Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Miércoles, 27 de mayo de 2015
Gracias a métodos estadísticos-computacionales

LOGRAN TRADUCIR LA COMUNICACIÓN CANINA A TRAVÉS DEL LADRIDO DE LOS PERROS

Guardar en Mis Noticias.

 

       Un equipo de científicos, algunos de ellos provenientes de la Universidad Politécnica de Madrid, ha podido reconocer automáticamente el sexo, la edad y otras características de cada  uno de los perros que participaron en un experimento. Gracias a los métodos estadísticos-computacionales de patrones aplicados a 800 ladridos se pudieron descubrir estos datos correspondientes a cada uno de los perros en función de las señales acústicas emitidas por sus ladridos.

 

 

       La investigación  del comportamiento canino demuestra que el sexo, la edad y el contexto en el que se encuentra el perro, así como el reconocimiento individual del mismo pueden efectuarse con un alto porcentaje de acierto por medio de métodos estadístico-computacionales de reconocimiento de patrones aplicados a sus ladridos. El trabajo logró interpretar las señales acústicas obtenidas a partir de los ladridos de los perros, que habían sido  sometidos a diferentes situaciones.

 

 

 

   A lo largo de la última década, la  comunicación canina  ha constituido un objetivo de investigación en etología . En su mayoría los trabajos al respecto, se han centrado en estudiar cómo los perros son capaces de entender diferentes formas de comunicación humana, por ejemplo a través de la visualización de gestos y el reconocimiento de la voz humana.

 

 

 

 
DESCRIPCIÓN Y RESULTADOS DE LA EXPERIENCIA CIENTÍFICA


 
      Los experimentos a los que nos referimos tuvieron lugar en  Budapest. En el participaron  ocho ejemplares, tres machos y cinco hembras , de la raza Mudi, originaria de Hungría, y que es utilizada como perro pastor. De cada uno de los ocho perros  se registraron 100 ladridos.Gracias a los distintos modelos computacionales se pudo reconocer correctamente el sexo del perro en el 85,13% de las veces

 

 

 


      El total de 800 ladridos  se obtuvieron después de  situar al animal en siete situaciones distintas, tales como recibiendo su ración de comida,  jugando con un balón,  preparándose para salir de casa con el dueño, así como otras muchas secuencias.

 

 

 


      Usando los distintos modelos computacionales obtenidos de los datos del experimento, se pudo reconocer correctamente el sexo del perro en el 85,13% de las veces, mientras que la edad del mismo (recodificada como joven, adulto y viejo) se clasificó sin fallos en el 80,25% de las ocasiones.

 

 

 

 

      En la tarea de identificar   la situación en la que se encontraba el animal se realizó con éxito en el 55,50% de las veces, mientras que el reconocimiento (de entre los 8 que participaron en el estudio) del ejemplar Mudi que se encontraba ladrando se hizo correctamente en el 67,63% de las ocasiones.

 

 

 

 

       El experimento pone de manifiesto la riqueza y la relevancia biológica de la información contenida en los ladridos de los perros, y abre nuevas posibilidades en la investigación aplicada. Ejemplo de ello es la evaluación del comportamiento canino que es de gran importancia para distintas organizaciones, para las cuales el desarrollo de software con el que identificar el miedo, la angustia y el nivel de agresividad de un perro puede ser de gran ayuda.

 

 

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
Canarias-semanal.org • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress