Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Por Manuel Medina - Canarias-semanal.org
Viernes, 28 de febrero de 2014
Los banqueros son hoy los personajes más odiados ¿por qué ninguna organización propone expropiarlos?

¿Por qué nadie quiere expropiar a los banqueros?

Guardar en Mis Noticias.
 [Img #25766]
   
 
      Existe una evidente paradoja que pone de relieve al servicio de quiénes están aquellos que integran el  Ejecutivo español. No sólo el actual equipo gubernamental de  Mariano Rajoy, sino también todos aquellos que le han  precedido. ¿Por qué decimos esto?



   Como todos sabemos -o deberíamos de saber- el mantenimiento de la Administración del Estado no es algo ajeno a los ciudadanos. Sus fuentes de financiación son, fundamentalmente, los impuestos que por múltiples conceptos pagamos la mayoría de los españoles.

      

       Hacemos esta obvia aclaración porque,  a estas alturas de la crisis, las ayudas que el Estado ha prestado a la Banca, - a cargo del conjunto de la población-   superan con creces la cifra de  200.000 millones de euros.   Con las dimensiones  astronómicas que tiene esta cifra, lo más sorprendente  es que, según  las estimaciones realizadas por  los expertos, al menos un tercio de esta ingente cantidad no es recuperable, no lo pagarán nunca los banqueros.   Serán, pues,  los asalariados, los parados, los pensionistas y las clases medias  quienes, de una u otra forma, se verán obligados a sufragar esa deuda a través de múltiples vías: impuestos, recortes en la sanidad, en la educación, en los servicios y otras prestaciones sociales, privatizaciones... sin hablar ya de la estela de tragedias humanas con la que  tanto la codicia de los banqueros como la dinámica voraz del sistema capitalista han marcado estos últimos años.


       Una simple operación aritmética nos permitiría descubrir un hecho sorprendente y que permanece oculto al conocimiento colectivo. Hasta el momento presente cada ciudadano mayor de edad  del Estado español  ya ha tenido  la"generosidad" de prestarle a   la Banca de este país  la friolera de casi un millón de las antiguas pesetas para cubrir los efectos de las operaciones fraudulentas que sus ejecutivos  realizaron durante la llamada "burbuja inmobiliaria".


      Sin embargo, lo curioso de esta circunstancia es que, como antes referíamos,   especialistas y  técnicos ya nos han adelantado  que los bancos no nos van a pagar todo lo que les hemos prestado. En el mundo de las altas finanzas cuando los acreedores no cumplen con los compromisos adquiridos los escualos que dirigen sus negocios proceden con una frialdad letal a expropiar implacablemente a sus deudores. Es este un  espectáculo, por otra parte, que contemplamos todos los días. Alrededor de unas 400.000 familias han sido desahuciadas en el curso de los últimos años. Dicho de otro modo, paradójicamente  los banqueros han procedido a expropiar   sus viviendas a aquellos a los que el Estado había obligado a prestar dinero a los bancos para - dicen - "salvar el sistema financiero español" del atolladero en el que él mismo se había metido.


     Si utilizáramos procedimientos similares a los que usan los tiburones financieros con sus deudores, lo que habría que hacer sería  expropiar a los banqueros, nacionalizar la banca, socializarla y ponerla al servicio de la sociedad.


     Pero, curiosamente, muy pocos se atreven a mentar  esa posibilidad. La socialdemocracia de izquierdas apenas balbucea con la boca chica acerca de su propuesta de crear  una Banca pública.

 

      Los social-liberales del PSOE ni siquiera se aventuran a decir una cosa similar. Sin ir más lejos, en una ocasión el eurodiputado Juan Fernando López Aguilar, cuando un correligionario suyo, en un acto público, se atrevió a sugerir  tímidamente esa eventualidad,  la descalifico rápidamente, calificándola como una propuesta "falangista". Lo cual, teniendo en cuenta que fue justo en el régimen franquista donde los banqueros encontraron a uno de sus más firmes valedores,  no deja de ser un cínico descaro.


      ¿Cuál será, pues, el origen del sagrado respeto por la intangible propiedad de las entidades bancarias por parte de las organizaciones políticas y sindicales? La respuesta a esa intrigante pregunta hay que encontrarla en el hecho contrastable de que las principales  fuentes de financiación de unos y de otros durante las tres últimas décadas han sido precisamente los bancos. 


    Los principales bancos españoles han estado financiando desde la llamada "Transición política" a todos los partidos pertenecientes al arco institucional español. Tanto a los de derechas como a aquellos otros  que eufemísticamente se autocalifican "de izquierdas". Y tales apoyos  no solo son prestados  en las campañas electorales, sino también en sus gastos e inversiones corrientes. Algo similar pasa con los dos grandes sindicatos institucionales. Y es que esas organizaciones, al carecer de una base numerosa de militantes, dependen también económicamente de los Bancos. La prodigalidad de las entidades bancarias es muy generosa a la hora de fijar los intereses de los créditos concedidos a los partidos y otras organizaciones afines al sistema. En ocasiones, incluso, los banqueros se atreven a justificar su prodigalidad  proclamando  que se trata de un "servicio social" que prestan al país.  Es más, frecuentemente sucede que a voluntad de los altos ejecutivos bancarios esas deudas quedan condonadas después de un tiempo, si de acuerdo con el criterio de la dirección del banco prestamista se estima "conveniente". Ni que decir tiene que tales condonaciones  se producen con insólita frecuencia, sin que nadie se pregunte a cambio de qué tiene lugar este altruismo bancario.


      En el siglo XIX, Carlos Marx escribía que los gobiernos eran simples Consejos de Administración  de la burguesía dominante. La aseveración del viejo intelectual comunista fue precisa y rigurosa. Hoy, quizás, en la complejidad del mundo de nuestros días, a esta vigente certeza de Marx habría que añadir la contribución decisiva que prestan estos "cooperantes auxiliares" que permiten que  los  Consejos de Administración   funcionen a pleno rendimiento.


Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
5 Comentarios
Fecha: Lunes, 28 de abril de 2014 a las 19:53
Marichu
Muy muy de acuerdo con Manolo Medina. Nadie se atreve de hablar del tema "expropiar a los Bancos". Así los movimientos sociales nos tendremos que poner las pilas para poder ir avanzando en lo que M. Medina muestra y explica.Enhorabuena por el artículo.
Fecha: Viernes, 25 de abril de 2014 a las 15:20
M.R
Es pura bazofia!
Fecha: Sábado, 1 de marzo de 2014 a las 21:57
marta
COMO DIRIA UN VIEJO ANARQUISTA," EL QUE ALQUILA EL CULO NO PUEDE CAGAR CUANDO QUIERE
Fecha: Sábado, 1 de marzo de 2014 a las 10:54
Cordobés
El régimen franquista no fue falangista, esto lo sabe cualquiera. De Falange sólo cogió el nombre y los símbolos, bueno y quizás alguna idea social, pero no la parte más revolucionaria de la Falange fundacional de José Antonio y Ramiro Ledesma, que entre otras cosas exigía la nacionalización y socialización de los bancos, o sea una Banca pública.

Cualquier persona bien informada lo sabe.
Fecha: Viernes, 28 de febrero de 2014 a las 18:40
rubi
Me parece aberrante que en pleno siglo xx1, ocurran estas cosas, estamos en manos de mafiosos corruptos, depradados, sin escrúpulos, la pena es que en España hasta la justicia está corrupta, ahora resulta que se juzga a los jueces honrados y decentes, ¿por que no hacen piña los jueces honrados , juntos podrían cargarse a los corruptos, denunciarlos ante la HAYA, el pueblo estamos con ellos, y con respecto a los bancos, sacar nuestros ahorros, entonces veriamos de donde pueden condonar los prestamos a sus amigotes, esto es escandaloso, no hay palabras para explicar tanta corrupción, ojala tarde o temprano sean juzgados y encarcelados sea quien sea, Juez Silva no decaiga, usted vale mucho es la esperanza de los españoles, además estamos con usted, no deje que le manipulen y se carguen su carrera, cuente a toda la Unión Europea lo que pasa en España, diga lo todo lo que sepa de la trama de las armas, todo, y si le quieren juzgar que sea fuera de este país corrupto, es la única manera de le se le haga justicia, gracias a los jueces Silva, Ruth, Olaya, Castro y Garzón, señor Garzón ayude a Silva, juntos son mas inteligentes que todos juntos, los dos saben mucho y no podrán con ustedes, muchas gracias a los jueces valientes y honrados, los españoles necesitamos urgentemente personas dignas honradas y que metan en la cárcel a toda esta casta de corruptos, y que los españoles empecemos a vivir un poco mejor y empecemos a confiar en alguien, un gran saludo para ustedes, viva Revilla

Canarias-semanal.org • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress