Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Por Manuel Medina / Canarias Semanal
Lunes, 24 de febrero de 2014
A propósito de los nuevos "brotes verdes"

La Macroeconomía paradójica: "Los de arriba" y "los de abajo"

Guardar en Mis Noticias.

Los portavoces gubernamentales del Ejecutivo Rajoy, de la Unión Europea y del FMI coinciden al asegurar que la economía española ha entrado en una "nueva fase" de recuperación. ¿Cuánto hay de verdad en esa aseveración? ¿Tenemos medios para descubrir si se nos está engañando? Nuestro colaborador Manuel Medina responde en este artículo a esas interrogantes.

[Img # 25634]  

 

     De acuerdo con los vaticinios que formulan los tecnócratas "expertos" del sistema, tanto los autóctonos como aquellos que están adscritos a la máquina burocrática de la Unión Europea, la economía española ha entrado en una "nueva fase". ¿Significa eso que estamos saliendo de la crisis provocada por la dinámica inevitable del desarrollo capitalista, y cuyo detonante fueron las operaciones financieras fraudulentas de los bancos? O planteado de otro modo: ¿se iniciará a partir de ahora un proceso de recuperación económica en la vida de los asalariados españoles? La verdad es que no sucederá ni lo uno, ni lo otro. Toda argumentación que trate de expresar lo contrario es pura propaganda partidaria,  orientada no sólo a ocultar las razones de la crisis, sino también las oscuras perspectivas que se avecinan tanto para  los asalariados, los parados y los pensionistas españoles, como para las clases medias; es decir, para los pequeños empresarios, los pequeños comerciantes, los universitarios titulados, etcétera.


LA BATALLA DECISIVA CONTRA LOS SALARIOS


       Este pronóstico no es el resultado de la elucubración delirante  emitida por los que la derecha denomina los "agoreros del desastre". Son los diagnósticos que realizan la propia Unión Europea, el Fondo Monetario Internacional (FMI) y los expertos de la Banca Morgan - el JP Morgan Chase Bank-, símbolo estadounidense del poder financiero. Todos ellos coinciden en sus predicciones en torno a cuál va a ser el ritmo de crecimiento de la economía española. Estas dos  entidades, cuyos análisis parten naturalmente  de visiones ideológicas capitalistas muy concretas, que responden a los intereses transnacionales que representan, mantienen que para que a medio plazo nuestras colosales cifras de paro puedan irse reduciendo, el actual gobierno y los sucesivos necesitarían implementar en el mercado laboral una serie de medidas "imprescindibles". En primer lugar, poner en marcha una nueva reforma laboral, que implante un "contrato único", que contemple  una baja  indemnización por despido. La Comisión Europea, por su parte, propone además que los salarios "sean más sensibles a las condiciones específicas de las empresas y de la economía en general, fundamentalmente suprimiendo las prórrogas legales de los convenios colectivos". Dicho en román paladino, que desaparezcan los propios convenios colectivos. 


      Resulta obvio aclarar que de aplicarse las  "recomendaciones" de estas instituciones foráneas - y se aplicarán -  éstas repercutirán de forma demoledora sobre la economía de todos aquellos españoles que dependen de un salario o han pasado a engrosar las filas del paro.


     Y  es que tanto la gran burguesía española como la internacional han orientado sus esfuerzos hacia una batalla encarnizada por lograr una reducción salarial que disminuya sensiblemente los costes de producción y centuplique sus beneficios. La confrontación está centrada, pues, en esos objetivos. En la medida en que las clases hegemónicas españolas vayan arrancando conquistas a los asalariados, las denominadas "cifras macroeconómicas" mejorarán, al tiempo que las condiciones laborales y salariales de los trabajadores empeoraran irremisiblemente. 



EL FUTURO  DE "LOS DE ABAJO", SEGÚN "LOS DE ARRIBA"


      Pero aun cuando se produjera  esa catarsis de renuncias por parte de los asalariados españoles que exige la Unión Europea y el FMI, no se lograría  disminuir la  cifra de desempleados. De  acuerdo con los diagnósticos del Fondo Monetario, solo en el año 2025 el número de parados empezaría a recuperar levemente los niveles  que tenía en el 2007.Los economistas del sistema no han dudado en englobar a esta masa de desempleados, entre  cinco y seis millones de personas que engrosarán el ejército de parados durante los próximos años, bajo la significativa categoría de "paro estructural". Y ese descomunal "paro estructural" acompañará a la economía española a lo largo de todo el próximo decenio. Se trata de un hecho asumido en las organizaciones económicas internacionales, pero que los políticos y comentaristas españoles de los mass media ocultan deliberadamente.


      Resulta sorprendente que todavía existan sectores de la población española que continúen  aceptando  el reclamo   de los "brotes verdes", a pesar de que este señuelo se ha venido  utilizado, reiteradamente, durante los últimos ocho años. Desde el punto de vista humano puede resultar comprensible. Sin embargo, en el marco del sistema económico capitalista avivar esa esperanza equivale a alimentar una utopía. Por eso no debe extrañar que  el discurso oficial  -  tanto el social-liberal como el conservador - haya tratado y continúe tratando  de enmarañar con una fraseología críptica el horizonte real  que tienen ante sí  los que todavía perciben un salario y aquellos otros que ya han perdido hasta sus prestaciones sociales. 



LOS AUTÉNTICOS INDICADORES PARA "LOS DE ABAJO"



      Los índices de crecimiento y los indicadores económicos, en definitiva, están reflejando exclusivamente como les va "a los de arriba". Esa es una de las razones por las que las empresas del Ibex 35 celebran alborozadas que sus beneficios hayan experimentado un crecimiento del 13% entre enero y septiembre del 2013. Igualmente, resulta comprensible que el banquero Emilio Botín declarara con júbilo que "estamos viviendo un momento fantástico para España, porque está llegando dinero de todas partes". Es obvio que el banquero multimillonario confunde interesadamente el concepto  "España" con sus propios intereses. La visión daltónica de las empresas del Ibex 35 y del Banco Santander acerca de la situación económica y de sus perspectivas es proyectada  posteriormente a través de sus propios  medios de comunicación, con la intención de que el conjunto de la  sociedad haga suyo el optimismo que solo a ellos les corresponde.


     Los verdaderos indicadores para "los de abajo" hay que buscarlos no sólo en cómo les va en su vida cotidiana, sino también en las perspectivas que se dibujan para ellos en el horizonte de los próximos años. Y ahí sí que no hay lugar posible para el engaño ni para la ilusión.

     

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
Canarias-semanal.org • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress