Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Martes, 16 de diciembre de 2014
El mandatario prefiere el "modelo sueco" a la revolución bolivariana

El día que Pepe Mujica marcó distancias con el proyecto de Hugo Chávez (Vídeos)

Guardar en Mis Noticias.

 

     Por JUAN ANDRÉS PÉREZ RODRÍGUEZ / CANARIAS-SEMANAL.ORG.-    Muchísimas personas, no importa su condición social o ideológica, podrían ser protagonistas de esta noticia.

 

 

   Treinta y cinco días y 2.930 kilómetros en bicicleta, fue lo que necesitó un joven de 28 años para llegar desde el municipio Alfenas, en Brasil, a Montevideo, Uruguay, motivado por la admiración que dice sentir por el presidente de ese país.

 

 

   Carlos Eduardo Lemos de Oliveira, que así se llama el protagonista  pudo después de esa odisea, cumplir "su sueño": conseguir un "selfie" con el presidente uruguayo José "Pepe" Mujica.

 

 

   "Mujica - declaró el joven al portal Globo - detuvo su Volkswagen para saludarme y darme la mano".

 

 

   Como este joven, muchos otros caen rendidos también por la imagen excepcional que los medios de comunicación presentan del viejo guerrillero convertido ahora en mandatario de la nación sudamericana.  Sin embargo, el fenómeno ocurre mayoritariamente fuera de su país, pues en éste su popularidad ha dejado de ser la que era.

 

 

    ¿Qué podemos aprender del significado este fenómeno y qué consecuencias podemos extraer?

 

 

   Respetuosamente, hemos tomado de Jorge Luis Borges el título de su relato "Tema del traidor y del héroe", para sintetizar la doble imagen "modélica" del ex guerrillero.

 

 

    La del héroe, es la historia mediática  que cautiva y embelesa.  La imagen del "presidente más pobre del mundo".  La del modelo de presidente que tramiten los medios. La otra es la del traidor a una causa, a un ideal, a un pueblo.

 

 

   La modélica imagen que muestran los medios sobre Pepe Mujica refuerza la idea  de que la corrupción política es la causa de los problemas económicos y sociales que se sufren y de que, por lo tanto, con políticos austeros y honrados los problemas estarían resueltos.

 

 

     La imagen, la gestión y el pensamiento del ex tupamaro, como "socialista conservador", tienen en la batalla de ideas un arma arrojadiza contra la izquierda más consecuente.

 

 

   Dos testimonios, uno propio y otro ajeno, permiten traspasar el umbral de la apariencia para adentrarse en lo que está detrás de la filosofía y la vida austera de un presidente.

 

 

    En el primero de los vídeos que les ofrecemos (*) podemos constatar la instrumentalización que hacen los medios corporativos de la figura de José Mujica.  En este caso, un medio al servicio de los EEUU como es la CNN,  utiliza la supuesta credibilidad que le otorgaría a Mujica el haber sido un "extremista" reconvertido en "demócrata", certificado y confirmado por quienes expiden esos certificados.

 

 

   "… Al haber vivido eso - un pasado radical y su llegada a las posiciones actuales - , presidente, usted tiene una autoridad moral, mucho peso, para que sus palabras sobre la izquierda latinoamericana sean escuchadas" - comienza afirmando la periodista de CNN para introducir una de sus preguntas.

 

 

   "¿Qué le dice usted a esos otros gobiernos de izquierda, de los que tenemos al menos cinco en el continente.  ¿Qué cree que están haciendo bien y qué cree que están haciendo mal" - interroga la hábil  entrevistadora del canal norteamericano.

 

 

   En la respuesta de Mujica están los fundamentos que los grandes medios quieren sembrar en las consciencias de los pueblos.  En sus ideas se resumen las características de la "izquierda" que el sistema capitalista necesita como oposición inofensiva e instrumentable.

 

 

       "Yo creo en el socialismo, pero no creo en el estatismo […] y creo que la construcción del socialismo supone una sociedad mucho más culta, mucho más inteligente y mucho más rica.  Creo que países como Suecia se arrimaron mucho más a lo que puede ser el socialismo, o Noruega, que los intentos fallidos que hemos tenido"- afirma con aparente ingenuidad el presidente uruguayo, evidenciando que su concepción de socialismo   coincide plenamente con la de la socialdemocracia europea.

 

 

   Dos ideas permiten contrastar con la conservadora definición de Mujica.

 

 

    Rosa Luxemburgo escribió en una dirigida a Franz Mehring  que "El socialismo no es, precisamente, un problema de cuchillo y tenedor, sino un movimiento de cultura, una grande y poderosa concepción del mundo...".

 

 

    Y Ernesto Guevara, en entrevista con Jean Daniel del "Express", Argel, en julio del 1963 puntualizó que  "el socialismo económico sin la moral comunista no me interesa.  Luchamos contra la miseria pero al mismo tiempo luchamos contra la alienación."

 

 

   Ambos, como todos aquellos que confrontan realmente con el sistema capitalista, se sitúan en las antípodas de Pepe Mujica.

 

 

     Ante otra pregunta de su entrevistadora, la respuesta de Mujica contribuye todavía más a la confusión y al descrédito de  los procesos politicos latinoamericanos.

 

 

   - "¿Le gusta el Socialismo del siglo XXI propuesto a lo ALBA?"

 

 -   "Lo admiro, pero no es el camino que yo elegiría.  Yo preferiría un camino mucho más lento, de construcción menos espectacular […]" -  subraya significativamente Mujica.

 

 

   Ante estos planteamientos del ex guerrillero, y las políticas desarrolladas en Uruguay  bajo su mandato, no resulta extraño que hoy sea duramente contestado por sus antiguos compañeros de lucha.

 

 

- "¡Pepe, mírame!  ¡Vos, la Tronca y el Ñato nos entregaron en la cárcel y ahora están entregando a un pueblo a la multinacionales! - le espetó un viejo militante y ex preso político en el segundo de los vídeos que adjuntamos a estas líneas. 

 

 

 

    A la luz  de las politicas que propone hoy el saliente primer mandatario uruguayo, no debe resultar extraña la benévola imagen que de él han construido los mismos medios de comunicación que en su día trataron de demonizaron a Hugo Chávez.   Y es que no  debemos olvidar que los poderosos no sucumben jamás ante la tentación de poner en manos de los autenticos revolucionarios sus letales armas mediáticas .

 

 

 

 

VÍDEOS RELACIONADOS: Pepe Mujica se distancia del "Socialismo del S. XXI" y se decanta por el modelo socialdemócrata de Suiza o Noruega

 

 

 

 

 

- Un viejo militante echa en cara a Mujica su adaptación al sistema

 

 

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
2 Comentarios
Fecha: Jueves, 18 de diciembre de 2014 a las 10:35
fer per
si bien estamos lejos del socialismo y mas cerca de una social democracia ,si se plantea por la popularidad de Mujica estan errados mas del 70 % en su propio pais y saliendo del gobbierno y su grupo politico fue el mas votado ¿ les parece que perdio popularidad ?
Fecha: Martes, 16 de diciembre de 2014 a las 22:13
mateo
PEPE, tas chocho, o la cárcel te metio picana y ahora crees en los angelitos? dime quien te halaga y te dire a quien sirves.... los muertos de hambre no pueden tener la política, pequeño burguesa sueca.

Canarias-semanal.org • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress