Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Lunes, 30 de noviembre de 2015
Una compañía conectada con Blackwater formó parte de su programa de entrenamiento

Mercenarios latinoamericanos asesinan a sueldo de los Emiratos Árabes

Guardar en Mis Noticias.

 

    Por JUAN ANDRÉS PÉREZ RODRÍGUEZ / CANARIAS-SEMANAL.ORG.-   [Img #41993]Según recogían la pasada semana algunos medios occidentales, los Emiratos Árabes Unidos (EAU) han enviado durante 5 años, “en secreto”, 450 mercenarios de América Latina a Yemen para luchar al servicio de los saudíes contra el Ejército de aquel país.

 

 

   Cuesta creer lo del “secreto” en un mundo tan espiado, pero entendemos que los redactores de la noticia se refieren a la falta de conocimiento sobre este hecho por parte de los ciudadanos.

 

 

  De cualquier forma, este sería el primer despliegue de un ejército extranjero formado por los Emiratos Árabes Unidos en el que se ha entrenado a una brigada conformada por  unos 1800 mercenarios de diferentes países. Varias zonas desérticas del sudoeste asiático sirvieron de escenario a estos adiestramientos militares.

 

 

   La existencia de mercenarios latinoamericanos ha sido lo más destacado por la presa que se ha hecho eco de esta revelación. Entre los mercenarios se encuentran antiguos miembros de las Fuerzas Militares de Colombia, así como panameños, salvadoreños y chilenos. Como es lógico, e independientemente de que sean mayoría, los colombianos son lo más codiciados por los reclutadores,  al estimar “ya se han medido en el combate con la guerrilla”.

 

 

   Detrás de todo esto, por supuesto, están las empresas de la guerra, tal y como confirma el diario estadounidense The New York Time. Según la misma fuente, una compañía privada conectada con el fundador de la empresa estadounidense militar Blackwater Worldwide formó parte del programa de entrenamiento que hoy mantiene el Ejército de los Emiratos Árabes.

 

 

   Como no podría ser de otra forma, el Gobierno Saudí no se ha pronunciado al respecto. Ni siquiera su embajador en Washington, Yousef Otaiba, ha hecho comentario alguno acerca del ejército de mercenarios creado por su país.

 

 

   Es preciso recordar que Arabia Saudí lleva a cabo desde marzo una agresión militar contra Yemen,  con el aval de los Estados Unidos. Todo ello  -según coinciden en señalar varios analistas- con el propósito de acabar con el movimiento popular Ansarolá y devolver al poder al expresidente prófugo yemení Abdu Rabu Mansur Hadi, fiel aliado de Riad. Un aspecto que, lógicamente, se oculta en esta noticia.

 

 

   Sea como fuere, el Derecho internacional condena tajantemente el mercenarismo,    desde que se aprobó una Resolución al respecto, en 1979, instando a los países a que adoptaran medidas eficaces que prohibieran el reclutamiento y utilización de combatientes a sueldo. [1].

 

 

   Como mercenario, excluido de  la protección del status que se confiere a los combatientes, se definió a toda persona que haya sido oficialmente reclutada, localmente o en el extranjero, a fin de combatir en un conflicto armado, sin ser miembro de las fuerzas armadas de una parte en conflicto.

 

 

   Esta es, sin lugar a dudas, una definición que le que queda estrecha a un fenómeno que tiene otras muchas aristas que no tienen que ver ni con la nación, ni con el antiguo concepto que lo vinculaba sólo al combatiente asalariado.

 

 

   Como define la Dra. cubana Olga Miranda Bravo, el mercenario actual es el que “vende su fuerza para combatir contra una nación extraña a la suya, buscando lucro, ganancias…”.

 

  Estamos, sin duda, en presencia de un grave delito contra la humanidad al que no atienden, ni superficialmente, las alusiones periodísticas que han ofrecido esta  información.

 

 

  La paga que reciben los mercenarios contratados por los Emiratos Árabes es públicamente conocida: Entre dos mil y tres mil dólares al mes, más mil dólares adicionales por ser desplegados en el combate en Yemen.

 

 

  Confirmado el requisito legal esencial del delito, ¿por qué no se aplica la Convención Internacional aprobada en 1989 por la Asamblea General de las Naciones contra el reclutamiento, la utilización, la financiación y el entrenamiento de mercenarios?

 

 

 [1] cubaminrex.cu/Terroristas/Artículos/Documentos/Mercenarismo.html

 

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
Canarias-semanal.org • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress