Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Jueves, 28 de agosto de 2014
Sobre la falsificación del concepto de clases sociales

Vicenç Navarro, las "clases medias" y la izquierda española

Guardar en Mis Noticias.

 

- Pinche AQUÍ para leer otros artículos de Manuel Medina

 

 

       Por MANUEL MEDINA / CANARIAS SEMANAL . - Según expone el profesor Vicenç Navarro  - conocido articulista y catedrático de Políticas Públicas de la Universidad Pompeu Fabra - en un artículo titulado "El mito de las clases medias", la narrativa dominante en el análisis social en los Estados Unidos ha desterrado la posibilidad de cualquier estimación  que implique la existencia de la lucha de clases sociales.

 

 

          Según Navarro,  el discurso oficial dominante en aquel país sostiene que  la mayoría de la población pertenece a lo que allí denominan "las clases medias". Bajo esa consideración se incluye a un enorme abanico de segmentos sociales con ingresos que oscilan entre los 18.000 y los 120.000 dólares al año.

 

       "En lugar de hablar de burguesía, pequeña burguesía, clases medias y clase trabajadora, se habla y promueve la tipología de la estructura social dividida entre ricos, clases medias y pobres" .  En un escenario social donde la mayoría de la población no se siente ni rica ni pobre, la tendencia más común es autodefinirse como "clase media".

 

 

       Quienes defienden  esta categorización social - escribe Navarro  - "ocultan o desconocen que las encuestas que muestran dichos resultados están sesgadas en extremo, pues resultan de preguntarle a la población si pertenece a la clase alta, a la clase media o a la clase baja. Ante esta terminología, es lógico y predecible que la mayoría escoja la categoría de clase media".

 

 

        Sin embargo, el profesor Navarro estima que  "un estudio objetivo de la estructura social muestra que ésta es en los EEUU semejante a la que existe en la mayoría de los países de la UE-15, con casi idénticas categorías de clase social. En realidad, y objetivamente, hay más personas en EE.UU. que pertenecen a la clase trabajadora que a las clases medias. Y, por cierto, también hay más personas que se sienten más de clase trabajadora que de clase media. En realidad, cuando a la población estadounidense se le pregunta si pertenece a la clase alta, a las clases medias o a la clase trabajadora, hay más estadounidenses que se definen como clase trabajadora que como clase media".

 

 

 LAS LLAMADAS "CLASES MEDIAS" Y LA IZQUIERDA ESPAÑOLA

 

 

       Vicenç Navarro advierte en su artículo que el  enorme dominio de las derechas europeas en la vida política de Europa ha impuesto la americanización de la cultura política en este continente, con "la utilización de la narrativa estadounidense en el discurso político europeo"  Es por ello por lo que en Europa el discurso de clase ha desaparecido. Se ha sustituido fraudulentamente el término "clase trabajadora " por el de "clases medias".

 

 

        De forma que resulta harto frecuente - advierte Navarro- que incluso dirigentes políticos que se reclaman a sí mismos como pertenecientes a la "izquierda" utilicen esta falaz sustitución en sus discursos. El profesor Navarro cita como ejemplo de ello la alocución del nuevo secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, presentando a su partido como "defensor de las clases medias".

 

 

      Pese a que el profesor Navarro sólo menciona como ejemplo al PSOE, es frecuente escuchar este mismo tipo de  discurso de finalidad electoralista en partidos como Izquierda Unida y, ahora, en "Podemos".

 

 

       Según Navarro, el problema trasciende de la estricta terminología, pues muchos de los equipos dirigentes de estos partidos que se autodefinen como de "izquierda" proceden ellos mismos de las equívocamente denominadas "clases medias", que no son otra cosa que estratos sociales con renta media alta.

 

 

         El artículo del profesor Navarro es particularmente interesante tratándose de quien se trata. Vicenc Navarro se ha definido  en el pasado - y al parecer sigue definiéndose -  como socialdemócrata y partidario de la aplicación en la economía de recetas keynesianas. Hay que decir, no obstante, que en sus últimos trabajos se observa una cierta radicalización política en las estimaciones que realiza, deslizándose aparentemente hacia  posiciones situadas más a la izquierda. El artículo que glosamos, sin embargo, aunque hace valiosos reconocimientos no frecuentes hoy entre los intelectuales pertenecientes a la academia, no deja de contener algunas contradicciones e insuficiencias que, sin malograr la certeza de lo que afirma, dejan incompleta la crítica a determinados flancos del  falso concepto de "clases medias".

 

 

 

LAS CLASES SOCIALES EN LA SOCIEDAD CAPITALISTA

 

 

     De manera sumaria, puede decirse que en  la sociedad capitalista desarrollada existen tres clases sociales  esenciales cuyas características vienen  definidas por su relación con la propiedad de los medios de producción. Por una parte, se encuentran las clases trabajadoras, cuya única propiedad esencial es su fuerza de trabajo, que venden  a cambio de un salario. Le sigue la clase media, compuesta primordialmente por pequeños propietarios, comerciantes, profesionales independientes, pequeños propietarios rurales y pequeños empresarios. Su característica fundamental está definida por la propiedad de su modesto  medio productivo. El tercer lugar lo ocupan los grandes propietarios de los medios de producción, de la banca, de las entidades financieras, los grandes terratenientes, etc.  Los dueños, en definitiva, de los medios de producción de una sociedad capitalista determinada.

 

 

       Cuando - como denuncia certeramente  el profesor Vicenc Navarro - se intenta encubrir la adscripción de los individuos  a las clases asalariadas, en realidad lo que se está tratando de hacer es difuminar su pertenencia  a un grupo determinado para, de esa forma,  anular su identidad y pertenencia social. Al difuminar su identidad  no solo se neutraliza a los asalariados como clase social sino que también se los incapacita  para la movilización,  la solidaridad y , en su momento, para la misma rebelión.

 

 

      En el artículo del profesor Navarro nos parece apreciar un vacío en este aspecto que no es baladí. Se trata de la precisión insoslayable de que la pertenencia a una u otra clase social está determinada por la relación que cada grupo social tiene con la propiedad de los medios de producción. De forma que las hoy llamadas "clases medias" en su mayoría  no son más que franjas sociales de asalariados, peor o mejor remunerados, que al igual que todo el conjunto de la clase,  vende su fuerza de trabajo a cambio de un salario.   En el trabajo de Navarro se detecta la ausencia de esta importante  precisión, que  aunque a algunos les pueda resultar poco relevante es, sin embargo, indispensable no solo  para obtener una radiografía veraz de la sociedad contemporánea, sino también para interceptar falsificaciones groseras como la ya mentada adulteración del concepto de las "clases medias".

 

 

        Por otra parte, al final de su artículo el profesor Navarro reivindica lo que él denomina "el gran éxito" de la socialdemocracia europea en los años de la posguerra mundial. Discrepamos radicalmente  con determinadas valoraciones que formula Navarro acerca de la llamada "sociedad del bienestar " inaugurada, según él, por aquellas décadas.  Sin embargo, ello no es óbice para que valoremos positivamente parte del contenido del artículo del profesor Navarro, nada frecuente estos días, por cierto, en los ámbitos universitarios españoles.

 

 

- Pinche AQUÍ para leer otros artículos de Manuel Medina

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
6 Comentarios
Fecha: Martes, 2 de septiembre de 2014 a las 10:17
Adaiunay
A Paco. Mucho antes que S. Carrillo asumiera el Pacto de Clases de diciembre'78, Medina se había alejado decepcionado de esa transacción política en el continuísmo monarquista.
Fecha: Lunes, 1 de septiembre de 2014 a las 17:17
asi son
Entre la clase "trabajadora" arrasan los votantes del PPSOE, PNV y CIU y ahora de "PODEMOS" según las encuentas. O es que hay 15 millones de clases "medias y aristocratas" en esta mierda de estado. Anliza tu lo de proleta y votante del PP-SOE-PNV- CIU y quédate tan contento.
Fecha: Domingo, 31 de agosto de 2014 a las 22:46
mateo
cierto cualquier trabajnador, dice por ahí pertenecer a las clases medias, con 1100 euros como salario. claro como el resto de los pobres cobran 600,700,800 euros, pues creen que 1100 eros ya les coloca en las clases medias, no se si es ignorancia de las clases populares y trabajadoras o es una intencionalidad de los de arriba...
Fecha: Viernes, 29 de agosto de 2014 a las 11:25
Antonio
Muy buen articulo. La aclaracion sobre la "sustitucion" de los asalariados por las llamadas "clases medias" viene al pelo de lo que estamos viviendo. Igualmente que señalar a los de izquierdas que se prestan an jueguecito
Fecha: Viernes, 29 de agosto de 2014 a las 10:45
Adaiunay
La clase media es ni más ni menos lo que ya detectó un "olvidado" teórico del proletariado, Engels, en Inglaterra, pero que la llamó "aristocracia obrera". Precisemos: Es una expresión acuñada por Federico Engels para denotar la formación bajo el imperialismo de un sector privilegiado dentro del proletariado de los países capitalistas más fuertes que sirve de canal de penetración de la política burguesa en el movimiento obrero y de difusión del reformismo en su seno. El capital monopolista se vale de diversos métodos de soborno: eleva el salario a ciertos trabajadores, proporciona buenos puestos a la burocracia obrera en el aparato estatal y en los sindicatos, les concede horas sindicales, les garantiza su puesto de trabajo a salvo de despidos, etc. No aparece públicamente como una forma abierta de corrupción, sino institucionalizado en una política social y asistencial que conforman lo que califican de un 'estado de bienestar' del que sólo viven, en realidad, un puñado de funcionarios bien remunerados, sindicalistas y voluntarios de las ONG. Se ha generado así toda una CASTA de profesionales que viven a costa de la miseria de amplios sectores obreros y justifican su colaboración con el Estado burgués con una aureola asistencialista.
Fecha: Viernes, 29 de agosto de 2014 a las 10:05
Paco
Medina, te faltó tiempo para decir que tambien IU utiliza el término de clases medias. Si Navarro hubiera hablado de las hormonas en los pollos congelados, tu hubieras aprovechado para dejar claro que en la socialdemócrata IU no se
come otra cosa. Te prefería cuando eras carrrillista, en serio.

Canarias-semanal.org • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress