Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Lunes, 21 de septiembre de 2015
El hallazgo de un jarrón proporciona una pista sobre las dedicaciones libidinosas de las monjas lisboetas de hace cuatro siglos

¿MONJAS MASTURBADORAS EN LOS CONVENTOS PORTUGUESES DEL SIGLO XVII?

Guardar en Mis Noticias.


 
      REDACCIÓN / Relata Antonio Torres, de la agencia española EFE, el curioso hallazgo de una vasija, de 80 cm de diámetro, que refleja en su superficie imágenes correspondientes a recreaciones pornográficas de coitos entre un hombre y una mujer. Hasta aquí la cosa no tendría especial valor, pues la plasmación de ilustraciones  eróticas en  este  tipo de cerámicas han sido frecuentes a lo largo de toda la historia del arte, desde la prehistoria a la  Grecia clásica.


 

       Lo sorprendente   del descubrimiento es que la pieza haya sido encontrada en los recatados recintos de un convento lisboeta. La cerámica en cuestión  corresponde a un valiosísimo jarrón chino del siglo XVII, y proporciona interesantísimas pistas sobre la vida de los aristócratas chinos de aquel siglo. La plasmación de motivos pornográficos - más que eróticos - en su superficie multiplica  su interés si se tiene en cuenta el lugar donde fue encontrado.

 

 

        Parece claro que la monja o monjas que ocultaron tan libidinoso tesoro artístico, de haber sido descubiertas por las autoridades portuguesas de la época, se hubieran convertido, sin duda, en víctimas de la persecución inquisitorial por ocultar semejante joya. No obstante, es muy posible que sus encubridoras prefirieran correr el riesgo de sufrir el duro castigo de sus superiores, a verse privadas de los placenteros momentos  que les propocionaba la solaz contemplación de las inspiradoras imágenes.


 

 

 

       Según el coordinador de las excavaciones que permitieron su descubrimiento, Mario Varela Gomes, al carácter insólito de la pieza y el gran valor artístico de la gran calidad de la porcelana, hay que añadir inevitablemente  el carácter pornográfico de la pieza  y el lugar donde ha sido encontrada.


 

 

      Las imágenes del jarrón están inspiradas en el Kamasutra, el famoso libro hindú sobre posturas para realizar el acto sexual.


   

 

     Portugal, que era todavía en ese siglo  una importante potencia imperial, constituía  un punto de atracción para valiosas piezas procedentes del Lejano Oriente, debido al importante intercambio comercial con sus territorios de ultramar.

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
2 Comentarios
Fecha: Lunes, 21 de septiembre de 2015 a las 14:55
El esperanzado
Estoy de acuerdo con las masturbacione, pecati capitali. También lo estoy con el sexo entre personas mayores de edad, aunque yo me inclino por lo heterosexual. Por lo tanto estoy de acuerdo con el matrimonio del clero y sus anexas, las monjas; para que los primeros respeten de una vez por todas a los menores. La plaga de los siglos XX y XXI, de la iglesia católica. Pobres chiquitines.
Fecha: Domingo, 20 de septiembre de 2015 a las 23:29
Cicciolina
La carne es débil y siempre lo será.

Canarias-semanal.org • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress