Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Martes, 29 de septiembre de 2015
El reciente procesamiento de una guardiana de los campos de la muerte pone de actualidad el sádico papel desempeñado por las mujeres nazis

EL TERROR FEMENINO EN LOS CAMPOS DE CONCENTRACIÓN DE HITLER

Guardar en Mis Noticias.

      Nada menos que 70 años después una mujer de 91 años de edad, fue acusada por la Fiscalía alemana de estar implicada en 260 asesinatos en el campo  de concentración de Auschwitz. Como se puede constatar por este hecho, no en todos los países los asesinos que estuvieron complicados en la muerte y  genocidio durante los años que precedieron al final de la Segunda Guerra Mundial pueden disfrutar, como en España, de la más absoluta de las impunidades.

 

 

 

 

[Img #40818]

     

 

 

  Irma Grese, la alemana hoy procesada, fue en su juventud  "supervisora" de prisioneros en los campos  de concentración de Auschwitz, Bergen-Belsen y Ravensbrück en el curso de la Segunda Guerra Mundial. Su vocación de represora le sobrevino, pues, muy joven. A los 19 años ya se encontraba desempeñando la función de "supervisora" en el campo de concentración de Ravensbrück.


 

 

        En 1943, en pleno conflicto bélico mundial, Irma  Grese fue trasladada a Auschwitz. Allí se hizo cargo nada menos que de 30.000 prisioneras judías.  Por su crueldad y ensañamiento las presas de ese campo  la apodaron con el sobrenombre de 'La bestia bella' y 'El ángel de la muerte".

 

 

         Los abundantes testimonios de la época indican que Irma Grese asesinó con látigos a cientos de personas, torturó a niños, cometió abusos sexuales y dejó que perros  devoraran a sus  prisioneras.
 

 

 

        Pero la hoy procesada Irma  Grese, no fue  ni mucho menos la única mujer nazi que se caracterizó por su sadismo. Decenas de mujeres, militantes del Partido Nacional-Socialista hitleriano participaron con similar crueldad  contra aquellos que  los dirigentes de la Alemania  aria consideraban enemigos a exterminar

 

[Img #40819]

  

 

     Ilse Koch, por ejemplo, era la esposa de Karl Koch, coronel de las SS y comandante del campo del conocido campo de concentración de Buchenwald. Ilse fue, asimismo, "supervisora" de ese infierno. En el caso de Ilse se daba una especial peculiaridad. Era aficionada a seleccionar aquellos  prisioneros que tenían tatuajes en sus cuerpos, ordenando arrancar los gráficos de sus pieles para la confección de bolsos, guantes, cubiertas de libros y lámparas. Sólo 22 años después, en 1967,  Ilse Koch fue detenida y condenada a prisión perpetua. Pero Ilse Koch no pudo resistir el enclaustramiento al que ella misma había sometido a sus víctimas, y terminó suicidándose.

 

[Img #40820]

 

 

 

 


        María Mandel no se quedó atrás de sus compañeras, en lo que se refiere a la perversión y el sadismo. Ocupando un alto rango en las SS, María se encargaba de realizar una escrupulosa selección de aquellos prisioneros destinados a ser gaseados. Los jueces que la condenaron la hicieron responsable de la muerte de 500.000 prisioneros. Según contaron los testimonios que acudieron a su juicio, María seleccionaba escrupulosamente  a los niños que debían ser eliminados. Según contaron quienes  con su testimonio contribuyeron a que María fuera condenada a muerte, la Mandel se divertía escogiendo "mascotas humanas", a las que enviaba a la muerte después de cansarse de su "uso". Fue conocida por sus víctimas como 'La bestia de Auschwitz'. En 1947 fue sentenciada a muerte por crímenes contra la humanidad, y un año después cuando apenas  había cumplido la edad de 36 años, fue ejecutada

 

 

[Img #40821]

 

 

 

         Hermine Ryan-Braunsteiner, en cambio, era conocida en el campo de concentración de Majdanek como 'La Yegua'. Tan peculiar apodo se debía al hecho de que esta SS mataba algunos prisioneros dándoles patadas con unas botas que previamente había reforzado con hierro.

 

 

        Hermine logró huir a los Estados Unidos después de la guerra mundial. Sin embargo, fue localizada y el gobierno alemán solicitó su extradición en 1981.  Esta guardiana del campo de concentración de Majdanek fue condenada a cadena perpetua. No obstante, debido a una diabetes que le ocasionó la amputación de la misma pierna con la que había matado a prisioneros bajo sus órdenes, fue excarcelada por razones de salud. Se ignora si  Hermine Ryan-Braunsteiner vive todavía.

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
Canarias-semanal.org • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress