Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Lunes, 9 de noviembre de 2015
Por unas horas, el dueño de Inditex fue el hombre más rico del mundo

Loas al exitoso Amancio Ortega: Una apología del capitalismo

Guardar en Mis Noticias.

[Img #41597]

 

 

   Por JUAN ANDRÉS PÉREZ RODRÍGUEZ / CANARIAS-SEMANAL.ORG.- El capitalismo necesita reproducirse ideológicamente generando una clase obrera que considere el estado de cosas que el sistema establece como auténticas y eternas  leyes naturales.

 

 

        Para comprenderlo, debemos recordar que el capitalismo es una relación que se establece a partir de la separación que existe entre los que trabajan y producen y quienes poseen los medios de trabajo o producción. De ahí que la organización de la economía esté a cargo de los  propietarios de esos medios de producción, lo que da como resultado que quienes producen  tengan que vender, para vivir, su fuerza de trabajo a los propietarios. En ello se basa el derecho a explotar a los productores, de lo que se desprende una conclusión poco evidenciada: que el capital constituye un robo.

 

 

    Pero para reproducirse, el capital no puede aparecer como el resultado de la explotación, ni el obrero puede relacionar su situación con ese orden. Debe concebirlo como el  resultado lógico  de la habilidad, la inteligencia y los méritos del propietario.

 

 

   Hay varias formas de crear a ese trabajador que no solo no desafía o cuestiona, sino que lo acepta y hasta lo defiende. Para eso están, como dijera Marx,  la educación, las tradiciones,  los hábitos y,  hoy, los grandes medios de comunicación de masas que multiplican los efectos conciliadores de los primeros.

 

 

   En ese papel encontramos a un medio que se valió de un hecho noticioso que suele tener ese ribete propagandístico.

 

 

   Aunque fue solo por unas horas que Amancio Ortega aventajó a Bill Gates en fortuna, según la lista que elabora la revista Forbes, el hecho bastó para hacer una apología del capitalismo con disfraz periodístico en varios artículos publicados en El Huffington Post.

 

 

  Amancio Ortega se convierte en el más rico del mundo durante unas horas- según 'Forbes”.

 

 

    La historia del éxito empresarial de Amancio Ortega en once imágenes”.

 

 

    “¿Cómo de rico es Amancio Ortega? 7 comparaciones para comprender su fortuna

 

 

   Es la vieja historia que se repite. La del hombre de éxito “hecho a sí mismo”,  que acumula una fortuna de 60.900 millones de euros. La de aquel niño que comenzó a trabajar a los 14 años y que llegó a lo más alto en el mundo de los negocios

 

 

   En una mezcla entre el absurdo y la superchería acontece el relato simbólico de la conspicua fortuna de Ortega que el medio despliega con alarde imaginativo.

 

 

   “La fortuna no le daría para fichar a Cristiano Ronaldo 61 veces porque, según el presidente del Real Madrid, Florentino Pérez, su cláusula de rescisión es de mil millones de euros”.

 

   “La fortuna del fundador de Inditex, en billetes de 50 euros, equivale a lo que pesan 30 aviones Airbus A-320”.

 

   “La fortuna de Amancio Ortega da para cubrir la superficie de 147 campos de fútbol con billetes de 500 euros”.

 

 

   Luego, llegó el “repaso vintage a los grandes hitos empresariales de este mito empresarial de la moda mundial que idea lo que se llevarán mañana puesto en Roma, Nueva York, Tokio o Buenos Aires”.

 

   Es la propaganda capitalista -como dijera Ernesto Guevara - que pretende dar lecciones de éxito empresarial, ocultando la sangre y la miseria sobre la que se levanta esta infame fortuna que acumula burlonamente, en medio de la más grave crisis que vive el mundo,  el capitalista español de la moda.

 

 

    “Las leyes del capitalismo, invisibles para el común de las gentes y ciegas, actúan sobre el individuo sin que este se percate. Solo ve la amplitud de un horizonte que aparece infinito. Así lo presenta la propaganda capitalista que pretende extraer del caso Rockefeller —verídico o no—, una lección sobre las posibilidades de éxito. La miseria que es necesario acumular para que surja un ejemplo así y la suma de ruindades que conlleva una fortuna de esa magnitud, no aparecen en el cuadro y no siempre es posible a las fuerzas populares aclarar estos conceptos”- escribía el Che en “El socialismo y el hombre en Cuba”.

 

 

   Y algo más que apunta  el revolucionario y teórico latinoamericano en este mismo texto y en lo que debiéramos pensar cuando de nuestros intereses de clase se trata:

 

 

   “Cabría aquí la disquisición sobre cómo en los países imperialistas los obreros van perdiendo su espíritu internacional de clase al influjo de una cierta complicidad en la explotación de los países dependientes y cómo este hecho, al mismo tiempo, lima el espíritu de lucha de las masas en el propio país, […]”. 

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
1 Comentario
Fecha: Lunes, 9 de noviembre de 2015 a las 11:10
tara
buen análisis....la sociedad del espectáculo....

Canarias-semanal.org • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress