Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Lunes, 4 de mayo de 2015
El hombre que hizo campaña a favor de la permanencia de España en la OTAN

JUAN CARLOS MONEDERO: BIOGRAFÍA INÉDITA DE UN SOCIALDEMÓCRATA VERGONZANTE

Guardar en Mis Noticias.

 

   POR ADAY QUESADA / CORRESPONSAL EN MADRID DE CANARIAS-SEMANAL.ORG.-  Juan Carlos Monedero, el politico que trató de trampear a la Hacienda española creando una empresa que le evitara pagar los impuestos que por ley le correspondían, no tuvo empacho en declarar  hace ya unas fechas que el socialismo en la Unión Soviética resultó ser "un campo de concentración para los pobres'.

 

 

 

 

 

     La cuestión es que, independientemente de la opinión que nos merezca la fortuna que corrió el intento de crear una sociedad socialista en la antigua URSS, la opinión emitida por el ex  dirigente de Podemos  parece aviesamente sesgada e injusta, muy propia tanto de la socialdemocracia neoliberal del siglo XXI, como de aquellos grupos políticos que se adscriben al  espectro ideológico de la extrema derecha española.

 

 

 

 

       No es nuestro propósito analizar aquí el zigzagueante y desigual recorrido de la experiencia soviética, ni tampoco los duros cercos que marcaron su desarrollo. Sin embargo, preciso se hace recordar ante la injusta rotundidad de la afirmación de Juan Carlos Monedero, que fue en la antigua URSS donde primero se ensayaron en el mundo conquistas sociales tales como la educación gratuita, la sanidad para todos, la alfabetización total de la población y otras igualmente importantes en los terrenos de la ciencia y la cultura.

 

 

 

 

 

     Difícilmente podría ser calificada la experiencia soviética como "un campo de concentración para los pobres", cuando en  los años postreros  de la segunda posguerra mundial las más grandes potencias capitalistas se vieron obligadas a importar  algunas de esas conquistas sociales, no por voluntad propia,  sino impelidos  por el justificado temor de que las clases trabajadoras del llamado mundo occidental intentaran emular en sus respectivos países la experiencia revolucionaria que había tenido lugar 25 años atrás.

 

 

 

 

 

     Hoy, transcurridas más de tres décadas desde que el proyecto socialista fuera clausurado en el Este europeo, resulta llamativo constatar que  las encuestas  realizadas reiteradamente por empresas  demoscópicas del mundo capitalista ponen de manifiesto que los sectores de la población que vivieron aquella experiencia social, mantienen su nostalgia por las numerosas conquistas perdidas bajo la restauración del sistema capitalista.

 

 

 

 

      Ahora, cuando el fenómeno mediático y político de 'Podemos" parece estar  desinflándose, acosado por sus numerosas y profundas contradicciones internas y por la retirada del  apoyo de los grandes emporios de la comunicación española, la dimisión de Juan Carlos Monedero de la dirección de la organización que él mismo contribuyó a crear se nos pretende presentar, equívocamente, como una disensión abierta desde la izquierda de esa formación política. 

 

 

 

 

       Esa estimación  resulta tan errónea como muchas otras especulaciones que sobre el fulgurante fenómeno de Podemos en España se han venido realizando en los últimos meses. Por eso, y para situar a cada cual en su sitio,  valdría la pena hacer un breve recorrido por la biografía política de Juan Carlos Monedero. ¿Corresponde realmente  la trayectoria de Monedero a la recorrida por un hombre de los que comunmente denominamos perteneciente a la izquierda? ¿Es sensu stricto el autor del programa politico de Podemos un revolucionario?

 

 

[Img #37791]

 

 

 

 

BIOGRAFÍA INÉDITA DE UN SOCIALDEMÓCRATA VERGONZANTE

 

 

     Hay que precisar, en principio, que la afirmación hecha por Monedero acerca de la URSS no tendría que resultar extraña a aquellos que dispongan de un mediano conocimiento del camino recorrido  por el ex "mentor ideológico" de Podemos . Su trayectoria política, contrariamente a lo que muchos puedan pensar, no comenzó precisamente anteayer. Para poder encuadrar la rotunda afirmación de Juan Carlos Monedero acerca de la Unión Soviética en el lugar que realmente le corresponde , valdría la pena que nos detuviéramos en algunos avatares significativos de su tortuoso recorrido biográfico

 

 

 

 

LA MALOGRADA EXPERIENCIA EN EL PSOE

 

 

        Aunque este profesor de Ciencias Políticas presente  un aspecto envidiablemente rozagante, su juventud, al igual que su radicalismo político, es tan sólo una cuestión de pura apariencia. A estas alturas de su vida nuestro personaje ha traspasado ya con creces la barrera del medio siglo.

 

 

 

 

       Juan Carlos Monedero inició su andadura política hace ya muchos años. Sus primeros escarceos en ese terreno  se remontan, nada menos, que a los principios de los 80, cuando ya portaba sobre sus espaldas más de dos décadas.

 

 

 

 

 

      A diferencia de lo que  todavía hacían en aquella época miles de jóvenes,  Monedero no escogió inaugurar su militancia en un partido radical que tuviera entre sus objetivos  la vocación de cambiarlo todo, de terminar con el sistema político y económico impuesto como una onerosa herencia de la dictadura. Quien hoy se nos quiere presentar  como una suerte de nuevo Lerroux incendiario, escogió iniciar sus primeros pasos en política militando en un partido entregado en cuerpo y alma al sistema, que en aquellos días subía como la espuma: el PSOE.

 

 

 

 

      Preciso se hace recordar que en el año 82 los socialdemócratas del PSOE, contando con los parabienes de la CIA y del SPD alemán, se  instalaron en el gobierno de España, prestos a ejecutar el trabajo sucio que una derecha contaminada por sus pasadas connivencias franquistas estaba incapacitada para poder realizar.

 

 

 

 

      Sin embargo, la organización de los socialdemócratas españoles no contaba con cuadros políticamente expertos que le pudieran ayudar  a ejecutar esa tarea. El PSOE, en efecto, tenía casi siglo y medio de historia, pero los cuarenta de la dictadura habían sido para ellos unas largas vacaciones. Su "renacimiento" comenzó a producirse coincidiendo con la muerte del dictador en el año 1975. Y, para lograrlo, su dirección no dudó en nutrir  sus filas  de alcaldes, concejales y funcionarios provenientes del antiguo régimen,  que no solo tenían experiencia en la gestión institucional, sino que pugnaban también por disponer de un nuevo refugio político donde poder guarecerse.  Por ello, no debe resultar extraño que por entonces los psocialistas españoles  ofrecieran  todo tipo  de parabienes  a quienes  codiciosamente  tocaban a su puerta, demandando poltronas a cambio de destreza y conocimientos. Según diversos testimonios, esa, y no otra, fue la razón que determinó que el joven Juan Carlos Monedero decidiera  ingresar, vía Universidad, en las filas del ascendente Partido socialista español.

 

 

 

 

 

        Aunque los testimonios que hablan de las primeras actividades políticas de Monedero no resulten muy fiables, pues la mayoría de los datos sobre esa época provienen, naturalmente, de sus antiguos  compañeros de militancia, todos ellos coinciden en afirmar que se trataba de un personaje con  una irrefrenable voluntad de "dar el cante" allí donde se encontrara. "No había coloquio o conferencia en la que  Juan Carlos no interviniera con encendida  grandilocuencia,  utilizando una retórica muy retorcida... yo diría que hasta casi críptica. Eso hacía que nuestro asombro ante un compañero al que casi éramos incapaces de entender, creciera exponencialmente después de cada intervención suya "- dice uno de sus jóvenes ex compañeros de entonces.

 

 

 

 

 

       El PSOE de aquellos años  terminó convirtiéndose en una nutrida y bulliciosa pajarera de "piquitos de oro",  muchos de ellos tránsfugas de las corrientes eurocomunistas del PCE, que revoloteaban  alrededor de sus dirigentes  tratando de llamar su atención. Y, de paso, si se terciaba, obtener algún "carguillo" que les ayudara a despejar su incierto futuro profesional. Pero para conseguirlo, además de la labia  había por lo menos que simultanear aquel emperifollo con  la actividad partidaria. De acuerdo con los testimonios consultados por quien esto escribe, todo indica  que Juan Carlos  lo debió de entender así, y puso manos a la obra.

 

 

 

 

 

     Sus "compañeros" de  la  época conservan todavía un vívido recuerdo de la  fruición con la que aquel  joven universitario socialdemócrata acogió la campaña a favor de la permanencia de  España en la OTAN. "Daba la sensación de que en ello le iba la vida. Durante aquella dura campaña  a favor de la OTAN Juan Carlos estaba en todas partes. Lo mismo daba charlas a los estudiantes que querían escucharlo, como se dedicaba a  hacer pasquines y distribuir octavillas. La cosa no era fácil, porque el ambiente estudiantil de esa época era muy hostil a la entrada de España en esta organización bélica. Pero hay que reconocer que Juan Carlos, pese a ello, se comportó muy bien".

 

 

 

 

 

 

LA CAMPAÑA PRO OTAN

 

 

 

     En honor a la verdad hay que decir que en aquella ocasión Juan Carlos Monedero no traicionó a nadie. Él no era un "reconvertido" que había optado por cambiar de chaqueta a última hora. Fueran cuales fueran las razones que lo movieron, Monedero había asumido políticamente el planteamiento global y estratégico del PSOE: había que estar en la OTAN porque ellos  eran nuestros aliados, y los otros, la Unión Soviética y el Pacto de Varsovia, eran "el enemigo". 

 

 

 

 

 

     No se puede decir lo mismo de otros intelectuales, como Ludolfo Paramio y Fernando Claudín - al que desde entonces empezaron a llamar en Madrid "Fernando Claudiquín" -  que se prestaron a vender indignamente su alma al diablo por un puñado de poltronas. La entrega  en cuerpo y alma de Juan Carlos  Monedero a la causa del PSOE fue sincera aunque, desde luego, colmada también por grandes ambiciones de ascenso político.  En la actualidad, él mantiene que sus discrepancias ideológicas comenzaron justamente con la campaña pro OTAN  que precedió al referéndum. Todos los testimonios atestiguan, sin embargo, que no fue eso lo que realmente sucedió.

 

 

 

 

 

          La verdad es que el compromiso del Gobierno del PSOE con la Alianza Atlántica no fue una cuestión sobrevenida. Fue un proceso de algunos años, en los que la dirección preparó concienzudamente  a sus militantes para que estuvieran en condiciones de poder asumir aquel trágala. Monedero miente, sin duda, cuando alega que fue en el curso del mismo referéndum cuando se iniciaron sus desavenencias ideológicas con la formación socialdemócrata española.

 

 

 

 

 

       Lo cierto fue que con la colaboración masiva de los medios de comunicación, la presión internacional, la coacción gubernamental y el descalabro ideológico en las filas del PCE, Felipe González pudo sacar adelante su propuesta de ingresar a España en la OTAN, aunque se tratara de "aliviarla"  ante la sociedad con la promesa de que España no participaría  en la estructura militar  de esa alianza. La historia se encargó de demostrar que tal compromiso fue tan solo un recurso tramposo para engañar a la gente.

 

 

 

 

 

    Ignoramos si Juan Carlos Monedero  esperó ver o no  compensados  aquellos esfuerzos otánicos  con  alguna canonjía que le permitiera alternar sus estudios con algún tipo de trabajo remunerado. Según ha contado el hoy socioliberal Joaquín Leguina,  ex presidente de la Comunidad de Madrid,  lo que alejó definitivamente del PSOE a Monedero fue  su desilusión  al no lograr   figurar en una de las listas electorales del PSOE.  Sea como fuere, lo cierto fue que el joven socialdemócrata no estimó en aquellos momentos que el  PSOE estuviera compensando adecuadamente ni su valía ni sus esfuerzos. Y fue abandonando, en silencio y sin escándalos, las filas de la organización de los socialdemócratas españoles.

 

 

 

 

 

      Pese a que  esta fue una etapa muy significativa en la trayectoria  política de Juan Carlos Monedero,  en la biografía que aparece en Wikipedia, elaborada posiblemente por él mismo, se ha ocultado deliberadamente esta parte "opaca" de su vida y hazañas.

 

 

 

 

 

        Para que la ciudadanía lograra tener una vaga referencia de la misma fue necesario que el candidato a la alcaldía de Madrid, el socialista Antonio Miguel Carmona, la esgrimiera públicamente contra su contertulio de la Sexta Noche, un programa de audiencia millonaria de la Televisión privada, que ha servido de trampolín mediático a la cúpula de Podemos. El impacto que recibió Monedero en el curso de aquel programa fue visible: una parte de su pasado politico había sido desvelado ante los ojos de millones de espectadores. En su rostro se reflejó claramente el  "tierra trágame" que le embargó la noche.

 

 

 

 

 

II PARTE: DEL PSOE A PODEMOS, PASANDO POR IU Y EL 15 M

Noticias relacionadas
Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
6 Comentarios
Fecha: Viernes, 8 de mayo de 2015 a las 12:42
asi es
siempre nos quedara esperanza aguirre !!!y sin votarla !!!
Fecha: Martes, 5 de mayo de 2015 a las 13:25
Q.r.
quien es ciudadanos?
http://jmalvarezblog.blogspot.com.es/2015/05/desmontando-un-mentiroso.html#more
Fecha: Lunes, 4 de mayo de 2015 a las 23:48
LENINGRADO ROJO
Decía un político conservador británico, que la creación del Estado del Bienestar en la Europa Occidental, y la otorgación de derechos por parte de los empresarios a los trabajadores, se debían a la existencia de la UNIÓN SOVIÉTICA. y del comunismo, como alternativa al sistema explotador capitalista. Negar lo evidente, es no comprender lo acontecido durante el siglo XX, con la introducción de las ideas de LIBERACIÓN SOCIAL Y DE JUSTICIA SOCIAL. La URSS, tuvo muchísimos problemas, se cometieron grandes errores ( normal, bajo las condiciones de la férrea oposición de la burguesía de la época ).
Fecha: Lunes, 4 de mayo de 2015 a las 17:42
Pedro Jesús
Está visto y comprobado que en política el pasado justifica el presente.
Fecha: Lunes, 4 de mayo de 2015 a las 16:07
Paco Fuerntes
Hombre¡ ya era hora que se colocara a este farsante en el lugar donde le correspondia
Fecha: Lunes, 4 de mayo de 2015 a las 10:32
Adaiunay
Juan Carlos Monedero Fernández-Gala es de los primeros en firmar manifiesto proinvasión a Siria, los siguientes son:
el cripto-otánico Alba Rico* (el Henry Levi español), el extinto exrebelde contra la legalidad republicana el exfinanciero Sampedro, el diputado Gaspar Llamazares, la permanentista Esther Vivas, el permanentista Carlos Fernández Liria, etc. etc.

*"Tenemos suficiente información contrastada para pensar que, ni detrás de las revoluciones, ni detrás de las contrarrevoluciones ha estado Estados Unidos." Dijo Alba Rico.

Canarias-semanal.org • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress