Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Domingo, 18 de enero de 2015
Entrevista a Manuel E. Yepe

¿Giro en las relaciones Cuba - EE.UU.?. El Cynical Power (IV)

Guardar en Mis Noticias.

[Img #35029]   En los tres artículos anteriores, iniciamos la exposición general del tema (1) y obtuvimos las opiniones de los analistas, politólogos y estudiosos de las relaciones internacionales Manuel David Orrio (2), y JM Álvarez (3).  Nos dirigimos ahora al compatriota Manuel E. Yepe (4), muy activo participante en nuestro Sistema de InfoCom, especialmente en nuestra Red Social Integrada "Martianos".

 

 

   - Orestes Martí (OM): Como recientemente escribiste en un artículo de opinión (5) "Tras 53 años sin relaciones diplomáticas, los gobiernos de Estados Unidos y Cuba anunciaron su disposición de reanudarlas e iniciar un proceso dirigido a la normalización de sus relaciones bilaterales" ¿Cuáles han sido los principales factores que han influido en ese cambio o adecuación de la política norteamericana hacia Cuba?

 

 

  - Manuel E. Yepe (MY): Lo primero que habría que preguntarse es por qué este cambio en la política exterior de Estados Unidos relacionada con Cuba ha tardado tanto, considerando que ha sido demostrado que el Presidente de Estados Unidos tiene facultades suficientes para decretar el restablecimiento de relaciones diplomáticas que, a su vez, permiten el debate bilateral de cualquier diferendo.

 

 

   Sin hurgar demasiado en esos motivos puede afirmarse que la decisión del cambio proceed de los poderes fácticos (“The powers that be” los llama David Halberstam) que son los poderes de las corporaciones que llevan verdaderamente las riendas de todo en Estados Unidos, por encima del gobierno y cuyas decisiones no dependen de las urnas u otros factores contingentes.  Son siempre más estratégicas que las de las Administraciones.

 

 

   Yo creo que Obama llegó a la Casa Blanca porque así lo permitieron los poderes fácticos ante la grave situación por la que atravesaba Estados Unidos tras el desastroso gobierno de George W. Bush.  La situación exigía correr riesgos en aras de salvar el liderazgo global de Washington.

 

 

   Pero opino que Obama, sin ser un hombre de esa elite, cuenta con apoyo de algunos sectores de ella.  El soporte mediático del NYT con la serie de seis editoriales promoviendo la normalización de los vínculos con Cuba que antecedió a la decisión presidencial, es evidencia de ello.

 

 

 -  OM: Algunos politólogos consideran que este cambio de enfoque tendrá como un segundo paso el levantamiento del bloqueo, eufemísticamente llamado "embargo" ¿Que consecuencias en el escenario interior de los EE.UU. pudiera tener la nueva política del Ejecutivo demócrata y en que situación se encontrará frente a un poder Legislativo dominado ahora por la extrema derecha republicana?  ¿Habrá posibilidad real para el levantamiento del bloqueo/embargo?

 

 

  - MY: Hace algún tiempo que el establishment de la política exterior de Estados Unidos es del criterio de que la política de hostilidad hacia Cuba no tiene sentido, aunque rara vez se manejara el asunto públicamente por figuras destacadas de su Administración, alegando la escasa entidad de las relaciones con Cuba en la política exterior del país o porque en medio siglo sus resultados habían sido contraproducentes.

 

 

   Cualquier conversación en privado con figuras de relieve de Washington dejaba clara evidencia del criterio generalizado de que el bloqueo a Cuba no tenía quien lo defendiera.

 

 

   A mi modo de ver, el grupo de legisladores de origen cubano fabricados por la ultra derecha estadounidense se irá quedando sin sustento político y económico… hasta desaparecer.  Su lucha por la supervivencia pudiera causar bajas, pero su derrota ayudará a mejorar la proporcionalidad en la representación en el Congreso de los inmigrantes latinoamericanos, hurtada por la ultraderecha republicana para colocar a sus peones cubanos cuando se vieron obligados a pasar del terrorismo a la política.  En esto de disfrazar a sus lobos como corderos, los republicanos fueron más ágiles y visionarios que los demócratas y ello les rindió buenos frutos a ellos, pero un flaco servicio a la democracia estadounidense.

 

 

   Es obvio que el levantamiento del bloqueo a Cuba y de la prohibición de los viajes a Cuba de sus ciudadanos, así como la exclusión de Cuba de la lista del Departamento de Estado de países que patrocinan el terrorismo internacional, el abandono de la política subversiva integral incluyendo planes de invasión contra la Isla y la devolución a Cuba del territorio que ilegalmente ocupa Estados Unidos en torno a la bahía de Guantánamo, son inevitables segundos pasos para la normalización de las relaciones.

 

   Pero es de esperar que los dos partidos que se alternan en el poder administrativo y la nación norteamericana toda, entiendan que estos pasos no benefician solo a Cuba, aunque el mérito principal se atribuya con justicia a la Isla por su demostrada capacidad de resistencia ante los embates de un vecino tan poderoso.

 

 

   Son muchos los beneficios políticos y económicos que Estados Unidos obtiene de la reanudación de las relaciones oficiales con Cuba, sobre todo si de ello significara se calcula el ahorro de millones de dólares por la cancelación de sus campañas mediáticas y desestabilizadoras, promotoras de promoción de la subversión.  En el terreno de las relaciones internacionales, se podría liberar de tantas humillantes derrotas de su política latinoamericana.

 

 

    Naturalmente, serán muchos los damnificados en Estados Unidos y en Cuba por el cese de las hostilidades entre las dos naciones.  Muchas fortunas de cubanos y estadounidenses residentes en el sur de la Florida o en Nueva Jersey se han formado o han crecido sustancialmente con los aportes involuntarios de contribuyentes estadounidenses a los fondos para la llevar la “democracia” a Cuba.  Hay también en Cuba centenares o miles de personas que se han acostumbrado a vivir de los encargos de las agencias que sufragan esos planes desestabilizadores.

 

 

   Pero creo que una vez desaparecida la gallina de los huevos de oro y que se hayan acallado la protestas de los directamente perjudicados en sus bolsillos, no habrá motivo para que el tema de los vínculos con Cuba sea objeto de un tratamiento tan trascendente en las pujas del Congreso.

 

 

   Siempre existirá la posibilidad de que los neoconservadores opten por plantearse un regreso al pasado aprovechando sus ventajas en el Congreso, sobre todo mientras la práctica de considerar las relaciones con Cuba un tema de “política domestica” (con el estado de la Florida como referente), en vez de “asunto de política exterior”, como debía ser.  Pero yo confío que primará el interés nacional de Estados Unidos que a todas luces se corresponde con la reciente decisión de ejecutivo de iniciar un proceso hacia la normalización de la relaciones con Cuba.

 

 

 -  OM: Hay algunos analistas que han aventurado un cambio de posición de Cuba en el escenario territorial de América Latina, tradicionalmente considerado el "patio trasero" de los EE.UU. Hay incluso "socialistas" que llaman a la izquierda "de los países de Centroamérica a prestar especial atención a la evolución de los acontecimientos en Cuba, puesto que tendrán serias repercusiones en la región, tomando en consideración que el conjunto de la izquierda centroamericana ha tenido fuertes vinculaciones políticas e ideológicas con el castrismo.  Las conquistas de la revolución cubana están ahora más que antes en mayor peligro, con el acelerado proceso de restauración capitalista que parece tomar mayor empuje con los recientes acuerdos Castro-Obama".  ¿Qué opinión te merecen estos "llamados" y cuál es el escenario que puedes prever para el futuro inmediato en esa zona?

 

 

  -  MY: Los pueblos tienen mucho mejor olfato político que lo que algunos analistas creen.  Los vínculos de la revolución cubana con los procesos políticos progresistas que hoy caracterizan a América Latina y el Caribe han sobrevivido más de 56 años de ataques mediáticos, manipulaciones y mentiras.  Fracasaron los intentos de aislamiento diplomático, golpes de Estado y terrorismo de Estado (Operación Cóndor) que no pudieron evitar que el ejemplo de Cuba cundiera en el continente.  Por el contrario, se ha multiplicado en muchos otros procesos llegados al poder por vías distintas a la lucha armada popular.  Ellos son nuevos faros que generan, por si mismos, más faros de revolución y democracia socialista.

 

 

   La prueba más evidente de que los pueblos no se dejaron engañar con sus intentos de aislar a Cuba es que muchos de los actuales líderes de Latinoamérica han llegado al poder por votación popular respetando las reglas impuestas por Estados Unidos y las oligarquías dependientes.  Estos líderes se declaran influidos por los mismos ideales que llevaron al poder a los líderes fundadores de la revolución cubana mediante la lucha armada popular armada y hoy tienen excelentes vínculos con Cuba no obstante los riesgos que ello representa en sus relaciones con Washington.

 

 

   No creo que se esté planteando un escenario de “acelerado proceso de restauración capitalista”.  Desde el triunfo de la revolución cubana, América Latina vive un “acelerado proceso independentista y progresista” que ha logrado impresionantes avances, algunos retrocesos y muchos tropiezos, siempre con el viento en contra de Estados Unidos.  La orientación y dinamismo de estos procesos populares ha dependido de las situaciones propias de los respectivos países y de la capacidad de los líderes autóctonos de sortear en cada momento las dificultades concretas.

 

 

   Como los males mas generalizados derivaban de la aplicación de recetas neoliberales y la privatización de lo público, las soluciones mas comunes y expeditas pasaban por la extensión de la propiedad pública o estatal.  No siempre ello se ajustaba a lo más racional desde el punto de vista social o el económico.  Pero no debe confundirse el aprovechamiento de medidas de mercado en aras de eficiencia económica con restauración capitalista.  Las revoluciones no deben auto imponerse restricciones que les aten las manos en medio de la batalla.  El mercado no lo inventó el capitalismo.

 

 

  - OM: En el escenario mundial, se comenta que la alianza estratégica entre Rusia y China y el fortalecimiento de organizaciones como los BRICS (6) y la Unión Económica Euroasíatica (7), entre otros, ponen seriamente en entre dicho la hegemonía norteamericana ¿Cómo tú percibes ese escenario?  ¿Crees que tal situación tuvo alguna influencia en el restablecimiento de las relaciones?

 

 

  - MY: Creo que es incuestionable que la constitución de los BRICS, la Unión Económica Euroasiática y la alianza estratégica Ruso China son pasos esenciales del nuevo escenario mundial que atentan contra la hegemonía global estadounidense.  Como tales, se relacionan con la decisión de Estados Unidos de revisar sus relaciones con Cuba, pero no más allá de eso.

 

 

   Creo que las motivaciones de orden “doméstico” han primado una vez más, lamentablemente.

 

 

 

NOTAS:

 

(1) ¿Giro en las relaciones Cuba - EE.UU.?. El Cynical Power (I)

 

 

(2) ¿Giro en las relaciones Cuba - EE.UU.?. El Cynical Power (II)

 

 

(3) ¿Giro en las relaciones Cuba - EE.UU.?. El Cynical Power (III)

 

 

(4) Manuel E. Yepe Menéndez es abogado, economista y politólogo.  Se desempeña como Profesor en el Instituto Superior de Relaciones Internacionales de La Habana.  Fue Embajador de Cuba, Director General de la Agencia Latinoamericana de Noticias Prensa Latina, Vicepresidente del Instituto Cubano de Radio y Televisión, Director Nacional fundador del Sistema de Información Tecnológica (TIPS) del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) en Cuba y Secretario del Movimiento Cubano por la Paz yla Soberanía de los Pueblos.

 

(5) CUBA.- 56 años después: ¿A dónde va la Revolución Cubana?

 

 

(6) http://www.auto-hermes-sxxi.net/prensa-organismos-BRICS.htm

 

 

(7) http://www.auto-hermes-sxxi.net/prensa-organismos-UEE.htm Relaciones Cuba - EE.UU.

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
Canarias-semanal.org • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress