Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Por Manuel Medina - Canarias-semanal.org
Jueves, 29 de mayo de 2014
"El radicalismo de mercado y su mínima regulación han erosionado el capitalismo justo"

¿El Gobernador del Banco de Inglaterra ficha por Izquierda Unida?

Guardar en Mis Noticias.

    Hay noticias ante cuya lectura uno no sabe si llorar o desternillarse de risa. En esa disyuntiva [Img #28205]me encontré esta mañana cuando leí en las páginas del periódico británico "The Guardian"  unas declaraciones formuladas por el gobernador del Banco de Inglaterra, Mr. Mark Carney, en las que, con todo desparpajo, manifestaba que "el capitalismo corre el riesgo de autodestruirse si los banqueros   perseveran en ignorar su obligación de crear una sociedad más justa" .

 

 

     Les confieso que la lectura del párrafo hizo que la tostada que ingería  en ese preciso momento se me quedara encallada en el gaznate. Contrariamente a lo que ustedes puedan estar pensando, el motivo de mi atragantamiento no fue el impacto que me ocasionaron  las palabras del flamante gobernador del Banco de su Majestad británica. A estas alturas de la crisis, declaraciones de estas características ya no me sorprenden. Todavía conservo fresco en el recuerdo aquellas peregrinas propuestas del presidente francés Nicolás Sarkozy que, desconcertado por la severidad de los efectos de la crisis, dijo que debía procederse a "refundar el capitalismo". Los representantes del sistema - que son vorazmente codiciosos, pero no tontos - de vez en cuando largan estas boutades,   conscientes de que el capitalismo es incapaz de autorregularse, pues  su  propia naturaleza depredadora se lo impide. Pero tales despropósitos publicitados por los grandes medios sos útiles para hacer cundir el desconcierto entre aquellos que erre que erre continúan creyendo que el sistema capitalista es un monstruo reformable y controlable.

 

 

      La verdad es que  el verdadero motivo de mi sobresalto vino determinado por  el hecho de que, apenas unos días antes, había estado repasando el programa económico para las pasadas elecciones europeas de la coalición  Izquierda Unida. Su lectura me permitió constatar que el espíritu de las propuestas del gobernador del Banco de Inglaterra coincidía, como si de dos gotas de agua se tratara,  con la parte del programa de esa formación  dedicado  al sistema financiero.

 

 

      Y si no, lean ustedes lo que dice el gobernador de la banca británica y contrástenlo con el apartado  3 del programa de IU titulado "El sistema financiero. Un nuevo papel para el BCE". Según Mr. Carney, existe en el mundo  de nuestros días la sensación  de que el contrato social básico del capitalismo se está viniendo abajo en medio de una creciente desigualdad"Simplemente - puntualizaba el jerarca de los banqueros británicos - no es sostenible  un sistema capitalista que produce este tipo de  situaciones de miseria para tantos. La prosperidad requiere no sólo la inversión en capital económico, sino también la inversión en capital social".

 

 

     Pero Mr. Carney no se limitaba en su discurso a descubrir estos difusos y confusos mediterráneos.  Por alguna extraña razón se atrevió a proclamar en el mismo cogollo de la City londinense que "el radicalismo de mercado y su mínima regulación han erosionado el capitalismo justo, mientras que escándalos como los aparejos de los mercados Libor habían socavado la confianza en el sistema financiero".

 

 

      En la conferencia de Carney, en la que se encontraba presente,  miren ustedes por dónde,  el mismísimo ex presidente norteamericano Bill Clinton, el vértice de las finanzas británicas dijo además que el capitalismo pierde su sentido de la moderación "cuando su creencia  en el poder del mercado llega a convertirse en una cuestión de fe". "En las décadas que precedieron a la crisis -afirmó Carney - tal radicalismo  llegó a dominar las ideas económicas, convirtiéndose  en un patrón de comportamiento social".

 

 

     Finalmente, Mark Carney  aconsejó, como de alguna forma propone hacer IU en su programa,  que se  "debería considerar la posibilidad de elaborar principios de mercados justos, códigos de conducta para mercados específicos, e incluso obligaciones reglamentarias en este marco”. Así como "mandar al ostracismo   profesional  a aquellos banqueros que incumplan las normas".

 

 

     Diríase que el espíritu reformista manifestado por el gobernador del Banco de Inglaterra encontraba así un feliz punto de encuentro con las aspiraciones levemente transformadoras de Izquierda Unida y su homólogo recién aparecido  "Podemos",  que con tanta destreza  le ha fusilado el programa.  Tal y como defiende  Mark Carney, IU propone acabar con los paraísos fiscales, meterle bridas a los capitales, aplicar medidas regulatorias a los mercados y acabar  con el  "laissez faire, laissez passer"  inaugurado por las políticas ultraconservadoras del Ronald Reagan y la Magaret Thacher. Como se ve, un programa de mínimos - mínimos. Nada de acabar con el sistema financiero capitalista, la libre circulación de capitales que condena a cientos de millones de seres humanos a la miseria, reivindicar la socialización de la banca privada... porque, al fin y al cabo, eso son solo utopías irrealizables que bullen en las cabezas  de unos pocos iluminados sin contacto con la cruda realidad  cotidiana

 

 

     Y la verdad es que si le obligan a uno a ser realista  y el  ejemplo de Mr Carney encuentra eco entre los magnates españoles, a quien se debería votar en  el  próximo evento electoral es a los banqueros. A fin de cuentas, mientras éstos ya detentan el Poder, Izquierda Unida tan solo aspira a ascender algún peldaño que la acerque al Gobierno, que como se sabe no es lo msmo, ni es igual. Y puestos a ser pragmáticos...  

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
4 Comentarios
Fecha: Sábado, 31 de mayo de 2014 a las 16:26
Beatriz
el planteamiento del articulo, ironias a parte, me parece muy correcto, pero existe alguna propuesta viable a la de tratar de reformar el capitalismo? Esa es la cuestión
Fecha: Sábado, 31 de mayo de 2014 a las 13:36
Sandra
[email protected],
lo que me parece ¡incomprensible? es que Uds. de manera casi constante se dediquen a manipular información para dirigirla ¿hacia dónde? Con "amigos" veraces y alternativos como quienes redactaron este artículo no necesitamos a los medios del régimen. Flaco favor le están haciendo a Canarias y es un insulto a quienes luchamos cada día por rescatar la soberanía popular, muestras de sectarismo y maledicencia como las que aparecen en este artículo.
Fecha: Jueves, 29 de mayo de 2014 a las 18:53
Antonio
¡muy bueno el articulo, ¡muy bueno!
Fecha: Jueves, 29 de mayo de 2014 a las 13:01
Carlos
Creo que tanta inquina entre los diferentes pensamientos de la izquierda no beneficia en la lucha contra la desigualdad y la dictadura de los "mercados" (sean estos lo que sean). ¿No hay forma de intentar llevar adelante un programa de izquierdas sin intentar erosionar a los grupos más cercanos (o menos lejanos), haciendo propuestas firmes que convenzan? Démonos cuenta: con artículos como este, estamos fomentando aún más la división y perdiendo la oportunidad de realizar una política construtiva que nos acerque siquiera un paso hacia la consecución de nuestros objetivos.

Canarias-semanal.org • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress