Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Jueves, 12 de marzo de 2015
"Este continúa siendo el país que nos enorgullece"

Vivir en Cuba: El más hermoso de los desafíos (Vídeo)

Guardar en Mis Noticias.

Para la mayoría de los habitantes de la isla que un día se convirtió en las puertas del nuevo mundo y que siglos después fue capaz de hacer la Revolución capaz de derrotar por primera vez en la historia de América Latina a las fuerzas imperiales y resistir el mayor acoso económico a que haya sido sometida nación alguna, sin doblegarse ni rendir sus banderas, este continúa siendo el país que nos enorgullece y al que continuaremos entregando todas nuestras fuerzas

    Por ORLANDO RUIZ RUIZ (*) / CANARIAS-SEMANAL.ORG.-    Los días que corren se nutren en esta tierra, como en otros grandes momentos de la historia, de un jugo vivificador.  La satisfacción de ser cubano ha recibido savia nueva, y aun cuando haya enanos de alma incapaces de apreciar la gloria del protagonismo que nos ha tocado disfrutar, el tronco de robustez única que con todas nuestras dignidades juntas hemos hecho crecer, ahora es más sólido y enhiesto que nunca.

 

 

    Escribo hoy con las impresiones de quien a lomo de un tordillo de madera gira en el carrusel que imaginó el poeta, pero a diferencia de él, no alucina, sino pisa con pie firme al ver pasar ante sus ojos en cada vuelta de la noria la realidad cambiante, los retos impuestos por la vida y las alternativas de una sociedad enriquecida por los desafíos, fortalecida por las victorias y siempre aleccionadora y dada a abrir al hombre una puerta por donde salir "en parche de pelea" al nuevo combate.

 

 

    Cuando aun no se apagaba la llamarada de nuestras emociones ante el regreso de los muchachos que fueron capaces de hacer florecer con su resistencia e hidalguía tras las rejas de la impiedad un polvorín de miel y rosas, el equipo médico que derrocha valor en Sierra Leona anunciaba sus éxitos frete al flagelo mortal de una dolencia ciega y brutal; ganábamos a golpe de coraje pocos días después la corona de oro en un campeonato de beisbol donde los oponentes mostraban el profesionalismo de los escogidos a golpe de buena paga, como corresponde al deporte rentado; hace poco alcanzamos la mayor presencia de turistas extranjeros de todos los tiempos en la cadena de hoteles de la callería Jardines del Rey, y ahora, con pasos lentos, sin confiarnos en la astucia felina del adversario de todas las etapas, ganamos batallas legales en el seno de las cortes impenetrables del sistema judicial estadounidense, como las de nuestras marcas de tabaco, a la vez que imponemos las reglas de nuestros principios sin mella en el debate cara a cara para abrir un camino de buena vecindad por el que se ha visto obligado a transitar el poder imperial.

 

 

 

     La sociedad cubana, en cuyo torbellino de dificultades, carencia y virtudes enorgullecedoras vivimos inmersos, da hoy sólidos pasos hacia la consolidación de unas finanzas públicas más estables, que van permitiendo dejar atrás los endeudamientos de antaño, una mordaza que obligaba a la nación a comerciar con el mundo bajo las presiones de una economía de sobrevivencia.  Nuestra balanza comercial internacional se inclina cada vez más hacia el equilibrio necesario y los lineamientos de la política para el desarrollo trazados por la dirección política comienzan a materializarse de manera efectiva.

 

 

 

    Aun en medio de las insatisfacciones resultantes de muchos años de adversidades, uno siente al salir a la calle la sensación de un optimismo que crece y de una voluntad de renacer.  Los cubanos que hemos crecido satisfechos de encarar el dificilísimo desafío de construir el Socialismo -y que no somos pocos- estamos dispuestos a conquistar ese futuro mejor para nuestros hijos y nuestros nietos, que solo será posible con la existencia de la Revolución.  Vivir en Cuba continúa siendo el más hermoso de los desafíos.

 

 

 

 

 

[Img #36501]  (*) Orlando Ruiz Ruiz periodista, escritor y colaborador de Canarias Semanal.org. Fue, hasta su reciente jubilación, jefe de la Sección Internacional del periódico portavoz de los sindicatos cubanos "Trabajadores".

 

 

 

 

VÍDEO RELACIONADO:

 

 

 
Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
1 Comentario
Fecha: Martes, 17 de marzo de 2015 a las 12:38
Libertario
"Ganamos batallas legales en el seno de las cortes impenetrables del sistema judicial estadounidense". Tan impenetrables no deben ser entonces. A ver si en Cuba una empresa que plante cara al Gobierno de Cuba tiene alguna opción en los tribunales.

Canarias-semanal.org • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress