciani dijo, en su momento, que EEUU le avisó que su vida corría peligro, recomendándole que se refugiase en España.

 

     Tras lo expuesto, centraremos la cuestión en el caso FALCIANI. Todo comenzó el año 2008, cuando don Hervé Falciani (el mensajero), ex empleado informático del HSBC (banca suiza) con sede en Ginebra, tuvo el “iluminado”  atrevimiento de mostrar al mundo los entresijos que existían tras muchos adinerados del mundo, que depositaban sus capitales en HSBC Private Bank (Suisse) de Ginebra; dicho “mensajero” había puesto al descubierto una larga lista de más de cien mil evasores fiscales, procedentes de diversos países. No obstante, reiterar que no fue el primer informador o mensajero, tal como exponemos.

 

    Ante tamaña osadía, los poderes clásicos, inmediatamente, se soliviantaron exigiendo la condena del atrevido denunciante (mensajero); el  cual se permitió la licencia de mostrar al mundo lo que se esconde tras ostentosos y pesados cortinajes tejidos ex profeso, a encargo de algunos poderosos acaudalados, al objeto de precaver sus fortunas de las insidiosas miradas del vulgo. Por tanto, lo que se había atrevido a hacer el Sr. Falciani era un pecado muy grave cara a los evasores fiscales, pues no se podía transigir con tal tipo de comportamientos osados y perjudiciales; ya que, de cundir el ejemplo, la elite de evasores fiscales podría verse obligada a cambiar sus dineros a otros nichos o nidos más aptos de albergar a los agiles, pulcros, legítimos y honestos caudales de tan probos y/o dechados ahorros; el eliminar los cortinajes tan laboriosamente colocados, en el ideario o imaginario de un evasor que se precie, jamás debería resultar permisible.

 

    Cómo puede pretenderse que los grandes evasores que, idealmente, tratan de evitar que sus  ímprobos esfuerzos para acumular capitales, mediante la práctica de exquisitas técnicas de “bisturí fiscal”, tendentes a evitar el pago de impuestos, según ellos, indebidos; habiendo confiado sus montantes a escogidas entidades bancarias ubicadas en países estratégicos, desde un punto de vista económico; bancos de probada solvencia, seriedad e integridad contable, que les habrían venido ofreciendo la seguridad de sus cajas; las cuales evitaban, presuntamente, que esos capitales estuviesen expuestos a la voracidad inmoderada, según su ideario, de sus respectivos sistemas fiscales nacionales.

 

    En definitiva, el Sr. Falciani, fue perseguido por su falta de fidelidad, respecto a la obligación de guardar el debido secreto respecto de los conocimientos a los que tuvo acceso en el desarrollo de su actividad laboral; eso, para el empleador,  resulta una falta no apropiado ni permisible; ya que, el Sr. Falciani, tenía un contrato con las condiciones que, presuntamente, debió de aceptar en su día libremente; por tanto, pudiera considerarse violentada la confidencialidad a la que, presuntamente, se habría comprometido con su empleador.

 

    Dicho lo antecedente; cabría ponderar cuál es el bien a salvaguardar, es decir, fidelidad debida a su patrón, o la obligación de cualquier ciudadano ante el conocimiento de un acto delictivo, por cierto viene obligado por ley, de manera ineludible, a efectuar la preceptiva denuncia.  Es más, las autoridades responsables correspondientes en el caso concreto expuesto, deberían proteger de manera integral al denunciante (mensajero); a fin de cuentas, el bien primordial a salvaguardar es el de la sociedad en su conjunto sobre cualesquiera otros intereses de carácter privado; la evasión del pago de impuestos procedentes del capital, es obligación de todo ciudadano; por tanto, su incumplimiento es un delito fiscal; todo ciudadano; no hacerlo es un delito que atenta, directamente, contra el desarrollo de su propio País; por ello, el peso de las leyes, deberían soportarlo indefectiblemente, el evasor y su colaborador necesario.

 

   “Dura lex, sed lex” (Dura es la ley, pero es ley), Aforismo romano, que viene a significar que la ley debe ser cumplida por dura que nos parezca.

 

   Relacionado con este mismo asunto es conveniente aclarar, que el banco suizo afectado HSBC Private Bank (Suisse) de Ginebra, en junio de 2015, llegaría a un acuerdo con la Oficina del Fiscal de Ginebra, evitando los cargos criminales, a cambio de pagar una multa de CUARENTA MILLONES de Francos suizos (al cambio de la época, unos 38.000.000 millones de Euros). Con el pago de esa cuantía de dinero, evitaron afrontar la causa criminal; si bien tal acuerdo sea legal, cabría preguntarse ¿Resulta legítimo o justo? Noticia ofrecida a través de diversos medios informativos nacionales e internacionales. (9) y (10).

 

   Podríamos concluir la presente exposición, planteando la tesis de que los mensajeros del tipo de los ex empleados (Sr. B. Birkenfeld del USB, y el Sr. Falciani del HSBC, entre otros.) podrían encuadrarse en la línea instrumental organizada, presuntamente, desde el poder que representa el fisco estadounidense; más que tratarse de unos espontáneos atrevidos arrepentidos que, movidos por el espíritu del altruismo desinteresado decidieron un buen día, cada uno por separado, arriesgar sus respectivos afortunados “modus vivendi”; exponiéndose profesionalmente y, lo más importante, presuntamente, sus propias vidas y las de sus familias. No olvidemos que, de entre los cientos de miles de individuos y corporaciones a las que pusieron, directa o indirectamente, en manos de los sistemas fiscales y judiciales de sus respectivos países; posiblemente, muchos de esos evasores fiscales que se consideran perjudicados, no acepten con buen grado verse denunciados. Por ello, resulta una hipótesis más que acertada, pensar que los mensajeros o informadores (denunciantes) lo hayan hecho tras encontrarse o saberse protegidos por sumos poderes, que terminan recompensando a los mensajeros por su delicada y sustanciosa información. De ahí, la pregunta del encabezado ¿Héroes o instrumentos? (11).

 

NOTA: Se recomienda, como lectura complementaria, el trabajo realizado por el mismo autor, en relación con el tema aquí expuesto; publicado el 19 de abril de 2013, en el informativo digital La Verdad de Lanzarote, bajo el titulo ¿Hervé Falciani; héroe o villano? (12).

 

(*) Juan Francisco Ramírez (Abogado, Investigador y Analista Político)

 

La presente exposición ofrecida “ut supra”, se ampara en la Declaración Universal de los Derechos Humanos. Adoptada y proclamada por la Resolución de la Asamblea General 217 A (iii), del 10 de diciembre de 1948; concretamente conforme a lo establecido en su Art. 19: “Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y de expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión”.

 

Aviso legal: La función de los Links (Enlaces) utilizados en las citas ofrecidas  en el presente trabajo exposición de carácter gratuito; así como los post que pudiesen encontrarse insertados en el mismo, es exclusivamente la de informar acerca de la existencia de diversas y/o diferentes fuentes de información sobre el tema de interés para el usuario que, por otra parte, podrá encontrar  libremente a través de diversas vías en Internet; los referidos links, no suponen sugerencia, invitación, recomendación o incitación de ningún tipo a las distintas webs relacionadas, no responsabilizándonos en manera alguna del contenido, validez y exactitud de la información, productos o servicios de terceros a los que pudiera accederse a través de dichos Links (Enlaces); siendo de la exclusiva responsabilidad del usuario que decida a su voluntad acceder a ellos.

 

Asimismo, destacamos que la utilización de los Links (Enlaces) ofrecidos en las citas indicadas en la presente exposición, se amparan en la Directiva 2001/29/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 22 de mayo de 2001 (12), e  interpretación jurídica de su artículo 3, apartado 1, acerca de la utilización de los Links (Enlaces), emitida en el denominado caso Svensson, por el TJUE, Sala IV, Sentencia datada el 13 de febrero de 2014. (13)

 

Citas utilizadas:

  1. http://www.swissinfo.ch/spa/tribunal-penal-federal_-herv%C3%A9-falciani-condenado-a-cinco-a%C3%B1os-de-prisi%C3%B3n/41805252
  2. http://www.swissinfo.ch/spa/suiza-entregar%C3%A1-a-eeuu-datos-sobre-4.450-cuentas-del-ubs/912352
  3. http://www.avizora.com/atajo/informes/mundo_mundo/0127_secretos_banca_suiza_al_descubierto.htm
  4. http://www.laprensagrafica.com/economia/internacional/54884-un-ejecutivo-de-ubs-condenado-a-3-anos-y-cuatro-meses-de-prision
  5. http://economia.elpais.com/economia/2009/08/21/actualidad/1250839983_850215.html
  6. http://www.ambito.com/noticia.asp?id=653966
  7. http://politica.elpais.com/politica/2013/04/19/actualidad/1366401771_131857.html
  8. http://www.elmundo.es/economia/2014/03/01/53110a6322601d770b8b4588.html
  9. http://www.elfinanciero.com.mx/economia/hsbc-pagara-a-suiza-multa-de-40-millones-de-francos.html
  10. http://www.lavanguardia.com/economia/20150604/54432077465/hsbc-paga-cerrar-investigacion-blanqueo-de-dinero-suiza.html
  11. http://www.elmundo.es/economia/2014/03/01/53110a6322601d770b8b4588.html
  12. http://www.laverdaddelanzarote.com/opinion/juan-francisco-ramirez/-herve-falciani-heroe-o-villano/20130419152405002733.html
  13. http://curia.europa.eu/juris/document/document.jsf;jsessionid=9ea7d2dc30dc725c61ef65cd4da080b2f9026710993a.e34KaxiLc3qMb40Rch0SaxuMbNz0?text=&docid=147847&pageIndex=0&doclang=ES&mode=lst&dir=&occ=first&part=1&cid=16490

 

 

 

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
Canarias-semanal.org • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress