Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Viernes, 15 de noviembre de 2013
Dialogando con Orrio (1)

Cuba: La profundización del Modelo Económico (IV) La unificación monetaria y sus posibles "implicaciones"

Guardar en Mis Noticias.

[Img #23149]     Como señalamos al concluir nuestro intercambio anterior (2), se hace necesario continuar el diálogo sobre el tema monetario, en el contexto de la profundización del Modelo Económico Cubano. En este sentido me gustaría intercambiar contigo sobre varios asuntos, tanto aquellos que ni por asomo son abordados, como otros que por el contrario tienen plena actualidad y son debatidos de diversas formas, ya sea en acalorados debates entre amigos y/o en incisivas observaciones en redes sociales y otros sitios de la intranet cubana o de la internet casi inaccesible para muchos.


   Orestes Martí (OM): Como saben nuestros lectores, el PIB -Producto Interno Bruto-, es el valor monetario de los bienes y servicios finales producidos por una economía en un período determinado. Cuando decimos "producto" nos estamos refiriendo a valor agregado; el término "interno", a que es la producción dentro de las fronteras de una economía determinada; y "bruto", a que no se contabilizan la variación de inventarios ni las depreciaciones o apreciaciones de Capital. Aclarado el concepto, te pregunto si tienes alguna idea de cómo pudiera afectar la unificación monetaria sobre este indicador económico


     Manuel David Orrio (MDO): Considero que la NOTA OFICIAL (3) donde se anuncia el inicio de la unificación monetaria no destaca lo suficiente su carácter de doble proceso: por un lado se pretende avanzar hacia una única moneda, dada la existencia de una convertible en divisas (CUC) y otra no convertible (CUP), con la cual se pagan salarios, pensiones y se realiza parte de la circulación mercantil.


     Por el otro, se aspira a unificar con certidumbre económica las tasas de cambio frente a las divisas REALES, en país donde las personas jurídicas cambian a 1 CUC x 1 USD, mientras que las naturales lo hacen a 25 CUP x 1 CUC x 1 USD. Simplifico las proporciones cambiarias para un mejor entendimiento, haciendo abstracción de interioridades menores.


      DESDE YA, debe instruirse a la población sobre esta doble arista, por cuanto en mucho contribuye a entender el proceso y mejorar el consenso. Unificar monedas es relativamente fácil. La NOTA, aunque no lo expresa, parece indicar como ya decidido -y va mi voto- tomar al peso no convertible (CUP) como la moneda referencial a los efectos de, posteriormente, unificar tasas de cambio.


     Para el cubano de a pie, con CUP como curso único, bastaría multiplicar por 25 los precios de lo hoy adquirible en entidades diversas como las Tiendas de Recaudación de Divisas (TRD). Sería lo mismo para las personas jurídicas que realizan operaciones en CUP y demandan divisas. Igualmente, las operaciones en CUC se ajustarían a la nueva realidad. Tomar esta dirección quizás implique emitir pesos hoy “no convertibles” de la mayor denominación, o de mayor denominación a los ahora circulantes, así como ampliar el uso de otros instrumentos de pago, como cheques, letras de cambio o tarjetas de débito y crédito.


     No obstante, poco cambiaría. Se produciría y mercaría IDÉNTICO VALOR- real, o sobre o subdimensionado, por causas diversas-, pero expresado en otro signo. NADA MÁS. Sin dudas, el empleo de una moneda desegmentará mercados e incrementará la rotación del dinero; ambos factores dinamizan la economía y pueden producir ligeros efectos benéficos para el PIB. Sin embargo, la ganancia mayor e inmediata estará en una medición más aproximada a la realidad; mientras más rápido se actúe para lograr ese objetivo, será mejor.


    Por aquí y acullá se dice que unificar monedas, aunque implique emitir como apunté, provocará inflación, e incluso hiperinflación. Falso: si acaso mostrará la existente. Cuba vive el escándalo de pagar alrededor del 12 % del salario medio por un litro de aceite de soja, para citar un ejemplo.


    Muy positivo, por cierto: desde el primer anuncio gubernamental se define que “Al igual que ha sido una práctica aplicada en el transcurso de los años de la Revolución cubana, ninguna medida que se adopte en el terreno monetario, será para perjudicar a las personas que lícitamente obtienen sus ingresos en CUC y CUP. En este sentido, el proceso de unificación monetaria respeta los principios de que la confianza ganada por las personas que han mantenido sus ahorros en los bancos cubanos en CUC, otras divisas internacionales y CUP, se conserve intacta y que continuará aplicándose la política vigente de subsidios a precios minoristas y a personas donde sea necesario, en tanto las condiciones económicas del país lo requieran. El CUC al igual que el CUP son monedas cubanas emitidas por el Banco Central de Cuba y mantendrán su total respaldo (4).


  

     OM: Tomando en cuenta que la producción se mide en términos monetarios, la inflación puede hacer que la medida nominal del PIB sea mayor de un año a otro pero aunque el PIB real no haya variado; ¿piensas que la unificación monetaria pudiera repercutir negativamente en el índice de inflación y como consecuencia de ello alterar a la baja el PIB o crees que el proceso de unificación pudiera ejercer una acción mas bien beneficiosa y por consiguiente un incremento en el PIB?


     MDO: Si en algo los economistas coinciden es en la medida irreal del PIB y la inflación de Cuba, entre otras a causa de las dualidades monetaria y cambiaria. También, por factores como el señalado por Carmelo Mesa-Lago, quien cuestiona “…las alteraciones introducidas por Cuba en la metodología mundial de cuentas nacionales… (5)”, a los efectos de sus estadísticas de valor. Son razones por las cuales poco vale especular, a mi juicio, sobre tendencias al alza o la baja. El reto, para ahora mismo, es UNIFICAR. Nadie sabe a ciencia cierta cuántas distorsiones introducen en las mediciones del PIB y de otros índices las persistencias de las que denomino “dualidades infernales”, así como los “rollos metodológicos”.


      Unificar, no obstante costos iniciales, tiene como beneficio inmediato MEDIR EN LA VERDAD ¿Puede haber algo más importante que cifras fiables para la toma de decisiones económicas, más en mundo globalizado? De idéntico modo, coincido con Mesa-Lago en la conveniencia de medir sin alteraciones “introducidas por Cuba en la metodología mundial de cuentas nacionales”.



      OM: Por lo general, se toma el indicador del PIB como expresión de desarrollo de un país, aunque es posible que ese país esté creciendo en su PIB pero el tal crecimiento no se perciba en un desarrollo equivalente ¿que piensas de ello?¿Pudiera impactar de forma positiva la unificación monetaria en el desarrollo del país?


    MDO: Si bien el PIB es una medida relativamente fiable como índice del desarrollo económico, es insuficiente para valorar el Desarrollo Humano, como reconocimiento y EJERCICIO PLENO de lo refrendado por instrumentos jurídicos internacionales como son la Declaración Universal de Derechos Humanos, los pactos internacionales de Derechos Civiles y Políticos, de Derechos Económicos, Sociales y Culturales, así como otros de no menor importancia. Aclaro, además: las filiaciones ideológicas de un Estado-país no necesariamente se relacionan con ese bienestar. Se puede vivir en un país capitalista como Suecia, o en uno que se proclama socialista, como China, y gozar en el primero de un altísimo Desarrollo Humano, mientras no sucede así en el segundo.

 

      La unificación monetaria, en sentido estricto, medirá con ligera mayor precisión; desegmentará mercados e incrementará la rotación del dinero, para así dinamizar la economía. Algún reflejo positivo habrá. Pero mientras no se aborde a camisa quitada la unificación de tasas de cambio, y su ajuste a una realidad cuyo nombre es MERCADO, la economía cubana dará “palos de ciego” acerca de sí misma, con graves consecuencias en la planificación, la asignación de recursos, el presupuesto y prácticamente cuanta decisión se tome en Economía.


     Opino, en tanto que ciudadano y periodista: nadie objeta que las unificaciones monetaria y cambiaria pueden en sus inicios provocar desajustes serios, pero solucionables sobre la marcha. Tampoco nadie discute el beneficio estratégico de ambas medidas. Por tal motivo, observo timidez en cómo el Partido Comunista, el Gobierno y la prensa de Cuba, están abordando el reto: ¿dónde están la consulta con el pueblo, los debates públicos, la confianza en la capacidad nacional para apurar malos tragos que después significan victorias aplastantes para nuestro país?


     Dejo de tarea estas líneas mías de mayo del 2006: “Cuba quizás sea el único país del mundo donde las masas reunidas acordaron elevar los precios de bienes y servicios de primera necesidad, y de no tanta. Por aquellos días la prensa anticastrista nombró a esas medidas con el calificativo de “ajuste neoliberal”, sibilinamente callado que cientos de miles de trabajadores participaban apasionadamente en los bien llamados Parlamentos Obreros, donde su conducta demostró que se sentían dueños de su nación… algunas de las discusiones versaban en cómo hacer despegar la entonces recesiva economía cubana… Por aquel tiempo, ¿1994,1995?, quizás se soñaba entre apagones con la Venezuela de Hugo Chávez. Se soñaba…” (6).


       OM: Quisiera profundizar en este aspecto del desarrollo. El índice de desarrollo humano (IDH) es un indicador elaborado por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y se basa en un indicador social estadístico compuesto por tres parámetros: vida larga y saludable, educación y nivel de vida digno; hay algunos autores, sociólogos y economistas que prefieren este tipo de indicador -más que el PIB- para medir el éxito de un país o de una sociedad en concreto ¿que opinas al respecto?¿Cómo pudiera modificar el IDH en un sentido positivo o negativo la unificación monetaria?


     Milito entre quienes consideran al IDH muy superior al PIB como índice del bienestar individual y social. Cuba, se conoce, aparece como uno de los países más contradictorios del orbe. Por un lado, sobre todo en lo social, comparable con las naciones de mayor Desarrollo Humano del mundo; por el otro, “país pobre” en la llamada Paridad de Poder Adquisitivo, cuyo punto de partida es el PIB per cápita. Sin dudas, la existencia de las dualidades monetaria y cambiaria “contaminan” el IDH criollo, aunque no me atrevo a decir si para mostrar mejor o peor cara. A lo inmediato, nadie sabe a ciencia cierta qué pasará, de producirse las unificaciones. Pero a mediano o largo plazo, beneficio  indudable. No sólo por mejor fidelidad de la medición, sino porque las unificaciones desatarán procesos muy beneficiosos para la economía cubana, cuyas consecuencias serán una elevación del PIB per cápita y por ende del IDH. 


   

      OM: En los últimos días se ha estado produciendo una fuerte controversia y un encendido debate sobre algunas medidas tomadas en Cuba que para algunos representan, como mínimo "un paso atrás" en el camino iniciado por el país, en relación con el perfeccionamiento de su Modelo económico; me refiero a la prohibición para vender ropa importada y a medidas restrictivas para las salas -privadas- de Cine en 3D (7) y otras dedicadas a juegos por ordenadores  ¿Que piensas sobre el tema? ¿Crees que ese tipo de medidas tenga algo que ver realmente con el proceso de unificación monetaria, puesto que por lo general tales servicios se comercializan en CUC o con el "perfeccionamiento" que se busca


     No existe relación visible, a mi entender. Unificar monedas y tasas de cambio es política aprobada por el VI Congreso del Partido Comunista; sin dudas, importante objetivo del proceso de reformas económicas cubano, y punto con respetable interés y apoyo popular. Se halla entre los 5 aspectos más abordados durante las discusiones públicas previas al cónclave, al generar 276 opiniones en 14 provincias y 12 658 planteamientos asociados a su implementación (8). No obstante, intelectuales de la talla de Jesús Guanche no vacilan en acotar resistencias ¿burocráticas? Para éste, “…economistas de primer nivel…identifican la doble moneda como una autoestafa por toda la implicación que tiene del doble cambio… Pero no quiere decir que no haya personas o sectores o áreas económicas que estén pugnando por defender a toda costa la doble moneda (9).

 

     Las medidas restrictivas aplicadas a las salas privadas de Cine en 3D y juegos con ordenadores, así como a la prohibición de vender ropa importada, son parte de un proceso menor pero no menos complejo. La perra, la maestra vida, es mucho más sabia que congresos partidistas y gobiernos empeñados en reformas. Cuba es país donde la informalidad -hacer lo lícito por lo ilícito-, forma parte de la genética criolla. Opino que, sencillamente, la vida se adelantó al gobierno, y éste ha carecido de visión para legalizar y regular, en vez de prohibir, como prueban las poco convincentes explicaciones oficiales sobre esas prohibiciones (10): “nunca ha sido autorizado” ¿Y qué se opone a “autorizarlo”, si satisfacen una demanda social?


       Según fuentes de crédito, había en el país unas 250 salas 3D, de ellas alrededor de un centenar en la capital. De hecho, “contrarrestaban” la casi extinción de los cines de barrio, viejo problema irresuelto de la cultura cubana, y “rescataban” el espacio de socialización comunitaria que siempre hubo tras dichos cines, o el que se crea en los salones de juegos con ordenadores. Sobre programaciones, ni mejor ni peor que la ofrecida por la televisión cubana. Respecto a ventas “prohibidas” de ropa importada, visite las tiendas estatales. Mi padre, en vida expertísimo tendero, llevaría manos a cabeza de poder ver los “horrores a la venta” ¡Y a qué precios!

 

    Ya en ocasión anterior señalé la necesidad de igualar los derechos de gestión para todas las formas de propiedad (10), y aquí aparece uno de los innumerables casos donde esa necesidad se manifiesta ¿Burócratas de por medio, gente que persiste en colocar intereses sectoriales por encima de los nacionales, sean cuales sean? En Cuba, hoy, “diario que a diario”. Confío, honestamente, en que se imponga una visión más realista sobre el significado de la informalidad, y en que desaguisados de tal naturaleza hallen corrección.

 

     Concluyo con una cita del reconocido comunicador cubano Mario Masvidal. Vale para los 3D. Pero si se la lee con calma, para mucho más:  “Los medios son del Partido Comunista y del Estado y siguen las políticas de éstos; pero yo creo que ya es tiempo de tener los medios de la gente. Ni el pueblo es tan inerme e inerte, ni manipulable como nos hacen creer, ni nadie en ningún buró puede decidir, con la mejor de las intenciones, qué debo o no ver (11)”.



NOTAS:


1.- Manuel David Orrio del Rosarioperiodista y economista cubano residente en Cuba. Presidente de la Comisión de Ética de HERMES Internacional

2.- Dialogando con Orrio Cuba: La profundización del Modelo Económico (... Por Orestes Martí)


3.- Nota Oficial


4.- Ibídem 3.


5.- Carmelo Mesa-Lago. Los cambios en la propiedad en las reformas económicas estructurales de Cuba. Espacio Laical. Año 9, No. 1/2013. Pag. 79.


6.- Cuba, la prensa y un debate sobre socialismos ¿reversibles?


7.- Cuba en 3D. Por Harold Cárdenas Lema y  Nota informativa sobre el trabajo por cuenta propia


8.- Lineamientos de la Política Económica y Social del Partido y la Rev...


9.- Intervenciones realizadas después de la conferencia del profesor Je...


10.- Dialogando con Manuel David Orrio del Rosario "Nuevas regulaciones ...


11.- Mario Masvidal. Participación como Ponente en el “Último Jueves” de la Revista Temas, titulado “USB: el consumo audiovisual informal”.



MÁS INFORMACIÓN RELACIONADA


-Cuba: La profundización Orestes Martí
-Cuba: La profundización (II) Orestes Martí
-Cuba: El Partido y el Congreso Orestes Martí
-Remesas para poner negocios Gerardo Arreola/La Jornada
-Créditos para negocios y casas Equipo de Progreso Semanal/Elsa Claro
-No juega la lista con el billete Manuel Alberto Ramy
-Gaceta Oficial de Cuba
-intervención del General de Ejército Raúl Castro Ruz Publicado por Rosa C. Báez en HERMES Información-Comunicación desde la izquierda

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
Canarias-semanal.org • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress