Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Por Javier Sampedro
Martes, 14 de febrero de 2012
Una científica incomprendida por el dogma establecido

UN GENIO DE LA BIOLOGÍA

Guardar en Mis Noticias.

Los dos grandes genios creativos de la biología del siglo XX fueron dos mujeres. La segunda de ellas, Lynn Margulis, murió en noviembre a los 73 años, dispensando así a la Academia sueca del papelón de tener que darle el premio Nobel a los 81, como ya tuvo que hacer con la primera, Barbara McClintock. Margulis hizo la mayor contribución a la teoría de la evolución desde Darwin,


             Los dos grandes genios creativos de la biología del siglo XX fueron dos mujeres. La segunda de ellas, Lynn Margulis, murió en noviembre a los 73 años, dispensando así a la
[Img #4660]Academia sueca del papelón de tener que darle el premio Nobel a los 81, como ya tuvo que hacer con la primera, Barbara McClintock. Margulis hizo la mayor contribución a la teoría de la evolución desde Darwin, y lo siento por quien crea que exagero: va a tener que seguir leyendo.


 
       Darwin siempre supo que las discontinuidades eran la mayor objeción que cabía oponer a su teoría de la evolución. La selección natural --el mecanismo evolutivo descubierto por el naturalista-- era un proceso gradual y parsimonioso, como la geología de su mentor Charles Lyell, mientras que las especies suelen aparecer ante nosotros como entidades estables y discretas, tanto en el campo como en el registro fósil. La gran dificultad que le atormentó toda su vida hasta hacerle "tambalear" fue la mayor de las discontinuidades conocidas en su época, la explosión cámbrica, o aparición súbita (en las escalas de los geólogos) de la vida animal en toda su exuberante variedad. Pero eso es solo porque no llegó a conocer un salto todavía más profundo: el origen de la célula eucariota. Porque ésa sí que hubiera sido su gran pesadilla.

 

    Y hubo que esperar 108 años desde la publicación de 'El origen de las especies' hasta que Lynn Margulis resolvió esta cuestión fundamental.

 

        Durante sus primeros 2.000 millones de años, la Tierra solo estuvo poblada por bacterias y arqueas, que son células simples, y solo después apareció la célula eucariota de la que estamos hechos todos los animales y las plantas, y que es mucho más compleja que sus predecesoras: tiene el genoma organizado dentro de un núcleo y consta de distintos compartimentos con funciones especializadas, como las mitocondrias que procesan la energía en nuestras células, y los cloroplastos que la obtienen de la luz solar en las plantas. No hay formas intermedias entre las bacterias y las células eucariotas, ni evidencias de una transición gradual entre ambas. El que tal vez constituya el mayor acontecimiento evolutivo de la historia de la vida se había quedado, por tanto, huérfano de una explicación evolutiva.
 


         Fue Lynn Margulis quien percibió con toda claridad que la célula eucariota se originó como una asociación de bacterias y arqueas. Y que todavía lo es. Las mitocondrias de nuestras células son antiguas bacterias de vida libre, que de hecho conservan aún su propio genoma. También los cloroplastos que permiten a las plantas vivir de la luz solar provienen de primitivas bacterias autónomas que ya sabían hacer eso 3.500 millones de años atrás, en los albores de la vida terráquea. Nuestro propio genoma nuclear es en sí mismo una sociedad, puesto que tiene partes de arquea y partes de bacteria, y cada una se dedica a una función singular. La teoría de Margulis explicó de un plumazo el misterio de la súbita aparición de la célula eucariota, la gran dificultad que --de haberla conocido-- hubiera atormentado a Darwin.
 


         Como ocurre a menudo con los saltos conceptuales, Margulis tuvo que aguantar lo que no está escrito desde 1967, cuando logró publicar su teoría en una revista de biología teórica --disciplina que no existe, o no mucho--después de que lo rechazaran otras 15 revistas científicas. La teoría encajaba con los hechos, pero no con los prejuicios. El gradualismo darwiniano se había convertido en una especie de código de la circulación, y la calle por la que quería meterse Lynn estaba prohibida.
 


         En ciencia, por ventura, las teorías correctas se acaban imponiendo bajo el peso abrumador de los hechos. Espero que Lynn se haya muerto sabiendo que tenía razón.




NOTA  ADJUNTA


     Lynn Margulis falleció EL  22 de noviembre, a consecuencia de un ictus padecido el jueves de la semana anterior, desde el que aparentemente estuvo en coma hasta la pasada madrugada.


       Muchos la recordarán como la mujer de Carl Sagan, aunque sería muy injusto hacerlo. Como también sería terriblemente injusto recordarla por caer al final de su carrera víctima del síndrome de genio incomprendido por el dogma establecido y renegar de la selección natural e incluso aventurarse en otras heterodoxias como decir que el SIDA no está causado por el VIH sino por las espiroquetas (¡ay, su obsesión con las espiroquetas!) de la sífilis.


         Lynn Margulis, bióloga, merece ser recordada por sus descubrimientos científicos, extraordinarios y revolucionarios y fuera de toda sombra de duda. Merece ser recordada por su cuidadosa observación de unos microorganismos ignorados por el resto de la comunidad científica hasta el momento. Merece ser recordada por esa chispa de genio, por esa habilidad de ser capaz de mirar lo mismo que los demás y sin embargo ver lo que nadie ve. Y, por qué no, merece ser recordada por su tenacidad en defender lo que los hechos demostraban y la comunidad científica se empeñaba en rechazar.

(Nota tomada del blog de "Los Evolucionarios")



Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
2 Comentarios
Fecha: Martes, 4 de junio de 2013 a las 19:23
Pedro Jesús
Y el alma humana ¿ donde queda en toda esta genialidad?// O la científica era atea de las de verdad// Microrganismos o no sé que clase de vida// La ciencia// en Dios no piensa// Al igual que el Vaticano// que reparte galletas en vano// pero el error// es mucho peor// que buscar en un sólo planeta// la teoría de la teta// Recuerdo bien que un estudiante de biología// me dijo que entre más estudiaba menos en Dios creía// Yo le respondí << es que tú eres cristi…ano, // y necesitas negar libro en mano// lo que es irracional de antemano// pero una cosa es RAZONAR// y otra biología estudiar// tú niegas// a Dios a ciegas// Eran épocas de dictadura// y no quise ahondar negando ideas basura// UNA SER SUPREMA- UN SER SUPREMO// nunca me iré de ese terreno// por mucha biología adelantada// que al estudiar el origen de la vida// el secreto que está en el intelecto OLVIDA!!!!!!!!.
Fecha: Domingo, 9 de septiembre de 2012 a las 10:30
Horacio Parenti
Era un genio...hasta que se dio cuenta que la seleccion natural es un fabula para adultos, y que el VIH, no existe.
Felicitaciones por vuestra "cientificidad" DOGMATICA

Canarias-semanal.org • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress