Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Lunes, 6 de julio de 2015
La Historia de los Estados Unidos que nunca verá en las películas de Hollywood

La visión de los negros norteamericanos sobre el día de la independencia (Vídeo)

Guardar en Mis Noticias.

 


“No tengo ningún propósito de introducir la igualdad política y social entre las razas blanca y negra. Hay una diferencia física entre las dos que, a mi juicio, hará probablemente prohibitiva su convivencia a un nivel de perfecta igualdad, y en la medida en que esta diferencia se convierte en una necesidad, yo, al igual que el juez Douglas, estoy a favor de la posición superior de la raza a la que pertenezco.”

Abraham Lincoln. Ottawa,  Illinois. 21 de agosto de 1858

 

 

 

 

  Por JUAN ANDRÉZ PÉREZ RODRÍGUEZ / CANARIAS-SEMANAL.ORG.- La [Img #39244]idea de que Estados Unidos representa la expresión más alta del ideal democrático se sustenta en la supremacía que ejercen ideológicamente las elites gobernantes de ese país, gracias al monopolio mediático  que mantienen alrededor del mundo.

 

 

 

   Libros, series de televisión y superproducciones cinematográficas han logrado imbuir las mentes de miles de millones de personas con una narración legendaria acerca de la “tierra de las oportunidades” que nada tiene que ver con la verdad histórica.  

 

 

 

   Una muestra de esta forma cotidiana de adoctrinamiento -a la que todos hemos sido sometidos desde la primera infancia- es la exhibición el pasado sábado, en la cadena de televisión española Telecinco, de la  película de Steven Spielberg, Lincoln.

 

 

 

   Basada en una novela de Tony Kushneren, el film del conocido cineasta reproduce la imagen mítica acerca del presidente 16º de los EE.UU. que, supuestamente, concedió la libertad a los esclavos negros por simple convicción moral y valentía personal.

 

 

 

 

   Como acertadamente apunta el crítico Carlos Rodríguez, en esta película, “a diferencia de lo que sucede en otros títulos suyos de temas históricos, la narrativa de  Spielberg aparece deslucida y no compaginan en ella un  clímax que raya en lo cómico (su discurso maniqueo de buenos y malos), y el final dramático y salvador” (1).

 

 

 

   Pero, al margen de sus carencias artísticas, la obra de Spielberg cumple, como prácticamente todos los productos de Hollywood,  la función esencial de reproducir la historia mítica acerca de los Estados Unidos en la que, en buena medida, se sustenta el imperialismo cultural norteamericano. La imposición de sus valores, como sociedad dominante, en la mayor parte del planeta.  

 

 

 

   No es casual, por supuesto, que obras fundamentales para desmontar este relato fantástico como  “Voices of a People’s History of the United States” “La otra Historia de los Estados Unidos” (2) -, del gran escritor estadounidense Howard Zinn, sean absolutamente silenciadas en beneficio de las versiones ofrecidas por el establishment académico.

 

 

 

   Pero, como el propio Zinn demuestra en su magnífico libro, la verdad de los Estados Unidos es muy diferente a la construida en las edulcoradas producciones hollywoodenses,

 

 

 

   Hoy deseamos recordar la de quienes no tuvieron nada que celebrar este 4 de julio, día  en el que se conmemora la firma de la Declaración de Independencia de las Trece Colonias con respecto al Imperio británico, en 1776 

 

 

 

 

   Tal vez la propia exhibición de la película Lincoln en estas fechas tenga que ver con un intento de contrarrestar la repugnancia generada por las escenas de violencia y los asesinatos de negros a mano de las fuerzas de seguridad del estado norteamericano. Sea como fuere, verdades como las del  escritor negro, editor, orador, abolicionista y reformador social estadounidense Frederick Douglass, sepultadas por la propaganda oficial, deben ser conocidas.

 

 

 

 

   Douglas, nacido y criado como esclavo hasta que lograr escapar y huir a New York, se formó de forma autodidacta leyendo cuanto pudo.  Desarrolló una frenética actividad intelectual y  pro abolicionista y plasmó como nadie la visión de los negros acerca del 4 de julio, en su discurso ante la organización Rochester Ladies Antislavery Society, un 5 de julio de 1852.

 

 

 

   Sus palabras no deberían ser olvidadas:

 

 

 

   "¡Yo no estoy incluido en este aniversario! Vuestra alta independencia solo revela la inmensurable distancia que existe entre nosotros. Las bendiciones de este día no se reparten por igual entre nosotros. La rica herencia de la justicia, la libertad, la prosperidad y la independencia, legado de nuestros padres, es para vosotros, no para mí. La luz del sol que trae la vida y la salud para vosotros, ha traído la muerte para mí. Este 4 de Julio es para vosotros, no para mí. Vosotros celebráis, yo estoy de luto.
 

 

 

 

  Arrastrar a un hombre con grilletes al gran templo iluminado de la libertad, e invitarle a unirse a vosotros en alegres cánticos ha sido una burla inhumana y una ironía sacrílega. ¿Es lo que pretendéis, ciudadanos, burlaros de mi al pedir que hable hoy aquí?".

 

 

 

 

   Por justicia debe decirse que Frederick Douglass también se opuso al boxeo. Y no solo por lo que esta práctica tiene de violenta, sino porque, como también sucede hoy con otros deportes y con la industria del entrenamiento, se utilizaba para  sofocar el espíritu de rebeldía del pueblo.

 

 

 

Notas:

 

 

(1) 'Lincoln', deslucido panfleto de Spielberg. Reseña de  Carlos Rodríguez.

 

 

(2) "La otra Historia de los Estados Unidos". Traducción al castellano, de la editorial Hiru,  de la obra de Howard Zinn “Voices of a People’s History of the United States”.

 

 

 

 

 

VÍDEO RELACIONADO: Trailer de Lincoln, la película de Steven Spielberg que reproduce el mito sobre las supuestas convicciones antiesclavistas del 16º presidente de los EE.UU.

 

 

 

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
2 Comentarios
Fecha: Lunes, 6 de julio de 2015 a las 12:36
Cristino Jose Gómez Naranjo
Magnifico y esclarecedor articulo. El monopolio mediatico lleva a la dictadura informatica bajo la cual por medio de la banalización y dnostacion se impone la lectura y narración histórica de los vencedores.
Se monopoliza mediaticamente para imponer un imperio ideologico. No se asume e integra al otro (negro) se le subyuga con la creencia minoritaria del poder blanco establecido.
El articulo abre la conciencia a la ceguera histórica de la opresión efectuada sobre una etnia y una cultura. Gracias por exponerlo con tal claridad
Fecha: Lunes, 6 de julio de 2015 a las 00:40
Telegrama
ASUNTO: Propaganda patriotica yanki. // DESTINATARIO: Gente que no sabe como se las gasta el imperio. // Peliculas y libros de juzgado de guardia. STOP. Expertos en la manipulación historicas y engaña-bobos consumados. STOP. Continuas e insoportables referencias a Dios. STOP. Peliculas muy pretenciosas. Pueden haber pedos de brillantez en ellas pero son solo pedos. STOP. Excesivo gasto de dinero en hacerlas. Da pena tanto dinero votado a la basura. STOP. Spielberg fuma o delira. Nos toma por retrasados mentales. STOP. Indignante como destrozán la verdad historica. FIRMA: Comunero sin fronteras

Canarias-semanal.org • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress