Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Miércoles, 15 de abril de 2015
Ante una insólita afirmación del presidente de Cuba

Raúl Castro se equivoca. Obama no es un hombre honesto

Guardar en Mis Noticias.

 

- - Pinche AQUÍ para leer otros artículos de Manuel Medina

 
     POR MANUEL MEDINA / CANARIAS SEMANAL.-   La verdad es que Cristina Fernández de Kirchner 
nunca ha sido un personaje por el que haya sentido especial simpatía. Mi distancia en relación con el fenómeno político  de los Kirchner no proviene de un desafecto personal, sino más bien  de una determinada percepción sobre el papel  que tanto ella como su esposo han desempeñado a lo largo de las dos últimas décadas.   

 

 


     Mi lejanía del matrimonio Kirchner obedece primordialmente a la trayectoria sinuosa, mezclada con negocios muy opacos, que ha  caracterizado las biografías de ambos personajes.

 

 

 

    Sin embargo, juicios personales aparte, debo reconocer que la intervención de Cristina Fernández en la Cumbre de las Américas me cautivó. Fue valiente, certera, veraz, en todas las afirmaciones  que emitió acerca del papel desempeñado por los EE.UU. en relación con América Latina a lo largo de más de un siglo.

 

 

 

 

       Precisamente por su demostrada clarividencia,  me resulta  imposible poder soslayar el contraste de la intervención de la presidenta  argentina con algún pasaje del discurso de Raúl Castro en la misma sesión de la  Cumbre.

 

 

 


     Dijo textualmente el presidente cubano que "Obama es un hombre honesto".  Me resulta insólito tener que escuchar de boca de un líder de la Revolución Cubana una afirmación tan perturbadoramente falaz  e incomprensible, sobre todo viniendo de quién viene.

 

 

 

 


         Ni que decir tiene que esa mendaz afirmación  fue recibida por todos los medios de comunicación del Imperio, y de fuera de él, con una inusitada profusión y alborozo. La efusiva acogida trajo inevitablemente a mi memoria una anécdota  protagonizada por el histórico socialdemócrata alemán  Augusto Bebel, cuando  observó que desde la bancada conservadora del parlamento de su país aplaudían entusiásticamente sus discursos. "Ah, viejo Bebel: ¿qué tontería habrás dicho para que esta gente te aplauda de esa manera?"- se preguntaba con certera suspicacia el  anciano político alemán.

 

 

 


 

        A diferencia de la  prevención que mantengo hacia los Kirchner, para mí la Revolución cubana  ha sido siempre un ejemplo de autenticidad, resistencia e integridad moral. En cada etapa histórica de esa Revolución podíamos comprender el sentido de las decisiones que desde  ella eran tomadas. Incluso cuando los criterios adoptados por su dirección pudieron parecerme inadecuados o criticables, resultaba evidente que la política marcada por la Revolución  constituía siempre  una contundente respuesta  al desafío cotidiano que su vecino imperial le imponía. Podían colarse errores o subjetividades, pero nunca la mentira, la doblez, el adulamiento o la hipocresía. Fue precisamente esa integridad veraz la que hizo imbatible a la Revolución Cubana.

 

 

 


    Desde hace un par de años, sin embargo, hay algunas cosas que no logró entender.  No entiendo, por ejemplo, que se defienda desde la institucionalidad revolucionaria la promoción de empresas y negocios, instando a los cubanos a abandonar los "prejuicios" del pasado en relación con su manifiesto rechazo a ese tipo de actividades; que desde las más altas instancias del Gobierno se llame a la población a crear empresas privadas - con los consiguientes asalariados y plusvalías -, sin que tal recomendación esté acompañada por las habituales prevenciones didácticas con las que el liderazgo revolucionario siempre advirtió a su pueblo frente los nuevos retos sociales o políticos que se interponían en su camino.

 

 

 

 

      Puedo comprender, desde luego, que Cuba ha estado y está  aislada y acosada, y que tal situación requiere respuestas originales, cuando no inéditas. Entiendo también las enormes dificultades que para la construcción del socialismo plantea ese aislamiento. Puedo comprender, asimismo,  que hay momentos históricos en los que resulta imperativo dar pasos hacia atrás, pero siempre con el claro objetivo político de crear las condiciones para poder seguir avanzando en el futuro,  en la línea marcada  desde los mismos inicios del proceso revolucionario cubano.

 

 

 

 

      Pero, por encima de todo eso, lo que ha terminado por dejarme atónito es la aseveración de Raúl Castro en la Cumbre de las Américas  de que "Obama es un hombre honesto".

 

 

 


    ¿Podrán coincidir también con el sorprendente testimonio de Raúl los afganos, los iraquíes, los libios, los ucranianos, los yemeníes, víctimas de las acciones imperiales de los EE.UU.?

 

 

 

 

    ¿Podrá ser realmente honesto un presidente que amenaza con "torcerle el brazo" aquellos países y gobiernos que no se plieguen sus políticas   en el exterior?

 

 

 

 

      ¿Alguién puede creer que los pueblos sirio e iraní podrán coincidir, después del largo calvario recorrido, con la percepción que Raúl tiene acerca de la figura de Obama?

 

 

 

 

    ¿Podría legítimamente presumir de honestidad un presidente que prepara golpes de Estado en América Latina u otros lugares del mundo para  derrocar a gobiernos legítimos elegidos por sus pueblos?

 

 

 

 

     ¿Qué pensarán sobre la afirmación de Raúl, los familiares de las víctimas de los drones enviados por ese "hombre honesto" a lo largo y ancho de toda la geografía de Oriente Medio?

 

 

 


    Por nada del mundo desearía vivir nunca circunstancias que me hicieran perder  la confianza que he tenido a lo largo de toda mi vida en la Revolución Cubana. Una confianza que no sólo es personal sino,  después de casi  60 años,  patrimonio de millones de personas.

 

 

 


     Ni las "razones de Estado", ni  puntuales intereses diplomáticos podrían justificar tal pérdida. No sucedió eso nunca en el pasado. Que ello ocurriera  ahora sería, sin duda, una tragedia para Cuba y para toda la humanidad, porque jamás un territorio tan pequeño representó tantos valores juntos.

 

 

- Pinche AQUÍ para leer otros artículos de Manuel Medina

 

 

 

- VÍDEO DEL FRAGMENTO DEL DISCURSO DE RAÚL CASTRO OBJETO DE ESTE COMENTARIO
 
 
Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
11 Comentarios
Fecha: Viernes, 24 de abril de 2015 a las 10:26
Juan
Amigo Geraldo: lo suyo - reconózcalo- es una mágica pirueta argumental, pero desde luego nada tiene que ver con un análisis marxista
Fecha: Viernes, 24 de abril de 2015 a las 09:56
Geraldo Guevara
Refiriendo al contexto en que Raul afirma este concepto. Obama dice que por 5 decadas el metodo de bloquear y aislar a Cuba no ha funcionado. Van a usar ahora el metodo del acercamiento para penetrar el socialismo cubano y provocar un efecto similar al del bloque sovietico.
Desde ese punto de vista Obama esta por la suspension del bloqueo y lo esta haciendo. En ese sentido es honesto porque hace lo que dice.
Esperamos por el contrario que la cultura cubana influya el socialismo en el pueblo norteamericano. El pueblo norteamericano apoya causas justas cuando sabe la verdad. Fidel lo dijo.
Fecha: Jueves, 16 de abril de 2015 a las 21:04
Tacuara
Al destacar algunas partes de las palabras de Raul Castro (gesto comprensible por diplomático, pero ambiguo) omitieron que el discurso del presidente cubano fue en su casi totalidad un implacable resumo histórico de la agresiva política imperialista de EEUU en relación a Isla, desde la guerra de independencia a la actualidad. Además Raul Castro concluyó afirmando que la normalización de las relaciones con Washington no impedirá Cuba, como estado soberano, proseguir la construcción del socialismo ,opción incompatible con el capitalismo.
Fecha: Jueves, 16 de abril de 2015 a las 13:14
asi es
PArece un PODEMITA más este raulito.
Fecha: Miércoles, 15 de abril de 2015 a las 22:04
Pedro
Los grandes medios de comunicación siempre van a destacar lo que les interesa, y eso no puede ignorarlo alguien con la experiencia y el conocimiento de Raúl Castro. Cuando él dice lo que dice, sabe que esto tendrá una repercusión mundial. Ahora, ¿por qué lo dice? ¿Qué hay detrás de esa decisión? Imposible es que lo sepamos ahora, aunque supongo que el tiempo nos irá dando algunas pistas.
Fecha: Miércoles, 15 de abril de 2015 a las 21:58
Necesariacrítica(II)
Lamentablemente, no hemos avanzado mucho en la izquierda desde el pasado siglo XX en lo que se refiere a la necesidad de ser críticos y desarrollar un pensamiento propio y autónomo. Son muchos los que confunden el apoyo a un proceso con el asentimiento total y muy pocos los que entienden que nadie, absolutamente nadie, debe estar por encima de la crítica. Lo que dijo Raúl no es verdad, y se trata de un mensaje que no ayuda a que la gente entienda quién es realmente Barack Obama. Ojalá algún día no sea tan raro encontrar artículos como este en los que alguien se atreve a decir lo evidente.
Fecha: Miércoles, 15 de abril de 2015 a las 21:52
Necesariacrítica(I)
Solo faltaría que Raúl Castro no hubiera hablado de esas políticas de despojo y saqueo. Yo, que escuché íntegramente el discurso de Raúl, también me quedé con muy mal cuerpo cuando dijo lo de la supuesta honestidad de Obama. Lo que mucha gente no parece entender es que estas declaraciones, que nunca son improvisadas ni gratuitas, tienen pésimas consecuencias. La gente tiene a Cuba y sus dirigentes como referentes, y muchos se creerán que, efectivamente, Obama es algo diferente a George Bush, cuando ambos han sido o son la cara visible de un mismo Imperio. Obama simplemente está cambiado de táctica para perseguir un mismo objetivo. Acabar con la Revolución cubana. Y no olvidemos, por cierto, lo que está haciendo también contra Venezuela. (...).
Fecha: Miércoles, 15 de abril de 2015 a las 21:13
Tacuara
Personalmente, creo que el artículo publicado cae en el error o más bien en una trampa de los medios de comunicación; ya que los mismos únicamente se refirieron a esta apreciación (diplomática), que Raúl Castro hacía sobre Obama, EN PARTE de su alocución que duró 48 minutos. Lo que no dice este artículo y los propios medios de comunicación es ¡¿Qué más dijo Raúl Castro?! Habló de las políticas de despojo y saqueo de América Latina y habló de las acciones bélicas desarrolladas por el imperio en el mundo y en la propia Cuba. http://www.tercerainformacion.es/spip.php?article84207
Fecha: Miércoles, 15 de abril de 2015 a las 12:26
maateo
y porque no, señor medina? no cayo la URSS Y China en el mas vil de los capitalismos? , que pasa que cuba es mejor? a mi los que sucumben que les den, habrá otros pueblos que no lo hagan... al fin y a la postre la construcción del socialismo es asi, para detrás y para delante...aciertos, errores , declives y traiciones, está hablando usted desesperadamente porque ha creído que cuba es el mejor ejemplo del mundo?, es un ejemplo, más o menos, pero no la perfección, parece mentira que usted sea historiador y un hombre curtido, se le escapa la rueda, tenga cuidadito, estoy con cuba, por supuesto, con quien iba a estar sino con los antiimperialistas?, pero de ahí a creer que hizo o que hace el verdadero socialismo hay mucho que ver. Si los imperialistas, no les hubiese apretado tanto, no hubiesen sido tan groseros y desesperados y prepotentes, hoy seguramente estarían con estos, Fidel comunista? como decían los comunistas, es un pequeño burgués radicalizado. Que no le quedo mas remedio que someterse también a los kuchev, para sobrevivir, que el hombre haya hecho avances y haya tomado conciencia para encausar a la sociedad cubana, también se le aplaude, que incluso le puso agallas al asunto contra Rusia, con la crisis de los misiles( cuando le dijo a kuchev, poco mas o menos que se fuera a la mierda) también se le aplaude, pero poco mas, y Raulsito mas de los mismo... no se le pueden pedir peras al olmo. Yo no estoy perdido, quienes se pierden son los que como usted están llorando por algo que no es real.
Fecha: Miércoles, 15 de abril de 2015 a las 10:58
Leyla
Desde luego, estoy totalmente de acuerdo con usted. Si Cuba ha sido tan admirada mundialmente fue porque ha sido el único o uno de los pocos países que se le han enfrentado a Estados Unidos y nunca han podido meter las narices en Cuba ni han podido asesinar a Fidel Castro como tantas veces han querido. Espero que el desbloqueo no acabe con toda la valentía que han demostrado tener con los países imperialistas destructores de los valores humanos y que son un ejemplo para acabar con el nuevo orden mundial que pretenden introducir con el TTIP y CETA.
Fecha: Miércoles, 15 de abril de 2015 a las 10:42
Adaiunay
Acongoja el artículo, notablemente clarificador Medina.

Canarias-semanal.org • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress