Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Lunes, 14 de julio de 2014
Brasil acoge la quinta cumbre de los Brics

Potencias emergentes cuestionan la hegemonía económica occidental (Vídeo)

Guardar en Mis Noticias.

   El término Bric surge en el año 2001, cuando fue acuñado por el economista Gim O´Neill, para hacer referencia al bloque de aquellas economías emergentes que previsiblemente marcarían el devenir económico y político del siglo XXI.      

 

   El mecanismo, originalmente armado por Brasil, Rusia, India y China, se configuró oficialmente en el año 2008. Dos años más tarde Sudáfrica fue convocada a sumarse y se estructuraron así los Brics.

 

   El salto económico del grupo ha sido tal que de un comercio entre  sí ascendente a 21 mil millones de euros en el año 2002, crecieron  hasta 219 mil 400 millones en el 2012, período que algunos califican  como la década prodigiosa.

 

   Son países que a pesar de la crisis presentan niveles de  ascenso altos y estables de su producto interno bruto (PIB), y sus dirigentes opinan, y no sin razón, que las instituciones que  rigen el orden económico a nivel planetario (el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional), surgidos de los acuerdos de  Bretton Woods, son organismos que defienden exclusivamente  los intereses económicos estadounidenses y de las potencias
industrializadas.


  Ante la falta de cambios en estos organismos, buscan nuevas  formas que reflejen la nueva realidad internacional y para ello plantean dos entidades nuevas: primero, la creación de un Banco de los Brics, que en principio contaría con un fondo inicial de  unos 50 mil millones de dólares, con la función de contribuir a las crecientes necesidades de financiación de los países emergentes y  en vías de desarrollo, para el logro de infraestructuras básicas que  les permita desarrollarse; segundo, la formación de un mecanismo  de reservas de monedas extranjeras, al cual se pueda acudir en casos de crisis financieras. Este estaría dotado de unos 100 mil millones de dólares y conseguiría dar autonomía a los Estados emergentes, para que pudieran hacer frente a las dificultades de  sus balanzas de pago.

 

 
  Al mismo tiempo, desarrollan una política internacional alejada de los parámetros habituales de Estados Unidos y de los países occidentales, lo que ya empieza a suponer un cuestionamiento de la hegemonía norteamericana. Esto se ve claramente en el conflicto de Siria, donde la posición de los Brics impidió una acción directa de Estados Unidos y la OTAN.


 

 

Los Brics en cifras

 

[Img #29790]

 

 

 

   Disponen de una superficie territorial de 38,5 millones de kilómetros cuadrados, 27 % del área de la Tierra; aportan una generación eléctrica de 1,97 millones de gigavatios, que equivale a 35 % de toda la energía producida actualmente. La producción agrícola del bloque asciende a 2 mil millones de toneladas y sus reservas monetarias internacionales —de más de 3 billones de dólares— representan 40 % del total mundial. Se estima que sus economías superarán a las del G-7 en 2027.


   Así, el avance de los Brics no es una buena noticia para Estados Unidos, pues supone el surgimiento de un nuevo polo de poder, que pone en tela de juicio el actual orden mundial. Estas vigorosas economías que ahora se unen en un haz cuestionan que el dólar sea la moneda de referencia del comercio internacional y en la misma medida que pueden ellas comerciar con las suyas propias, quiebran uno de los bastiones del poder norteamericano: el billete verde, símbolo de la opresión y el saqueo.

 

  A diferencia de las iniciativas de regionalización financiera asiática y sudamericana, los países del bloque no conformar un espacio geográfico común y así están menos expuestos a sufrir turbulencias financieras en simultáneo, a la vez que incrementan la efectividad  de sus instrumentos defensivos.

 

 Fortaleza y Brasilia serán las ciudades anfitrionas de la quinta cumbre de los Brics. En la cita, que se celebrará entre el 15 y el 17 de julio del presente año, se proponen asentar finalmente una arquitectura financiera de nuevo cuño, bajo el eslogan Crecimiento incluyente y soluciones sostenibles. Una novedad en esta ocasión es que Argentina participará, según lo dio a conocer a través de su cuenta oficial en Twitter el canciller ruso, Sergei Lavrov, luego de  una reciente reunión sostenida en Moscú con el canciller Héctor Timerman.

 

 


Fuentes utilizadas:

 

FMI, OMC, ONU, revista Contralínea y Oficina de Información Diplomática del Ministerio de Exteriores, España.

 

 

 

 

[Img #29802]  (*) Orlando Ruiz Ruiz periodista y escritor, es jefe de la Sección Internacional del periódico portavoz de los sindicatos cubanos "Trabajadores" y también colaborador de Canarias Semanal.org.

 

 

 

 

VÍDEO RELACIONADO:

 

 

 

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
1 Comentario
Fecha: Viernes, 25 de julio de 2014 a las 09:10
Leyla
¡Sí señor! Me alegra que un país y una desunión europea se dejen de estar gobernando el mundo tan mal como siempre lo han hecho y salgan otras naciones emergentes que le planten cara, siempre y cuando sea para el bien de la humanidad. Espero que así sea.

Canarias-semanal.org • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress