Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Jueves, 2 de febrero de 2012
No se ha operado un milagro, pero…

Sindicalizados

Guardar en Mis Noticias.

Alrededor del 80% de quienes laboran de forma autónoma en Cuba se han incorporado a los sindicatos correspondientes a sus sectores, hecho que refleja la disposición a organizarse y ser representados por las organizaciones revolucionarias. Las leyes que un día refrendaron las justas conquistas de la clase obrera están vigentes; nadie puede ser víctima de atropellos por su condición de asalariado en un negocio privado ni pierde su derecho a la jubilación y otras prerrogativas que el sistema de justicia laboral contempla.

[Img #4365]    Entre las numerosas transformaciones a que está sujeto el modelo económico cubano aparece el trabajo por cuenta propia (pequeños negocios privados). Esta nueva fórmula de desempeño laboral fue establecida desde el año 2010, como una alternativa viable ante la imposibilidad de ofrecer empleo en el sector estatal al creciente número de personas en edad de trabajar, que supera hoy el número de plazas existentes en áreas de la producción y los servicios públicos, donde además hay personal en demasía en virtud de la política humanista que desde el triunfo mismo de la Revolución entronizó la idea de no despedir a nadie aun cuando no fuera verdadera necesario en un puesto de trabajo.

    Para dar solución a esta vieja y nociva política de empleo no se ha impuesto en Cuba una filosofía de despidos inconsecuentes, como ocurre en buena parte del mundo, pero sí se aplican medidas dentro del marco de la racionalidad para lograr una economía eficiente desde el nivel mismo  de cada hombre y mujer trabajador, facilitándoles cuando su plaza laboral ha dejado de ser necesaria en una empresa del Estado, laborar por cuenta propia sujetos a un régimen impositivo racional.

    Nadie puede devengar un salario sin respaldo real en aporte, porque de ese modo la nación se convierte en un barril sin fondo como consecuencia del injustificado humanitarismo que subsidió hasta hoy con el dinero del erario nacional tanto la leche, la carne y el arroz como el salario de más de medio millón de ciudadanos.

     Transcurrido 15 meses desde que se implantó el trabajo por cuenta propia, alrededor de 360 mil personas están incorporadas a esta modalidad de empleo con una visible mejoría de su economía doméstica, a la vez que lo tributado por ellos a través del pago de impuestos ha proporcionado una favorable inyección al los fondos públicos, que deben crecer durante el 2012 en más del 60%, dado que se prevé en este lapso un incremento de 240 mil empleados en las formas no estatales de ocupación, con el consiguiente aporte de recursos financieros que se deben revertirse en gastos sociales como la salud, la educación, la cultura y la defensa nacional, entre otros, sin que el status de "privado"vaya en detrimento del derecho a la seguridad social que en todos los casos disfrutan quienes se han acogido a cualquiera de las formas del trabajo particular.

    Pero hay un dato muy significativo, alrededor del 80 % de quienes laboran de forma autónoma se han incorporado a los sindicatos correspondientes a sus sectores, hecho que refleja la disposición a organizarse y ser representados. En tal sentido el secretario general de la Central de Trabajadores de Cuba (CTC), Salvador Valdés Mesa, expresó recientemente: "Representamos en igualdad de condiciones a todos los trabajadores del país, estatales o no estatales, con la misión de organizarlos, ayudar a su adiestramiento y formación laboral y elevar su cultura política y económica".

    No se ha operado un milagro ni mucho menos. El reordenamiento económico de todo cuanto funciona en un país tiene sus riegos y  desaciertos; sus ventajas e infortunios, pero se hace evidente por doquier un mayor sentido de pertenencia. El control de los gobiernos municipales sobre cuanto se movía en Cuba propició el desarrollo de una mentalidad regida por la dependencia: "Papá Estado está en la obligación de resolverme cuanto necesito; yo no tengo obligación de nada".

    El Gobierno Revolucionario no ha abandonado  su sentido humanista ni empieza a desproteger al trabajador y a descargar sobre este cargas que corresponden a la administración estatal. Las leyes que un día refrendaron las justas conquistas de la clase obrera están vigentes; nadie puede ser víctima de atropellos por su condición de asalariado en un negocio privado ni pierde su derecho a la jubilación y otras prerrogativas que el sistema de justicia laboral contempla.

    Un ciudadano de la Capital, que no obstante ser trabajador por cuenta propia milita en el Partido Comunista de Cuba y fue electo delegado a su primera Conferencia, celebrada entre el 28 y el 29 de enero en La Habana, reflexionó sobre el tratamiento que la organización política debe dar a quienes hoy integran el sector privado, porque según expresó "el hombre piensa como vive". Su preocupación es justa. Allí habrá que poner un énfasis particular; tendrá el Partido de la clase obrera que desplegar su capacidad de movilización para hacer de estos hombres y mujeres salidos en su mayoría de la fábrica y el taller para trabajar de forma autónoma una fuerza que no se desperdigue del engranaje de la Sociedad Socialista.

    Pero un hecho de mucha trascendencia comienza a confirmar la validez de la confianza que Fidel y Raúl siempre han tenido  en la  conciencia de este pueblo: la sindicalización progresiva que se viene manifestando sin  rechazo alguno, es, a mi juicio, la primera prueba de que en Cuba el ser trabajador por cuenta propia no lleva consigo apartarse de la Revolución ni de las ideas que nos hacen sentirnos orgullosos de ser cubanos.


(*) Orlando Ruiz Ruiz periodista y escritor, es jefe de la Sección Internacional del periódico Trabajadores y colaborador de Canarias Semanal.com.



 



 

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
Canarias-semanal.org • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress