Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Martes, 18 de agosto de 2015
"En el capitalismo la competencia nunca es leal"

Estados Unidos-Unión Europea: Guerra fría entre aliados

Guardar en Mis Noticias.

 

 

     Por JUAN ANDRÉS PÉREZ RODRÍGUEZ / CANARIAS-SEMANAL.ORG.-   Hablar de aliados, de “socios”, en el marco de las relaciones que se establecen entre los países que conforman los grandes bloques económicos del mundo no implica, en ningún caso, una referencia a la amistad o la hermandad entre los pueblos.

 

 

 

   Es lo que sucede entre EE.UU. y la Unión Europea. Pese a la retórica política y diplomática, los profundos intereses que  los enfrentan –por ahora sutilmente- acabarán colocando a ambos bloques frente a frente, más temprano que tarde.

 

 

 

 

    Aliados en el combate contra al tráfico de drogas, contra lo que ellos determinan que es el “terrorismo” internacional… La realidad es, no obstante, que los socios acuerdan alianzas para  repartirse los mercados y las esferas de influencia  por medio de la acción política, económica o militar -coordinada cada vez que resulta necesario-. Juntos aplican sanciones a los países y juntos van a las guerras que provocan y precisan para sostener la acumulación de capital de sus respectivas burguesías.

 

 

 

 

   La política visible, la de los medios, muestra la “estrecha colaboración interatlántica”. Pero esto no hace más que ocultar la verdadera política, que subyace a esa representación pública. Así, hemos visto sin asombro que el imperio norteamericano espía a sus aliados, a los líderes de sus socios, a las empresas y a las poblaciones enteras de sus países, como a cualquier enemigo.

 

 

 

 

   Los enfrentamientos interimperialistas se manifiestan sin ruido, a través de acciones aparentemente desvinculadas de estas pugnas.

 

 

 

 

   Varios han sido, por ejemplo, los casos en los que las acciones conjuntas entre EE.UU. y la Unión Europea han dejado a esta última llevándose la peor parte.

 

 

 

   ¿Quién, si no, ha terminado pagando la destrucción de la nación multiétnica de Yugoslavia, provocada por una guerra que se basó en la exacerbación de los odios étnicos y toda una estrategia de mentiras para justificar la intervención internacional de Estados Unidos-OTAN [1].

 

 

 

   Más recientemente,  las sanciones a Rusia a las que Estados Unidos ha arrastrado a Europa han tenido perniciosas consecuencias económicas para el Viejo Continente.

 

 

   Resulta, igualmente, que otra de las más  grotescas e inmorales acciones conjuntas de estos aliados también está teniendo graves consecuencias para Europa: La guerra contra Libia en 2011, que se llevó a cabo con el manido pretexto de “proteger la población civil libia” de los despiadados ataques de la aviación y la artillería pesada de Gadafi.

 

 

 

   El objetivo real de “la guerra humanitaria” de USA-OTAN en Libia, como se sabe, no fue otro más que apoderarse de las enormes reservas de petróleo, gas y agua existentes en el subsuelo de ese país. Y, además, recuperar  la antigua y más grande  base militar de EE.UU. en África del Norte, WEEELUS AIR FORCE.

 

 

 

    De aquellos polvos, han quedado los lodos de una guerra civil en suelo libio. En el país africano se enfrentan hoy, además de los que se opusieron al “Coronel” Gadafi en 2011, los autodenominados “revolucionarios”, que controlan la capital, Trípoli y el gobierno reconocido internacionalmente, en las ciudades de Tobruk y Baida, al Este del país. Es decir, se enfrentan varios grupos con historias contrapuestas.

 

 

 

   Pues bien, el 11 de mayo de 2011, mientras se producía la agresión contra Libia, El País, como la mayoría de los medios europeos, propagaba esta matriz de opinión:

 

 

 

   “Gadafi fuerza la inmigración hacia Europa”. Y apostillaba: “Refugiados africanos relatan que el régimen les obligó a embarcarse en Trípoli rumbo a Italia pistola en mano”.

 

 

   Sin embargo, cuatro años después, sin Gadafi como pretexto, la emigración desde Libia no cesa. Decenas de personas pierden la vida intentado llegar a Europa. Según datos de Naciones Unidas, la ruta que lleva del norte de África a Italia se ha convertido en la más mortífera del mundo.

 

 

 

   Los medios occidentales, acostumbrados convenientemente a personificar las culpas para ocultar las causas de los problemas, dicen ahora que la emigración se debe a factores tales como la guerra civil en Libia, en Siria y países vecinos, el aumento del número de emigrantes, etc.

 

 

   Pareciera que son sordos o no desean difundir tan vehementemente como en 2011 que existe un responsable directo del aumento de la emigración, instrumentalizándola contra Europa.  

 

 

   Según afirma Info Direkt, que cita una nota del Österreichischen Abwehramts (el servicio de inteligencia militar de Austria), Estados Unidos estaría financiando el tráfico de migrantes desde Libia hacia la Unión Europea [1].

 

 

   Por lo que parece, para los grandes medios occidentales Info Direkt, que es una publicación nacionalista austriaca notoriamente vinculada a las fuerzas armadas, no es una fuente confiable.

 

 

   Como recuerda una  nota de la web francesa Red Voltaire, cuatro meses atrás Thierry Meyssan ya había  señalado que la oleada de migrantes que tratan de alcanzar Europa no es una consecuencia accidental de los conflictos que sacuden el Medio Oriente ampliado y África, sino “un objetivo estratégicode Estados Unidos”.

 

 

   El fenómeno de las migraciones encierra muchos problemas para la economía y la sociedad europeas.

 

 

   En primer lugar, las contradicciones  por la gran desigualdad en las políticas de asilo de los Estados miembros. Alemania es ya el primer país del mundo, superando incluso a EE. UU., en el número de refugiados que acoge. No se quedan muy atrás países como Suecia y Holanda que reciben muchas más peticiones que los Estados miembros del Sur de la UE, más reacios a conceder el asilo.

 

 

   En cuanto a la economía, es preciso señalar que la tasa de natalidad europea es muy baja, por lo que loso países del contienen requieren la aportación de inmigrantes. Algo que la Comisión Europea lleva treinta años recordando a todos sus Estados.

 

 

  De acuerdo a sus datos oficiales, Europa requeriría hasta 205040 millones de emigrantes. Lo que sucede es que la emigración que reclama y necesita el capitalismo europeo no es la que llega en cayucos o pateras, generada por sus propias políticas de expolio en los mal llamados países del “Tercer Mundo”. La emigración que reclama Europa es la de alta calificación.

 

 

 

   Este es, en síntesis, el escenario nada idílico que se esconde tras las fotos de familia presidenciales que se realizan en las grandes reuniones de los jefes de Estado de los países capitalistas “aliados”. Y es que, en el capitalismo, la competencia nunca es leal.

 

 

 

 [1] El asunto al que se refiere Harff fue la publicación, orquestada por el polémico político francés Bernard Kouchner (entonces miembro de "Médicos sin Fronteras"), de unas imágenes en las que se presentaba a famélicos prisioneros de guerra bosnios tras unas alambradas, en lo que se identificó como un campo de exterminio. Era, en realidad, la mayor mentira mediática de los años 90. La imagen fue portada de la revista TIME, y su resultado, fulminante: la opinión pública mundial asoció rápidamente aquel lugar con Auschwitz, y convirtió a los serbios en los verdugos de los que irónicamente ellos mismos habían sido víctimas durante la IIGM, cuando casi 1.000.000 de ellos fueron ejecutados por los nazis croatas en Jasenovac de las formas más crueles jamás imaginadas.

 

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
Canarias-semanal.org • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress